Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Benicio del Toro y sus filmes

Sicario Day of the Soldado
Ver foto galeríaVisita la foto galería (10)
Perfil de Autor

Por María Cristina

Publicado: miércoles, 1 de agosto de 2018

Sigue en cartelera Sicario: día del soldado protagonizado por nuestro Benicio del Toro como el gatillero a sueldo, según traducen sicario como hitman. Pero si nos dejamos llevar por el muy violento filme de 2015 (que acabo de volver a ver en F/X), Sicario, dirigido por el canadiense Denis Villeneuve, y protagonizado por Emily Blunt, Josh Brolin y Benicio, este sicario es una persona diestra en armas, conocedor del submundo del tráfico de drogas con toda su empresa económica y jerárquica, con un envolvimiento personal y que trabaja junto a y al margen de las autoridades de la ley y el orden tanto en México como en los Estados Unidos. En la secuela—por contar con los mismos personajes no tan encubiertos, Alejandro y Matt Graver y sin Kate Mercer a quien Alejandro/Benicio asustó de tal manera que ya no es parte del grupo—la acción se desarrolla en el mismo ambiente violento y nada transparente de quién es quién y con quién trabaja.

 

Sicario: Día del soldado, dirigido esta vez por Stefano Sollima (conocido por diez episodios de la excelente serie de TV “Gomorrah” con conexiones creativas—ambos basados en el libro de Roberto Saviano—con el filme del mismo nombre, dirigido por Mateo Garrone, ganador del Premio del Jurado en Cannes 2008) cambia su mirada al hacer del personaje de Alejandro el centro de la trama del presente. 

Al igual que el filme anterior la acción se concentra en las fronteras entre Estados Unidos y México y enfatiza que esa frontera es permeable no importa si existe o no una muralla. Al igual que en el primer filme, las escenas en las carreteras o la fila en espera de cruzar la frontera son de las mejores coreografiadas y que mantiene el ritmo acelerado a todos los niveles. En este caso, la violencia es plantada por los agentes estadounidenses para crear una especie de guerra entre carteles. El problema es que nada es tan sencillo y cuando involucra el secuestro de una adolescente que después no saben qué hacer con ella, las facciones se desintegran. 

Pero esta nueva historia es el desarrollo del personaje de Alejandro, ese sicario que es el mejor conocedor de ambos lados de la frontera, pero que además cuestiona órdenes y tácticas y sabe que a fin de cuentas es él el que decide lo que más conviene. El filme es violento por su realidad pero para los que leen y ven los visuales de las luchas internas y externas del mundo del tráfico de drogas, es una versión suavizada. Y, como es de esperarse, Benicio está en su mejor momento.

Para no revelar una trama que depende precisamente de adivinar lo que va a suceder con los personajes, comento los filmes que considero más destacados de Benicio del Toro desde donde sobresale como parte de un elenco hasta su protagonismo en filmes que quedan en nuestra memoria. 

 

1) The Usual Suspects de 1995, dirigido por Bryan Singer, con un grupo de sospechosos de la calidad de Gabriel Byrne, Pete Postlethwaite, Chazz Palminteri y Kevin Spacey (lo siento pero no se le puede negar la existencia a este talentoso actor por su comportamiento de agresor sexual: sí, se denuncia y se le impone sanciones pero no borrarlo). En esta historia que se cuenta, se borra y se recuenta la verdad de lo sucedido y los sospechosos que a fin de cuenta salen airosos es una joya en cómo escribir un excelente guión por el que Christopher McQuarrie, ganó un Oscar, BAFTA y el premio Independent/Spirit. Benicio es Fenster que habla una jeringosa que nadie entiende pero sigue siendo parte esencial de la lista de sospechosos en un tiroteo que deja una gran cantidad de muertos. 

 

2) Snatch de 2000 es dirigido por el británico Guy Ritchie conocido en ese momento por Lock, Stock and Two Smoking Barrels de 1998, filme situado al margen tanto de estilo como contenido y luego conocido por los dos exitosos filmes de Sherlock Holmes de 2009 y 2011. Benicio como Franky Four Fingers apenas tiene diálogo pero sí presencia junto a Brad Pitt, Jason Stratham y Dennis Farina. Al igual que en The Usual Suspects, no parece haber historia principal sino incidentes enlazados por los personajes que en este caso incluye a apostadores de peleas de boxeo, boxeadores que no se venden y el robo de un valioso diamante.

 

3) Basquiat de 1996 primer filme del también artista plástico Julian Schnabel y protagonizado por Jeffrey Wright, tiene a Benicio en un papel imaginado por los guionistas: Benny Dalmau, el amigo puertorriqueño de Basquiat. Así se establece el eslabón con la madre boricua de este artista quien tuvo un meteórico ascenso en el entorno artístico de Nueva York en los años de 1980 y, que con igual rapidez, descendió muriendo de una sobredosis a los 27 años. Benny es el que aparece a su lado en momentos de indecisión de Jean-Michel y el que trata de recordarle su humanidad mientras los que le rodean destacan su utilidad artística.

