Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Será otra cosa: Si no cabe el país, no cabe nadie

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Beatriz Llenín Figueroa

Publicado: miércoles, 26 de abril de 2017

Beatriz Llenín Figueroa / Especial para En Rojo

 

¡Que vivan los estudiantes,

jardín de las alegrías!

Son aves que no se asustan

de animal ni policía,

y no le asustan las balas

ni el ladrar de la jauría.

Caramba y zamba la cosa,

¡que viva la astronomía!

 

Lo que no puedo entender, por más que lo intente, es que no se entienda al movimiento estudiantil desde el interior de la universidad, desde la docencia. Que se le reproche su arrojo. Que se le ningunee su agenda. Que se le cuestione su proceso político. ¿Qué umbral tendría la docencia que cruzar para solidarizarse con la extraordinaria virtud de un colectivo de gente joven que ha decidido echarse al país a cuestas? 

 

¡Que vivan los estudiantes

que rugen como los vientos

cuando les meten al oído

sotanas o regimientos.

Pajarillos libertarios,

igual que los elementos.

Caramba y zamba la cosa

¡vivan los experimentos!

 

Dejar de cobrar, me han dicho varias amigas. Pero, cada vez que lo escucho, se me derrumban los cuatro, cinco, seis, quinientos veinticinco pisos de nuestra historia en la coronilla. La idea me aplasta de dolor y desconcierto. ¿Así de básicos nos ha vuelto el capital, la colonia? ¿Tanto y tan profundo han logrado? 

 

Me gustan los estudiantes

porque son la levadura

del pan que saldrá del horno

con toda su sabrosura,

para la boca del pobre

que come con amargura.

Caramba y zamba la cosa

¡viva la literatura!

 

Aun así, tampoco estoy tan segura, porque la virulencia contra las de más abajo es tal, que temo responsabilizarían a las estudiantes de tal eventualidad. También. El vociferante grupo de docentes –de norte a sur, de este a oeste– utiliza su minúsculo poder para culpar a muchachas con mochilas de lo que sea que ocurra en la universidad, del mismo modo en que tiende a razonar que al país lo ha desfalcado en especial la pobreza, las “mantenías” del caserío. ¡Se trata de una lógica impecable! Veamos: las estudiantes seguramente echaron números con la Junta allá en sus reuniones privadas para decidir los 450 millones (como lo estamos auditando, es cuestión de días para que nos enteremos del esquema), al tiempo que el descomunal desfalco al país que han perpetrado las “mantenías” del caserío explica que vivan bajo el nivel de la pobreza en cualquier cálculo que hagan los economistas doctorados (como lo estamos auditando, es cuestión de días para que nos enteremos del esquema). Ante el panorama que enfrentamos, este grupo de docentes procura convencernos de que es preferible, aconsejable, inteligente, razonable, maduro, consciente, democrático, hacer la genuflexión ante todas las autoridades universitarias, gubernamentales, federales; exculparlas; escucharlas; creerles; removerles de la selección múltiple que conteste la pregunta, ¿quiénes son responsables de esta debacle, de este fraude descomunal, que atenta hacer desaparecer un país entero?

 

Me gustan los estudiantes

porque levantan el pecho

cuando le dicen harina

sabiéndose que es afrecho,

y no hacen el sordomudo

cuando se presenta el hecho.

Caramba y zamba la cosa

¡el código del derecho!

 

Quizá el umbral que tendría que cruzar ese grupo de docentes es mucho, muchísimo, más aparatoso que dejar de cobrar sus salarios. Quizá sea perder la universidad que han conocido, en pleno. Y en ese momento, cuando crucen ese umbral, será trágicamente tarde.

¿Cuántos puestos con sueldo seguro, plaza permanente, fondos adicionales para investigación y creación podrá ofrecer la “universidad” de la Junta y sus subalternas locales? Ojalá que ese grupo de colegas eche un ojito al devenir de las universidades en el imperio que nos impuso la Junta, así como al devenir de las universidades en Puerto Rico, que han hecho fiesta de marquesina con la paulatina destrucción de la UPR. Hay material y referencias a tutiplén para dicha investigación, allá y acá. Solo hacen falta unas cuantas palabras clave en su buscador de internet y otros tantos botoncitos que pulsar. 

En el proceso, descubrirá por todas partes el verbo “recortar.” Por ninguna, estará “pegar.” Esa es la versión de “universidad” al estilo neoliberal que se pretende ahondar en la UPR. No creo que en esa versión de universidad quepan todas mis colegas enojadísimas con las estudiantes, quienes, por otra parte, llevan como escudo la iniciativa, el arrojo y el empuje que buena parte de la docencia no ha demostrado. Son también las estudiantes en huelga las que hacen posible, justamente por su determinación, que podamos crear otros nódulos de poder desde donde accionar algunos de los, al parecer, tan anhelados métodos distintos de lucha en Puerto Rico. 

 

Me gustan los estudiantes

que marchan sobre la ruina.

Con las banderas en alto

va toda la estudiantina:

son químicos y doctores,

cirujanos y dentistas.

Caramba y zamba la cosa

¡vivan los especialistas!

 

Me gustan los estudiantes

que van al laboratorio,

descubren lo que se esconde

adentro del confesorio.

Ya tienen un gran carrito

que llegó hasta el Purgatorio

Caramba y zamba la cosa

¡los libros explicatorios!

 

Mientras tanto, y porque me niego a cruzar tales umbrales, me regocijo con otras apariciones docentes –de norte a sur, de este a oeste–, tales como PAReS (UPR-Río Piedras), DeMoS (UPR-Cayey) y PROTESTAmos (UPR-Mayagüez). Son aquellas que defienden la universidad pública (es decir, la universidad aun para el grupo anterior). Aquellas que se solidarizan con quienes, a sazón de mochilas, cartelones, pencas secas de palma, latitas de atún y una que otra carpa, defienden la universidad pública. Aquellas que se apuntan a estar bajo agua, sol y sereno. Aquellas que, en lugar de encontrar siempre, primero, razones para ningunear, encuentran siempre, primero, razones para respetar e, incluso, admirar. Aquellas que comprenden que, si no cabe el país, no cabe nadie. 

 

Me gustan los estudiantes

que con muy clara elocuencia

a la bolsa negra sacra

le bajó las indulgencias.

Porque, ¿hasta cuándo nos dura

señores, la penitencia?

Caramba y zamba la cosa

¡Qué viva toda la ciencia!

 

(VIOLETA PARRA, Me gustan los estudiantes)

 

  (0) Comentarios



claritienda CUBA