Festival
Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Gobierno entrante trata a la UPR como a una agencia del estado

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Gabriela Ortiz Díaz

Publicado: miércoles, 11 de enero de 2017

Antes de concluir el primer semestre del año académico 2016–2017 y de comenzar el receso navideño, la Oficina de la Presidenta de la Universidad de Puerto Rico (UPR), la Junta de Gobierno (JG) de dicha institución de educación superior y el Comité de Transición del Gobierno Entrante mantuvieron comunicación acerca de la entrega de informes que la UPR tiene que realizar a este Comité sobre el estado en el cual se encuentra dicho organismo educativo. 

Luego de que a finales del pasado mes de diciembre, la UPR le entregara al Comité de Transición –en 24 horas, como también solicitaba el Comité– las respuestas a las 53 preguntas incluidas en un documento de requerimiento de información, el Comité envió otra notificación a la Oficina de la Presidenta en la que indicaba que habían designado personas enlaces para cada una de las unidades del sistema universitario. 

El Dr. Carlos Pérez Díaz, presidente de la Junta de Gobierno de la UPR, en una carta enviada al Lcdo. Elías Elías Sánchez Sifontes, presidente del Comite de Transición del Gobierno Entrante, expresó lo siguiente acerca del asunto: “Nuevamente, el día 21 de diciembre, se recibió otra comunicación en la que informa que ha designado personas enlaces del Comité de Transición en cada una de las unidades del sistema universitario. En el interés de garantizar de manera eficiente el proceso de transición solicitado, toda la información requerida será tramitada a través de la Presidencia de la Universidad. La información particular concerniente a las unidades se recopilará y se someterá como corresponda, pero será necesario esperar a que se reanuden las labores el 10 de enero de 2017.” 

“Esta centenaria institución confronta por primera vez un proceso de transición similar al que le corresponde a las agencias y otras corporaciones en los períodos de cambio de gobierno. Obviamente, las agencias y corporaciones para las cuales la transición es parte de su estructura, ya estaban preparadas para someter sus informes. Para la Universidad esto no ha sido así”, continuó explicando Pérez Díaz en la misiva. 

Debido al cambio de gobierno y para lograr una transición ordenada y eficiente, el Comité de Transición del Gobierno Entrante le solicitó a la UPR un informe de rendición de cuentas sobre el estado de los programas y demás asuntos de la universidad. 

Entre los requerimientos a la UPR que exponía ese informe, se encontraban: contestar qué esfuerzos está haciendo la Junta de Gobierno de la UPR para cumplir con lo que impone la Ley Promesa; qué medidas fiscales o de restructuración administrativa se están tomando; cuánto es el gasto, al momento, del presupuesto asignado a la UPR para el año en curso ($1,400 millones); cuáles son los partidos presupuestarios que contribuyen al 9.6% de los recaudos que asignan a la UPR; a cuánto asciende la deuda con el Banco Gubernamental de Fomento. 

También, el informe solicitó copia del Plan Estratégico de la UPR aprobado a finales de diciembre 2016. Además, la Oficina de la Presidenta debía proveer los informes de proyectos implementados durante los últimos cuatro años. 

Se solicitaba, igualmente, informes de costos de matrículas de estudiantes, información relacionada con la reducción en la aportación patronal a los Sistemas de Retiro, entre muchos otros asuntos concernientes a la universidad. 

El Plan Estratégico aprobado, que servirá de guía para atemperar la UPR, contempla la crisis fiscal y plantea tres pilares: la innovación, el éxito estudiantil y la transformación institucional, mencionó la presidenta interina, Celeste Freytes, en su presentación ante la Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico. 

“Yo le reitero que hubo recomendaciones de más de 79 ponencias que se recibieron y también se consideraron las recomendaciones de los 10 recintos, además se tomó en consideración los requerimientos de las agencias acreditadoras y el gobierno federal”, dijo Freytes. 

Según reseñaron en el periódico de la universidad, sobre esos tres pilares, se alzan cuatro asuntos estratégicos: ambiente educativo, que busca crear espacios dinámicos para la formación de los estudiantes; investigación y creación, que tratará de mantener el ambiente “que tenemos en esa área”; cultura tecnológica, que desarrollará el acceso local e internacional, así como la educación a distancia; y la gestión sostenible, “que creará una cultura de transformación, organizacional y tecnológica, que sirva de catalítico en beneficio del desarrollo del país”, detalló Freytes.

Por unanimidad, la JG aprobó el pasado 19 de diciembre el Plan Estratégico 2017-2022 con cambios “leves” y “más breve” al original, explicó la presidenta interina en lo que fue la última reunión del año 2016. 

En esa reunión, también se discutieron los asuntos fiscales del sistema universitario, aspecto que se reanudará entre la Oficina de la Presidenta, la JG y el Comité de Transición del Gobierno Entrante durante este mes de enero, al inicio del segundo semestre académico 2016- 2017.

  (1) Comentarios