Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

El más grande de todos los tiempos

Tom Brady
Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Elga Castro Ramos

Publicado: martes, 13 de febrero de 2018

A Miguel, que con su amor a Brady y los Patriots me ha enseñado a apreciar un poquito el fútbol americano

 

El debate de quién es el deportista “más grande de todos los tiempos”, en inglés GOAT (greatest of all time), es uno que no cesa en Estados Unidos. Éste se da por deporte, quién es el mejor baloncelista, quién es el mejor boxeador de todos los tiempos, etc; pero también a nivel general, quien es el mejor atleta de todos los tiempos. Claro, en pocas ocasiones los estadounidenses tienen la honradez de señalar que se refieren a los atletas estadounidenses, cuando hablan en términos absolutos, no especificando que se refieren a los atletas de Estados Unidos. Este debate surge periódicamente, sobre todo en momentos en que hazañas particulares hagan que resurja la discusión. Por ejemplo, cuando LeBron James ha tenido unas temporadas increíbles, se discute si es mejor que Michael Jordan, o cuando Floyd Mayweather se retiró invicto, vuelve la discusión si es mejor que Muhammad Ali. En estos días, gracias a la actuación del mariscal de campo de los Patriotas de Nueva Inglaterra Tom Brady, se comenzó a ver por todas partes que era el GOAT, no sólo en fútbol americano, sino que incluso se llegó a decir que era el mejor atleta de todos los tiempos sin importar el deporte. Acá algunas notas al respecto. 

 

Excepcionalismo estadounidense

Como decía anteriormente, esta discusión se da principalmente en al ámbito deportivo estadounidense. Claro está, quien sigue el fútbol sabrá de la constante pregunta si Maradona o Pelé ese el mejor jugador de la historia. Y cada cuatro años durante los Juegos Olímpicos se discute quién es el mejor atleta olímpico de la historia, entre Jesse Owens, Carl Lewis, y más recientemente Michael Phelps. Pero en general, esta es una discusión que se da en el marco del deporte profesional estadounidense. Y es que estas discusiones definitivamente aumentan audiencia, consumo y venta de mercancía. Desde que los Patriotas de Nueva Inglaterra aseguraron su pase al Súper Bowl hace dos semanas, gran parte de la discusión en programas deportivos era sobre el llamado GOAT, que si Tom Brady ganaba este Súper Bowl, definitivamente era el más grande de la historia. Y bueno, no lo ganó, y yo diría ¿y qué? Que a sus 40 años ha ganado cinco títulos de Súper Bowl, tres premios de Jugador Más Valioso en la temporada regular, cuatro premios de Jugador Más Valioso en el Súper Bowl, tiene un sinnúmero de récords, lo cual lo hace sin duda el mejor mariscal de campo de la historia. Honestamente, que la discusión se definiera por el resultado del último Súper Bowl me parece injusto, pues aún en la derrota, su actuación fue impresionante hasta la penúltima jugada ofensiva donde le quitan la bola antes de tirar. Esto no es un argumento a favor de que Tom Brady se considere el mejor de los todos los tiempos, sino para que se considere un gran jugador y se dejen estas comparaciones que lo que intentan es vender pautas y aumentar audiencia. 

Entre lo que vi en las últimas semanas había un gran artículo comparando tema por tema a Michael Jordan y a Tom Brady. Confieso que crecí admirando a Michael Jordan y que mi amor por el baloncesto y mi desapego por el fútbol americano me hace parcial en esta discusión. Pero en realidad creo que es comparar chinas con botellas. En este tipo de comparación parte del problema son todos los factores no tangibles y los no estrictamente deportivos que están en juego. Por ejemplo el factor tiempo, que usualmente el que discute, tiende a favorecer el de su tiempo, por eso la gente que creció viendo a Maradona no concibe que Messi sea considerado el mejor del mundo, o quien vio a Simone Biles en los últimos Juegos Olímpicos le cuesta considerar a Nadia Comaneci como la mejor gimnasta de todos los tiempos. También está el factor de popularidad. Muhammad Ali fue un gran boxeador que fuera del cuadrilátero tuvo muchos detractores por su postura anti Guerra de Vietnam, su conversión al Islam y por su defensa de los derechos de los afroamericanos. En el caso de Michael Jordan, fue un jugador poco carismático fuera del tabloncillo, pero que tuvo un gran rol en la mercantilización y globalización del baloncesto y el calzado deportivo. Los billones que Jordan generó son un antes y un después en la comercialización del deporte en general, y esto provoca que a pesar de que Jordan no sea una presencia constante en los programas deportivos ni sea un activista de nada, siga siendo una figura y un referente, obviamente sumado a sus grandes proezas deportivas. Finalmente en el caso de Brady, hay un sinnúmero de factores que hacen que si se hace una encuesta actualmente en Estados Unidos, probablemente él salga como el GOAT. Aquí las razones:

 

Fútbol Americano: El deporte acional

Tom Brady es la actual cara del fútbol americano, el cual es sin duda el deporte más popular en Estados Unidos actualmente. Es el número uno en todo, audiencia, dinero que mueve, mercancía que vende, etc. Es un deporte que va creciendo entre los jóvenes, los cuáles ven al béisbol como un deporte viejo para viejos y que no siguen el baloncesto como antes. El fútbol americano no está exento de controversias, que sin embargo, no parecen afectar su popularidad. Un sinnúmero de futbolistas ha estado en líos legales, muchos de ellos por violencia de género. Otro asunto importante es el de la violencia intrínseca del deporte y las concusiones en la cabeza, lo cual ha generado algunos cambios en el reglamento del juego para proteger la integridad física de los jugadores. Y finalmente, y más recientemente, está el asunto de los jugadores afroamericanos que se arrodillan durante el himno en protesta por los abusos policiales contra la población negra. Este acto en particular ha tenido muchos detractores, desde aficionados y seguidores del deporte, oficiales, asociaciones de policías y hasta el Presidente Trump también lo ha condenado directamente como un acto anti fuerzas armadas e incluso anti americano. Aún así, la popularidad del deporte sigue y la cara del mismo sigue siendo Tom Brady. Un jugador considerado por los estándares de belleza como guapo, casado con la exsúper modelo brasileña Giselle Bündchen, quien fue la modelo mejor pagada hasta este año. Además, no se mete en problemas ni tiene líos mayores. En fin, que considerando que es unos de los mejores jugadores (quizás el mejor) del deporte más popular, siendo además el más dominante de la última década, casado con una súper modelo, no nos extrañe que se le adjudiquen todos estos adjetivos. Un amigo argentino me comentaba una vez que a los estadounidenses les encantaba los absolutos y los superlativos, “el concurso del que coma más hot dogs”, “el pancake más grande del mundo”, “el mejor actor de la historia”; pues así, la discusión del GOAT lo que ha hecho es añadirle audiencia y ventas a un ya súper vendido, super anunciado, super esperado Súper Bowl. Y cuando me preguntan ¿Jordan o Brady?, pues, como todo es relativo a las realidades y experiencias y memorias de cada cual, me quedo con Piculín y Maradona, aunque me disfruté muchísimo a Jordan en su tiempo y con Brady, he aprendido a apreciar el fútbol americano. 

 

  (0) Comentarios




claritienda Cuatro Carteles patrióticos