 

4) Fear and Loathing in Las Vegas de 1998 del ya legendario director Terry Gilliam (nacido en EU pero desde la década de 1960 residente y luego ciudadano de Inglaterra) a quien admiramos por sus comedias noir que subvierten los patrones establecidos en cine como Monty Python and the Holy Grail de 1975, Brazil (mi favorita) de 1985, The Adventures of Baron Munchausen de 1988, The Fisher King (mi 2nda favorita) de 1991 y Twelve Monkeys de 1995. Su más reciente filme (que le tomó 29 años completar) The Man Who Killed Don Quixote fue el filme de cierre del Festival de Cannes de este año. En Fear and Loathing in Las Vegas, Benicio es Dr. Gonzo y Johnny Depp Raoul Duke, historia basada en la popular novela de culto de Hunter S. Thompson (autor también de The Rum Diary de 2011, filmado y localizado en Puerto Rico). Gonzo es un abogado de Samoa que acompaña a Raoul en una visión alterna de Estados Unidos visto a través de dos personas que beben e inhalan todo a su alcance.

 

5) Traffic de 2000 ya marca a Benicio como uno de los actores más talentosos que pueden rehacer y desarrollar cualquier papel que interpreten. Su actuación como Javier Rodríguez, un agente policíaco de México, fue premiada con un Oscar, Golden Globe, BAFTA, SAG y el Oso de Berlín. La historia se basa en una miniserie británica que relata el andamiaje del tráfico de drogas desde múltiples perspectivas: los adictos/usuarios, los vendedores, distribuidores y traficantes, agentes de la ley y el orden, oficiales gubernamentales a cargo de poner fin al trasiego de drogas, políticos y las familias afectadas por la drogadicción, rehabilitación, encarcelamiento o muerte de uno de sus miembros. Al aceptar su estatuilla en la ceremonia de los Oscares, Benicio compartió su premio con su co-actor puertorriqueño, Luis Guzmán y el afroamericano Don Cheadle quienes también hicieron tremendos papeles.

 

6) 21 Grams de 2003 fue el primer largometraje en inglés del director mexicano Alejandro González Iñárritu, conocido en ese momento por el excelente Amores perros (2000). Benicio comparte papeles protagónicos—ya que son tres historias entrelazadas—con Sean Penn y Naomi Watts. Como Jack Jordan, Benicio es un ex convicto que decide reinventarse como hombre religioso con la misión de prevenir que otros jóvenes tengan la misma suerte que él. Es un papel que casi pide que la acción se detenga para ovacionarlo. 

 

7) Things We Lost in the Fire de 2007 de la danesa, Susanne Bier, es una historia también de tres individuos (Halle Berry como Audrey y David Duchovny como Brian) que al perder a alguien en sus vidas no encuentran la manera de llorar su pena. Pueden tratar de consolarse y acompañarse pero la pena que les embarga los hace culparse, recaer en hábitos destructivos y despreciar una oportunidad para sanar. Benicio es Jerry Sunborne, el mejor amigo de Brian, de quien siempre ha dependido para apoyo, económico y afectivo, en sus peores momentos. Su entrega a llenar el vacío en la vida de Audrey es una hermosa y dolorosa experiencia de descubrir sus debilidades a pesar de la fuerza que necesita para enfrentar la pérdida.

 

8) Ché, Partes 1 y 2 de 2008 de Steven Soderbergh fue elogiado en Cannes y en el New York Film Festival donde las dos partes se presentaron juntas. Benicio fue ganador por mejor actor en Cannes y además recibió el premio Goya. Este fue un proyecto muy querido de Benicio y convence al director de Traffic de lanzarse con él a realizarlo. Ambos saben que no va a recuperar la inversión—no importa los premios recibidos—porque no sigue la guía de exhibiciones: nada abiertamente político y nada que supere las dos horas de duración. Aún así se arriesgan y el resultado es una excelente interpretación por Benicio del Ché Guevara desde que se une a los ocupantes del Granma, sus años en Sierra Maestra, el triunfo de los revolucionarios, su papel en la transformación del nuevo país y luego su decisión de internacionalizar la lucha armada de los pueblos. 

 

7) Jimmy P. de 2013 del francés Arnaud Desplechin, donde Benicio interpreta a un americano nativo/amerindio del pueblo Blackfoot, que al regreso de haber combatido como parte del ejército de los Estados Unidos en la 2nda guerra mundial, sufre traumas que no ha podido superar a pesar de aparentar estar integrado a la sociedad. Es un estudio antropológico/psicológico para poder entender su desajuste a pesar de no haber evidencia palpable y abierta. Benicio como protagonista es el centro de toda la historia y casi no comparte cámara con nadie más aunque la base de su reestablecimiento son sus sesiones/conversaciones con Mathieu Amairic como Georges Devereau, su médico. El filme, de muy bajo presupuesto, fue muy bien recibido por la crítica, especialmente la europea, y fue nominado para los Premios César en Francia.

 

8) Un día perfecto de 2015 del director español Fernando León de Aranoa, conocido por el excelente Los lunes al sol de 2002, además de Amador y Princesas, se sitúa durante el conflicto de Bosnia en la década de 1990. Con un estilo minimalista parecido al del senegalés Ousmane Sembene por el objeto que enfoca—en este caso también una aldea que permanece relativamente aislada a pesar de los conflictos bélicos a su alrededor—dos trabajadores de agencias de ayuda internacional se dan a la tarea de rescatar un cuerpo de un pozo para evitar la contaminación del único lugar de agua en esa aldea. El grupo de rescate lo componen Benicio como Mambrú, Tim Robbins como B, Mélanie Thierry como Sophie y luego se añade Olga Kurylenko como Katya, ex novia de Mambrú. Cuando la cuerda que utilizan se rompe, el grupo va en busca de una soga más larga y fuerte, algo al parecer imposible de encontrar en los alrededores. 

 

Todos estos filmes son accesibles por cable, dvd y streaming y son una gran experiencia para ver la amplia gama actoral de nuestro Benicio del Toro.

 

  (0) Comentarios




claritienda Buscando justicia