Deportes / Las Canto...

Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Deporte Universitario 1

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Elga Castro Ramos

Publicado: martes, 20 de marzo de 2018

Nota: Este es uno de varios artículos que irán saliendo sobre el deporte universitario. Ya el compañero Edwin Feliciano ha escrito algunos sobre el calendario de la LAI y la importancia, sobre todo en el Puerto Rico post María, de la existencia del deporte universitario.

 

Aunque el deporte universitario se comienza a practicar el primer semestre del año académico, tan pronto empieza la universidad, en realidad su auge y principales eventos son el segundo semestre. En particular, este año en Puerto Rico como consecuencia del Huracán María el pasado septiembre, todo el calendario de la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI) se alteró y se ha movido a este semestre. Obviamente el evento cumbre son las Justas Atléticas Interuniversitarias, conocidas como simplemente las Justas, que se celebran a fines de abril. 

En Estados Unidos también el evento principal es durante el segundo semestre, en vez de atletismo es baloncesto, el llamado “Marzo de locura” (“March Madness”) donde se juegan la final del baloncesto colegial. Particularmente este año, muchos ojos estaban puestos ahí, ya que un boricua, el armador K J Maura, nacido y criado en Puerto Rico, y que fue una de las estrellas del equipo cenicienta de la Universidad de Maryland en Baltimore, clasificado número 16, que derrotó al número uno Virginia, la primera vez que ocurre en el baloncesto colegial masculino. 

La idea de que estudiantes universitarios practiquen deportes mientras estudian y que sobre todo lo hagan en competiciones formales representando a su universidad es una tradición exclusivamente anglo. En países de Europa que no son el Reino Unido es una anomalía y en Puerto Rico llegó como parte de la influencia estadounidense. Aunque los problemas en Puerto Rico y Estados Unidos son diferentes, las raíces son similares, y para mí tienen que ver con la trasformación del estudiante-atleta en atleta-estudiante. Aunque en Puerto Rico no se ha dado el problema de comercialización que se ha dado en el deporte universitario estadounidense, en Puerto Rico la situación de las becas de las universidades privadas a atletas profesionales, muchos de ellos extranjeros, se ha ido fuera de control y tiene repercusiones. Pero primero vamos a la historia. 

 

Deporte Universitario: 

Tradición Anglo

Aunque en Puerto Rico sea común la idea del deporte escolar y universitario, sobre todo porque se practicó desde bien temprano en el siglo 20 y también porque lo es en Estados Unidos, realmente es algo que no se da en la gran mayoría de los países del mundo, sobre todo con este nivel de organización y comercialización. Es algo bien particular de la cultura anglo, que, como tantas otras cosas, viene de Reino Unido, vía Estados Unidos. 

La primera competencia entre dos instituciones académicas registrada fue entre las Universidades de Oxford y Cambridge en Reino Unido el 4 de junio de 1827, cuando se jugó durante dos días un partido de cricket. En 1829 fue la primera competencia de botes, la cual todavía se sigue haciendo anualmente desde 1956 entre estas instituciones prestigiosas y ya es conocida simplemente como “The Boat Race”. De estas universidades elite en Reino Unido, llega también la tradición a las universidades elite de Estados Unidos. No es de sorprender, entonces, que la primera competencia interuniversitaria de Estados Unidos haya sido entre las universidades de Yale y Harvard compitiendo en remo. La famosa regata, conocida simplemente como “The Race” se efectúa anualmente desde 1859, sólo interrumpida por los conflictos bélicos. Obviamente, el remo actualmente no es un deporte popular, ni masivo, ni inclusivo, pero esta carrera tiene una gran carga emocional e histórica y por eso su importancia y la rivalidad entre estas instituciones, al igual que lo tiene aun la competencia de remo entre Cambridge y Oxford. En 1875 estas dos universidades compitieron por primera vez en fútbol americano, rivalidad que aún se mantiene y el encuentro entre las mismas es conocido simplemente como “The Game”. 

 

NCAA

Aunque ya habían algunas competencias interuniversitarias en Estados Unidos en el siglo 19, no fue hasta comienzos del siglo 20 que se organizó. En un artículo previo explicaba que lo que conocemos como el fútbol americano se organizó y estandarizó en parte como respuesta a una iniciativa del Presidente Theodore Roosevelt para limitar la violencia en el deporte (http://www.80grados.net/una-excusa-para-comer/ ). A partir de estas dos reuniones, se organizó también por primera vez el deporte interuniversitario. La IAAUS se creó en el 1906 y en el 1910, pasó a ser lo que es actualmente la NCAA (National College Athletic Association). Hasta el 1921 era meramente un grupo que se reunía y hacía las reglas y a partir de ese año, que organizaron la primera competencia de atletismo, se dedica principalmente a regir las pruebas entre las instituciones de educación superior. En el 1982 las competencias entre mujeres pasaron a ser reguladas por la NCAA. 

Aunque hay muchos aspectos que discutir, lo que más resalta actualmente es el tema de la profesionalización del deporte colegial y la no remuneración de los atletas. Aunque la NCAA se describe como una organización sin fines de lucro, por ejemplo en el 2014 generó un billón de dólares en ganancias, siendo el 80-90% proveniente del baloncesto de la Primera División. Y es que aunque la NCAA regula la práctica de muchísimos deportes en unas 450,000 universidades en Estados Unidos y Canadá, es el fútbol americano y el baloncesto los que más destaque tienen y a su vez los que generan más dinero, sobre todo por concepto de derechos televisivos, aunque también en boletos y auspicios. Éstos son los deportes más populares en Estados Unidos y las ligas profesionales, NBA y NFL se nutren directamente de los atletas-estudiantes que los practican, por lo cual los torneos universitarios se convierten en unos de fogueo y una fábrica de futuros atletas profesionales. Obviamente, cuando las metas son el sorteo (draft) de la NBA o NFL, la excelencia académica pasa a un segundo plano, si acaso. Aún cuando se han tomado medidas para mejorar el aprovechamiento académico de estos “estudiantes-atletas” (término inventado y acuñado por la NCAA), no es lo principal. Como mencionaba previamente el debate principal hoy es en torno a si es justo que estos jugadores (empleados) que generan tanto dinero a estas instituciones deban ser remunerados, incluso debatido dentro de las leyes federales “anti monopolio”.

En próximas semanas hablaré de la Liga Atlética Universitaria, de las Justas y del desarrollo del deporte escolar y universitario en la Isla. 

 

Notas

1Parte de este artículo salió publicado en 80 Grados el 24 de abril de 2015, titulado El Mito del Estudiante-Atleta

 

 

  (0) Comentarios




claritienda La insurrección nacionalista en Puerto Rico 1950