Nacionales / Comunidades

Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

“Qué se entienda que somos parte de la sociedad”

Ver foto galeríaVisita la foto galería (7)
Perfil de Autor

Por Gabriela Ortiz Díaz

Publicado: martes, 16 de mayo de 2017

/CLARIDAD

 

Hace cuánto tiempo en este país se está negociando con la necesidad y la pobreza…

porque en esta isla la pobreza es sinónimo de fondos federales”.

Mirta Colón Pellecier

 

Concerté por teléfono un encuentro con una de las portavoces de la Coalición de Residentes de Vivienda Pública del Área Metropolitana, Mirta Colón Pellecier. El viernes en la mañana, llegué al lugar que acordamos: frente al proyecto en reconstrucción del residencial Las Gladiolas en Hato Rey. Pensé que solo estaría Mirta. Para mi sorpresa, la también representante comunitaria de Las Gladiolas había convocado a cinco líderes más, cada uno portavoz del residencial público donde vive: Torre de Francia, Cordero Dávila, Puerta de Tierra, Nemesio R. Canales, Luis Llorens Torres. 

Ángela Vellón, Jonathan Colón, Iris Yolanda Ríos, Francisco Castellano, Luz Griselle Vázquez, Mirta Colón… Todos y todas nos acomodamos para hablar dentro de la panadería Roma. Allí, café en mano, nos integramos al resto de los comensales de esa mañana. Debido a la convicción y fuerza que mostraron al hablar los seis líderes reunidos, fue difícil confundirnos entre el resto de las personas que desayunaban, en su mayoría próximas a iniciar sus jornadas de trabajo. Transcurrió una hora, pero pudimos haber conversado durante más tiempo. Los problemas sociales que actualmente atraviesa Puerto Rico requieren mucha discusión. 

“Bendiciones y mucho éxito”, expresó una señora dirigiéndose al grupo reunido antes de abandonar la panadería. Y es que desde su mesa escuchó sobre la lucha que está dando esta Coalición en pro de sus vecinos de los residenciales públicos y del resto del país. 

“Como Coalición lo que queremos es eso: hacernos parte de las soluciones del país, por eso salimos a trabajar y estamos solidarios con los reclamos de la gente del país. Queremos que la gente entienda que somos parte de la sociedad, que no somos un mundo aparte… A nosotros nos afectan igual los aumentos y los recortes”, expresó Jonathan Colón Reyes, uno de los representantes de Puerta de Tierra en la Coalición. 

“La gente del caserío come, la gente del caserío se tiene que vestir, la gente del caserío se enferma, los hijos de la gente de caserío se educan. Todo lo que ocurre en Puerto Rico nos afecta porque nosotros somos ciudadanos de aquí y, para trabajar con eso que nos afecta, es que nos hemos organizado”, añadió Colón Pellecier, quien a los 45 años de edad, luego de perder su trabajo, tuvo que mudarse a Las Gladiolas con los dos hijos que le quedaban bajo su custodia. 

A lo expresado por sus compañeros y en aras de visibilizar el reclamo de bien común que se hace desde la Coalición de Residentes, Luz Griselle Vázquez, residente hace 16 años del residencial Torre de Francia, agregó: “Nosotros estamos preparados y al tanto de lo que ocurre en el día a día porque buscamos beneficios para todos, no solamente para los residentes de vivienda pública”. 

Estos líderes comunitarios conformaron la Coalición hace aproximadamente tres años, cuando los residentes de vivienda pública enfrentaron desahucios masivos, ordenados por los tribunales y respaldados por la Agencia de Vivienda Pública. Otros de los residenciales que integran esta organización son: Los Lirios, Los Mirtos, Torre de Sabana, Las Margaritas y San Antonio. 

En términos de vivienda pública, el trabajo básico de esta coalición comunitaria es orientar y capacitar a los compañeros que lo necesiten para facilitarles los procesos. “Hay un problema y es que no existe la orientación de la reglamentación de derechos y deberes porque lamentablemente a esa agencia gubernamental lo que le preocupa es que la gente pague su renta, y no capacitar a nadie”. 

Como residentes de vivienda pública, el acceso a la salud, a la justicia y a la educación son los recortes que les afectan inmediatamente. “Los recortes que más nos van a afectar serán los que le hagan al tema educativo porque les están coartando el derecho a los niños pobres del país, nuestros niños. Nos afecta también directamente el que la Universidad de Puerto Rico (UPR) desaparezca”, sentenció Colón Pellecier.

Mirta, como egresada de Trabajo Social de la UPR, entiende que “mis próximas generaciones tienen derecho, al igual que lo tuve yo, de entrar a la universidad del pueblo”. En reclamo del acceso a esos servicios esenciales, la Coalición estuvo presente el pasado 1 de mayo en el Paro Nacional y ha asistido a muchas otras protestas y manifestaciones sociales. 

 

Importado el actual modelo de vivienda pública 

“En particular, en este momento histórico, nos preocupan nuestras viviendas. Nos preocupa este modelo de vivienda pública que se importa de los Estados Unidos”, continuó Mirta. 

