Deportes / Las Canto...

Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

BSN necesita ayuda urgente

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Elliott Castro Tirado

Publicado: martes, 11 de abril de 2017

Desde que comencé en este oficio del periodismo deportivo, hace poco más de cuatro décadas, los mayores encontronazos que he tenido han sido con apoderados del Baloncesto Superior Nacional (BSN), especialmente cuando sus acciones han atentado contra nuestra representación internacional y hasta con la soberanía deportiva.

Prohibido olvidar que fueron apoderados del BSN los que encabezaron el peligroso intento, primeramente de meter “chivos” en el torneo superior y tras haber sido descubiertos, trataron de abrir las puertas de nuestro Equipo Nacional a “todos los ciudadanos estadounidenses”. En ese intento de asalto de nuestra soberanía deportiva, tropezaron de frente con un bloque sólido de deportistas puertorriqueños independientemente del deporte y de su ideología política.

Irónicamente, fue el Tribunal Supremo de la Corte Federal el que al final reconoció el poder del deporte boricua para imponer criterios adicionales al de la ciudadanía para poder representarnos internacionalmente, como es la residencia ininterrumpida en la Isla.

Al principio los apoderados fueron desinteresados deportistas, en muchas ocasiones sin contar con los recursos económicos para poder cumplir con sus responsabilidades. Sus nombres llegaron a convertirse en sinónimos de los equipos, de los que eran “dueños”. 

Fue en la década del sesenta cuando el basket tomó por asalto la televisión puertorriqueña. Uno de los efectos fue que los principales jugadores nacionales se convirtieron en los nuevos ídolos de nuestra juventud y el Equipo Nacional se transformó en el mimado de todo nuestro pueblo.

En los ochenta y de la mano de Jenaro “Tuto” Marchand, llegó la profesionalización del BSN en todo el sentido de la palabra.

En los noventa cambió aún más la composición de los apoderados y con ellos la relación entre el Torneo Superior y el Equipo Nacional. La transformación fue radical, comenzando por la relación económica al interior del BSN, cuando se alteró la fórmula que garantizaba parte de los ingresos de cada partido para las arcas centrales de la liga.

Sin respeto alguno por la salud del equipo que nos representa internacionalmente, el BSN aumentó a tres los refuerzos extranjeros de cada equipo, sin incluir los canasteros nativizados, que elevaron a tres y medio los no elegibles para ponerse la camiseta de Puerto Rico.

La agresión al Equipo Nacional llegó al extremo de celebrar la final del BSN mientras el Equipo Nacional recibía palizas en los Juegos Panamericanos de 2015 en Toronto. En otra época hubieran detenido la final o sacado los jugadores reclamados por la escuadra nacional. 

 

Hoy los apoderados me dan pena

A pesar de todo lo descrito anteriormente y otros casos más, hoy los apoderados del BSN me dan pena, porque de la manera en que está estructurado el torneo, su presencia sigue siendo vital. 

La gota que colmó la copa fue el intento de chantaje descarado realizado por la alcaldesa de Ponce María “Mayita” Martínez, horas antes del inicio del torneo, que amenazó la participación de los Leones en el mismo. 

Hay gente que asegura que ella simplemente siguió las órdenes de la Junta de Control Fiscal, en lo que será la tónica de las directrices de los nuevos administradores de la colonia en Puerto Rico, respecto al deporte. Independientemente de las razones o las presiones que la empujaron, desde ahora se puede estipular que se han abierto las candidaturas a la alcaldía de la Ciudad Señorial por el PNP, pues es imposible agredir a los Leones de esa manera y pretender continuar como si nada.

 

BSN necesita ayuda urgente

El BSN ha sido una institución que ha servido bien al país durante más de ochenta años y sin pretender ser dramáticos, para echarlo hacia adelante, hoy necesita el apoyo decidido de mucha gente.

Ante una PROMESA, que luce más bien como una amenaza, se une el bajón dramático registrado en los auspicios de la empresa privada, lo que prácticamente dejaría a los equipos dependiendo de la boletería. 

Esa situación en Ponce deja a Bayamón como la única ciudad grande del país, en la que su alcalde Ramón Luis Rivera encabeza el apoyo consistente en el que también participan los legisladores, que son del mismo partido. De hecho, los Vaqueros se han quedado solos en la gran área metropolitana, en la que tampoco tienen equipos Santurce, Guaynabo y Carolina, región que también podemos extender a Caguas.

Por razones muy particulares, se mantiene la plaza de Humacao y se ha abierto la de Fajardo, está en una combinación muy extraña entre Carlitos Arroyo y Felo Rivera.

Por el contrario, el noroeste se ha convertido en la principal plaza del baloncesto en la Isla, encabezada por Arecibo, que ha sido la potencia en la última década. Aunque el pueblo de Arecibo no ha estado boyante, ni nada por el estilo, la gente ha respaldado el proyecto, aunque amenaza por caer en la peligrosa tendencia de limitar su apoyo a las finales, mientras el equipo lo necesita desde el saque.

Muy cerca le siguen con sólido respaldo del público Quebradillas y la mayor sorpresa en años, que ha sido Aguada.

Así llegamos al oeste, donde Mayagüez y San Germán sobreviven a duras penas y si no hacen algo dramático, podrían necesitar respiración artificial muy pronto. Si esos dos equipos no comienzan a ganar más de lo que pierden, ambos casos podrían convertirse en situaciones muy serias.

Los Indios cayeron en una polémica de dueños que no cumplieron y otros que trataron hasta que descubrieron que no importaba lo que hicieran, el equipo no les pertenecería. La urgente intervención del alcalde José Guillermo “Guillito” Rodríguez salvó su permanencia, pero … el equipo no luce bien y los encargados tuvieron muy poco tiempo para montarlo.

En San Germán, la situación es más grave aún, ya que la administración municipal no tiene la capacidad para cargar el equipo, responsabilidad que tuvo que asumir el propio BSN. Obviamente, eso no es lo ideal en ningún aspecto. Ganar a menudo luce como la única alternativa.

En esta ruta imaginaria, saltamos a Guayama, equipo que podría ubicarse entre los del medio, lo que garantizaría su precaria estabilidad.

 

Un nuevo BSN

¿Ante esta realidad tan cambiante, es menester preguntarse si estaremos en camino a un nuevo BSN, que se juegue solo en pueblos pequeños o con refuerzos de menor calidad

 

  (0) Comentarios



claritienda Cortázar