Fest 45

Opinión / Editorial

Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentarios

La hora de Venezuela

Publicado: miércoles, 6 de febrero de 2019

Esta semana será crucial para el futuro de Venezuela. Crece el asedio de las fuerzas enemigas que, capitaneadas por el gobierno de Estados Unidos, pretenden cerrar el cerco al gobierno de Nicolás Maduro y la revolución bolivariana. 

Presionados por Estados Unidos, los gobiernos de Francia, España y Austria, reconocieron al impostor Juan Guaidó como “presidente encargado” de Venezuela. Y la posibilidad de una invasión armada está servida con la invitación de Guaidó al gobierno de Estados Unidos de ofrecer “ayuda humanitaria” a la población. Guaidó y la oposición venezolana se apegan a la fuerza de Estados Unidos porque saben que sólo así tendrán la oportunidad de prevalecer. El gobierno bolivariano mantiene el apoyo de sus fuerzas armadas y el respaldo vigoroso y militante de millones de venezolanos, que son su base y sostén principal. No hay que descontar la fuerza que éstos representan ante la trágica posibilidad de un conflicto abierto en suelo venezolano. 

Es curioso este interés de Estados Unidos por la “ayuda humanitaria” a Venezuela. Dicha “ayuda” no sería necesario si el gobierno de Estados Unidos no hubiese agravado las condiciones económicas de dicho país con sanciones y restricciones financieras asfixiantes, y con la incautación de los bienes de Venezuela en bancos del exterior. Sin embargo, hoy es la excusa perfecta para llevar a cabo la invasión que Estados Unidos y la oposición venezolana desean. 

Es tan terrible la posibilidad de una invasión que hasta el llamado Grupo de Lima- integrado por países de América Latina con gobiernos incondicionales de Estados Unidos- aprobó en estos días una resolución oponiéndose a una incursión armada en Venezuela. Saben muy bien que apoyarla es una invitación a que, a la menor provocación, se haga la guerra contra sus países también. Esta es la delicada situación de este momento en el hermano país. 

Por su parte, el impredecible Trump y todo el andamiaje militar de Estados Unidos, están al acecho, aprovechando la confusión y desinformación del momento para desatar, mediante cualquier provocación, un conflicto fratricida dentro de Venezuela, que podría tener consecuencias insospechadas para toda América Latina. A los intereses militares y armamentistas estadounidenses y del mundo, no hay guerra que no les guste, y ya se afilan los dientes ante el prospecto de un nuevo conflicto, esta vez en suelo latinoamericano y con las reservas petroleras de Venezuela como gran incentivo. 

Ante la polarización y tensión prevaleciente, la propuesta de diálogo y negociación entre las partes impulsada por México, Bolivia y Uruguay, junto a las naciones caribeñas que integran el CARICOM, es la más sensata y sensible en la actual circunstancia. 

 

  (0) Comentarios




claritienda Niños Sol