Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Junte de Mujeres: Una unión por Puerto Rico

De izq. a derecha: Wilma Reverán Collazo, Carmen Yulín Cruz Soto, Alexandra Lúgaro, María de Lourdes Guzmán, Mariana Nogales y Wilda Rodríguez
Foto por: ALina Luciano Reyes/CLARIDAD
Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Cándida Cotto

Publicado: miércoles, 27 de junio de 2018

 

ccotto@claridadpuertorico.com

 

El gobierno de Puerto Rico tiene muy poca credibilidad en el Congreso de Estados Unidos, en Washington DC, mientras los congresistas reciben continuamente la visita de cabilderos del sector energético procurando que se mantenga la Junta de Control Fiscal (JCF). Las denuncias fueron hechas por el Junte de Mujeres 2018 (M-18) en conferencia de prensa en donde dieron a dieron a conocer los resultados de sus presentaciones en las vistas del Comité de Descolonización de la ONU, y de sus reuniones con grupos de la diáspora puertorriqueña en Estados Unidos y con varios Congresistas en Washington DC. 

En la conferencia celebrada en la sede del Movimiento Unión Soberanista (MUS) participaron las integrantes del M-18, Wilma Reverón Collazo, como presidenta del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH), Alexandra Lúgaro, e candidata independiente a la gobernación, María de Lourdes Guzmán, presidenta del Movimiento Unión Soberanista (MUS), Mariana Nogales, presidenta del Partido del Pueblo Trabajador (PPT), la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, miembro del Partido Popular Democrático (PPD) y la periodista Wilda Rodríguez. La otra integrante del M-18, la vicepresidenta del Partido Independentista Puertorriqueño, Maria de Lourdes Santiago, fue excusada de la conferencia. 

La alcaldesa de San Juan, quien hizo la salvedad de que estaba participando en la conferencia de prensa en horas de sus vacaciones, expuso sobre lo presentado en las reuniones en Washington DC. El que todas ellas han estado en contra de la JCF desde antes de que PROMESA se convirtiera en ley y continúan en contra por las razones ya esgrimidas de que es una colonial, antiobrera, represiva que le está imponiendo al pueblo puertorriqueño unas medidas de austeridad que se ha demostrado a través del mundo que no funcionan y que mientras se le da privilegio a la Junta se le quita privilegios al pueblo puertorriqueño. Además, enfatizaron mucho en que “no somos ciudadanos americanos que vivimos en Puerto Rico, somos puertorriqueños que vivimos en una isla caribeña obviamente y por mandato de ley se nos impone ciudadanía americana, sobre eso, tenemos diferentes visiones pero todas estamos de acuerdo que no somos americanos viviendo en Puerto Rico, somos puertorriqueños, que Puerto Rico es una nación”. 

La licenciada Wilma Reverón Collazo, destacó sobre el trabajo ante el Comité de Descolonización de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que este año se enfatizó en la crisis humanitaria que vive Puerto Rico luego del paso del huracán María. Esto debido al manejo tan deficiente que hicieron tanto el gobierno de Estados Unidos como el gobierno colonial de Puerto Rico, el cual describió como “negligente y criminal”. Destacó que la presentación fue una fuerte en la que se le cuestionó al Comité el por qué después de 37 resoluciones no se ha logrado que Estados Unidos cumpla con sus obligaciones bajo el Derecho Internacional y la urgencia de que la Asamblea General de la ONU atienda el caso de Puerto Rico sobre todo en estos momentos de crisis humanitaria.

Mientras, la licenciada Guzmán dio a conocer sobre la reunión sostenida con miembros de la diáspora en particular muchos de los cuales han trabajado en el Congreso de EE UU. La reunión dijo fue patrocinada por la SEIU. De esta reunión quedó constituído un Comité Coordinador, dirigido por la activista Melissa Medina Olmo, miembro de la ‘National Foundation for Puerto Rico Movement’ (NFPRM). El comité servirá de coordinador para lograr reuniones con congresistas de ambos partidos, ya que consideran que en EE UU no debe haber distinción entre uno y otro ya que en ambos partidos hay personas interesadas en conocer lo que está pasando en Puerto Rico. 