El actual modelo de vivienda, que ya se comenzó a desarrollar desde la administración política pasada, es el de ingresos mixtos, el cual integra varios programas de vivienda: vivienda pública, Sección 8, Tax Credit o crédito contributivo, y alquiler privado. Este modelo comenzó a mediados de los ‘90 en Estados Unidos, pero allá aún no ha rendido los frutos que se proyectaron, a juzgar por los líderes entrevistados. 

Al día de hoy, en Puerto Rico hay resistencia de varias comunidades para que se implemente el modelo estadounidense porque los residentes temen a ser desplazados o marginados por parte de sus vecinos o la administración del proyecto. 

“Ese es el modelo que se está desarrollando en Puerto Rico y se pretende continuar con él. Nosotros levantamos bandera y nos preocupa porque, si nosotros no pedimos un cambio, porqué se pretende implementar algo que va a afectar más a las comunidades”, declaró Jonathan Colón. 

El problema que existe con ese nuevo modelo que se está impulsando es que propone integrar residentes que tienen diferentes situaciones económicas y con esa diversidad financiera aflora la marginación dentro de un mismo complejo de vivienda. En una misma estructura física cambian los derechos de las personas que se acogen a los diferentes programas. A eso no se le puede llamar integración, sino división, lo cual trae problemas de convivencia”, sentenció Mirta. 

Para abundar sobre el Tax Crédit, Jonathan explicó que los intereses del Estado responden a ese sector porque “las personas del programa de crédito contributivo tienen dinero y aportan un capital para que esas unidades se mantengan en óptimas condiciones para luego, en su planilla, tener un crédito o convertir eso en dinero. Una persona que invierte, lo que quiere es generar dinero y, cuando el Estado no mantiene un control y una igualdad, es que uno se pregunta si responde a los intereses de quienes invierten o a los de los residentes”. 

 

Aumento de renta en los residenciales 

Las rentas han comenzado a subir. Ante esa situación, “tenemos vecinos que deciden irse, pero hay otros, a los que el mismo sistema les permitió echar esas raíces ahí y no lo vieron como una vivienda temporera, sino como su hogar. Eso fue lo que el Gobierno no debió perpetuar”, comentó Mirta Colón. 

Todos los líderes entrevistados coincidieron en que, aunque recientemente anunciaron un aumento en las rentas de las unidades, “muchas personas no se van del proyecto porque la crisis está tan y tan mala que muchos de los que han abandonado el proyecto para comprar una casa y luego, se han quedado sin trabajo, tienen que recurrir nuevamente al residencial y hacer el turno para vivienda pública desde cero”. 

De acuerdo con los ingresos de los residentes se calcula la cantidad a pagar de renta. También, la cantidad se establece a base del área de ubicación del proyecto, del número de habitaciones de la unidad y de los miembros de la familia. 

“Es interesante ver cómo se aplican las ayudas de asistencias sociales en este país. Por ejemplo, una pensión alimentaria, que se entiende que es para cubrir las necesidades de un menor, se cuenta como parte del ingreso para estipular la renta”, explicó Colón Pellecier. Continuó argumentando la líder que, en caso de atraso de renta por incumplimiento con la pensión, se complica el escenario porque la administración de la Agencia de Vivienda Pública somete un caso de desahucio al Tribunal. 

“Es terrible ver las injusticias que se cometen en los tribunales de esta isla por motivo del desconocimiento que tiene la judicatura con relación a la reglamentación de las diferentes agencias gubernamentales”, dijo Mirta. En ese sentido, la Coalición de Residentes se ha dado a la tarea de estudiar el reglamento de Vivienda Pública para orientar a todo residente que enfrente una situación judicial. Durante el estudio, han constatado que el reglamento vigente no está atemperado a los tiempos que estamos viviendo en Puerto Rico. 

 

Residentes apoyan la Coalición 

“Lamentablemente, la realidad es que aquí, a menos que no te pongan el dedo en la llaga, tú no reaccionas. Han sido tantas las situaciones que han ocurrido en las cuales la cara que se ha visto salir en defensa de nuestras comunidades es la de la Coalición, que cuando los convocamos dicen presente. Saben que no tienen otra voz que no sea ésta”, expresó una de las portavoces para evidenciar el apoyo y aceptación que han recibido de parte de los residentes de los proyectos donde viven. 

“Nosotros trabajamos para romper con los estereotipos, marginación y prejuicios que existen sobre los residentes de vivienda pública”, comentó Jonathan Colón y luego, hizo un llamado a los vecinos de los residenciales para que supieran que tienen un grupo que los representa.

“Se nos señala porque somos mantenidos cuponeros, porque esos son los apellidos nuestros, sin ver que en nuestras comunidades tenemos muchos estudiantes universitarios, padres que les transmiten valores a sus hijos…”, lamentó Mirta. 

“Cuando entré a vivir a la comunidad de Torre de Francia, comencé a ver que el día a día de la gente es totalmente diferente [al ideal que se propaga]: es gente luchadora, que trabaja, que se prepara, que da la mano al necesitado…Hay que vivir ahí, hay que compartir día a día para entender cómo es el corazón y los sentimientos de un residente de vivienda pública”, concluyó Luz Griselle.

  (0) Comentarios



claritienda Del desorden habitual