Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Plan fiscal esta lleno de contradicciones

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Cándida Cotto

Publicado: martes, 13 de febrero de 2018

A la luz de la evaluación que han hecho dos economistas sobre el Plan Fiscal (PFG) que el Gobierno de Puerto Rico entregó a la Junta de Control Fiscal (JCF), resulta cuestionable su posible aprobación por el ente imperial impuesto por el Congreso de Estados Unidos. A juicio de los economistas Alfredo González y José I Alameda el documento del Plan Fiscal es uno con contradicciones, que altera su naturaleza y propósito de acuerdo a la misma ley PROMESA de tener un plan de ajuste para sustentar la deuda. Por el contrario el PF es un plan de reconstrucción socio económica, que todavía se queda corto. 

Para González y Alameda las bases del nuevo PF de: rehabilitar la infraestructura; crear un nuevo gobierno con menos agencias, la consolidación de agencias y un empleador único; una reforma contributiva que baje el IVU a los alimentos procesados y una baja en las contribuciones a individuos y a las empresas; y una contribución del gobierno de unos $1,400 millones a los costos de reconstrucción en los próximos cinco años; son cuestionables debido a las contradicciones que presenta. 

Los economistas confrontan que ante estas bases el plan se hace para un horizonte de cinco años y no de 10, no asigna partida alguna para el pago del servicio de la deuda, no cuadra el presupuesto con los ingresos y gastos, y es incierto en cuanto a que no se conoce la cuantía de los fondos federales que llegaran al país mediante los fondos de FEMA (Administración de Fondos para Emergencia) y seguros para sufragar la rehabilitación. Aunque se ha hablado de $94 mil millones se desconoce si en efecto esa será la cantidad real. 

Otro supuesto del PF que para los consultados representa una contradicción es que para el año fiscal de 2018 se proyecta una caída en el producto nacional bruto (PNB) de 11.2% para luego aumentar en años subsiguientes. En el 2019 el PNB aumentará en un 7.6% para luego decaer un 2.4% en el 2020. Los economistas describieron que estos supuestos de crecimiento son exagerados y se cuestionaron si entonces los “desastres naturales son buenos”. 

Respecto a estos supuestos Alameda y González reiteran que es poco probable que el gobierno de Puerto Rico reciba los $94,400 millones que ha solicitado, sin embargo en el plan el mismo gobierno reconoce que sólo recibirá $35 millones bajo el programa de ayuda federal y unos $21.9 mil millones en reclamaciones a aseguradoras. De estos números sólo se puede esperar parte del dinero de estos dos últimos por lo que es posible que la rehabilitación total de la infraestructura quede a medias. 

Para González y Alameda el PF es uno de reconstrucción post el huracán María y no un plan fiscal, por lo que reafirman que el documento altera su naturaleza y propósito según la misma ley PROMESA, falta los objetivos de un plan de reestructuración de la deuda con los recursos disponibles; con la rehabilitación del crédito, disciplina fiscal; y la restauración del crecimiento económico. Mientras da énfasis a la reestructuración económica a base de fondos de emergencia y de mitigación de desastres soslayando el propósito de PROMESA. 

Otras contradicciones señaladas es que el PF reclama que los efectos de la reforma laboral se comenzaran a sentir o dejar ver 2020 y 2021, aun cuando la reforma está en práctica desde enero de 2017, entonces dónde quedan los efectos del 2018, 2019 y 2020. 

En cuanto a los efectos de la reforma contributiva en Estados Unidos y sus efectos en la economía de la isla González y Alameda advierten que esta tendrá un efecto negativo en la manufactura de Puerto Rico por ende en los recaudos. Estimaron que las exportaciones de las corporaciones foráneas se habrán de reducir en un 41%, lo que tendrá efectos multiplicadores negativos por lo que no ven cómo el PNB sea uno positivo entre el 2019 al 2022. 

 

  (0) Comentarios




claritienda Partiré