“Fue interesante escuchar de voz de estos hermanos y hermanas puertorriqueños la alegría que para ellos representó conocer que hubiera un Junte de Mujeres que fuera a Washington a llenar un vacío, que ellos entienden que existe, específicamente en el espectro político que se concentra en Washington donde el discurso político está ocupado por el sector anexionista, que dice que nosotros realmente estamos encaminados gracias al gobierno federal y las Mujeres le presentamos la realidad de que estamos en una crisis humanitaria ”, declaró Guzmán. 

Sobre las reuniones en Washington, la licenciada Nogales resumió la experiencia en la palabra “solidaridad” por parte de la diáspora. Entre las reuniones que sostuvieron esta la de la congresista puertorriqueña Nydia Velázquez. Nogales comentó que ésta quizás representaba la reunión más difícil debido a que Velázquez, congresista por el distrito del Bronx, fue una de las que apoyó la Ley Promesa. Mientras por parte del M-18 uno de sus objetivos era explicar cómo los objetivos que se buscaban con la Ley Promesa han sido por completos opuestos. “Lo que tenemos es una Junta que aprueba la corrupción, que es corrupta en si misma que se ha estado abrogando poderes que no tiene para eliminar presupuestos tan importantes como son los de los Centros de Diagnóstico y Tratamiento”.

La congresista Velázquez se comprometió con el grupo a servir de facilitadora para lograr que el Comité de Recursos Naturales, que es el que atiende los asuntos de Puerto Rico presente un proyecto descolonizador en el 2019. 

La reunión final fue con el también congresista boricua, Luis Gutiérrez, el cual igual se comprometió ayudar en lograr reuniones con personas dentro y fuera de del Congreso de EEUU para seguir llevando el mensaje de lo que está ocurriendo verdaderamente en Puerto Rico. 

A preguntas de la Prensa las Mujeres del Junte se mostraron en una sola voz de que existe poca credibilidad en la información y datos que presenta el gobierno de Puerto Rico en el Congreso. “El sentimiento casi unánime es de que la información que lleva el gobierno de Puerto Rico es de falta de credibilidad, no hay credibilidad ni en los datos, ni en la información que da”, declaró Yulín Cruz.

En lo que respecta a las denuncias presentadas contra la JCF y la posibilidad de cambios Lúgaro, reveló que se les dijo que eso era totalmente imposible, además les cuestionaron que dónde estuvo su comisionado residente cuando se discutió la Ley Promesa y que incluso representantes del gobierno de Puerto Rico abogaron por la ley. 

“Aquí se están gastando millones de dólares en cabilderos para que continúe la Ley Promesa hay tantas y tantas voces que visitan todos los días las oficinas de los congresistas para que siga en vigor una Junta de Control Fiscal”, declaró Lúgaro que les dijo una de las personas con las cuales se reunieron en Washington. Llamó la atención a que estos grupos tienen “los chavos” y hay tantos intereses a corto plazo, además hizo la anotación de que con el presidente Trump, un cambio de Junta puede ser igual de perjudicial lo que sería sacar algunos -miembros de la Junta- y sustituirlos por otros. 

“Tenemos que entender que detrás de estas fichas se están moviendo intereses poderosos”. Ante estas circunstancias respecto a la posibilidad de que se elimine la Ley Promesa admitió que es sumamente cuesta arriba, que se va a requerir personas en el Congreso que estén dispuestos a tomar esas decisiones que estén comprometidas a derogar la ley. En ese contexto el M-18 recalcó la importancia de la diáspora. 

Reverón Collazo señaló la importancia de la diáspora en la política estadounidense y cuanto puedan incidir lo que va a su vez depender de los resultados de las elecciones congresionales del próximo noviembre, aun así señaló que quien asuma el poder del Congreso -demócratas o republicanos- todavía la presidencia de Trump es una “difícil” de predecir. 

 

  (0) Comentarios




claritienda La Patria Va