colecta copy

Internacionales / América Latina

Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Venezuela: País asediado por el imperio

Exrepresentante de Venezuela en la Organización de Estados Americanos (OEA) el vice ministro Samuel Moncada
Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Cándida Cotto

Publicado: martes, 16 de mayo de 2017

El exrepresentante de Venezuela en la Organización de Estados Americanos (OEA) el vice ministro Samuel Moncada, denunció ante un extenso grupo de periodistas internacionales y representantes de partidos y movimientos populares de izquierda el uso de la OEA como el instrumento desde donde se lanza la agresión en contra del gobierno y el pueblo venezolano. 

“Así como ellos nos llaman el régimen, nosotros le llamamos el imperio”, se refirrió el vice ministro Moncada hacia Estados Unidos en el Conversatorio sobre la amenaza a la revolución venezolana, el cual se llevó a cabo este viernes 12 de mayo en la histórica, Casa Amarilla, en Caracas. El conversatorio fue dirigido durante su primera parte por el viceministro de Comunicación Internacional, William Castillo. 

La presentación de Moncada estuvo dirigida a narrar datos de la reunión de la OEA del 3 de abril que provocó la salida de su país del citado organismo. “Nadie discute eso en los medios de comunicación, queremos develar las acciones imperiales y cómo vergonzosamente en uno de los momentos más oscuros de América Latina hay un grupo de países hermanos nuestros que se están prestando a la conspiración”, denunció. Según expuso, en la reunión del 3 de abril la OEA violó varios de sus artículos constitutivos debido a que un grupo de representantes conspiraron para desconocer la presidencia de la OEA del embajador de Bolivia, Diego Paris Rodríguez. Paris Rodríguez había llamado a una reunión de consulta para intercambiar impresiones sobre Venezuela, para que el país pudiera explicar su situación. En tanto en el primer piso de la OEA –dijo Moncada– un grupo de países se reunió y destituyó de la presidencia tanto al embajador de Bolivia, a la vicepresidencia que era el embajador de Haití, país que se ha negado a apoyar una declaración en contra de Venezuela. 

El grupo de países que se impuso para que el Consejo Permanente de la OEA llevara a cabo la reunión estuvo dirgido por los representantes de Argentina y México. Moncada, dijo que la canciller de Argentina (Susana Marcora) apareció de sorpresa y dijo ‘que se iba a hacer la reunión como ellos querían’, ahí el embajador de Bolivia se retiró y “ellos armaron su reunión”. Al final la resolución se aprobó con 16 votos entre los cuales se contó el de Guyana que no estuvo participando de la reunión. 

Aunque en la reunión la OEA lo que emitió fue una declaración que implica que en Venezuela “no hay un orden constitucional, un estado de derecho”, el canciller Moncada destacó que una resolución de suspensión de la OEA contra Venezuela, conllevaría sanciones que van desde rupturas diplomáticas y bloqueos financieros en organismos multilaterales. 

El canciller Moncada defendió que las denuncias de Venezuela se amparan en la misma carta de la OEA,”que está muy bien escrita” y su articulo 20 dice que “ningún estado puede aplicar, o estimular medidas cohercitivas de carácter económico y político para forzar la voluntad soberana de otro estado y obtener de este ventajas de cualquier naturaleza”. 

“El gobierno de Estados Unidos decidió ponerse en segunda fila y mandar a los países de América Latina adelante y en este caso, el gobierno Argentino y México con mucho gusto le están haciendo el servicio a Estados Unidos”, denunció. En una explicación de la conducta de al menos el caso de México, Moncada trajo a la atención que gobierno de EE UU del presidente Trump mantiene a México bajo amenazas de la construcción de un muro, la deportación de cerca de 12 millones de inmigrantes y la salida de EE UU del tratado de libre comercio. Precisó que durante todo este mes México estaba esperando por una acción de EE UU sobre el tratado. Además, trajo el dato de que en el Congreso de EE UU todavía hay un proyecto “que lo tienen muy callado” (1813) del congresista Marcos Rubio, que representa una amenaza no sólo para los mexicanos sino contra todos los inmigrantes latinoamericanos ya que le impondría un impuesto de 5% a todas las remesas hacia todos los paises hacia el sur de EE UU eso incluye a los territorios. Recordó que el senador Marcos Rubio también hizo declaraciones públicas de que los gobiernos de El Salvador, Haití y República Dominicana no estaban votando en la OEA de acuerdo a los intereses de EE UU. Denunció que Estados Unidos ha amenazado a estos paises con retirarles el aproyo de programas sociales y económicos por medio de organismos internacionales

En el caso de Haití precisó que hay más de 50 mil ciudadanos haitianos en Estados Unidos en condiciones ilegales bajo amenaza de deportación, incluyendo que la empresa Walt Disney hizo declaraciones en ese sentido de que tiene 500 trabajadores haitianos bajo esta amenaza. 

“Si nosotros permitimos que esta banda de la OEA se imponga sobre el estado soberano estamos violando nuestra propia constitución y principios sagrados del derecho internacional”, declaró el canciller Moncada, a la vez que denunció que la OEA ha violado todos sus estatutos, incluyendo al secretario Luis Almagro. Sobre Almagro acusó de estar violando todos los estatus que exige la OEA de ser una persona independiente, imparcial, íntegro y transparente. Reveló que el secretario de la OEA ha contratado a la compañía privada del experiodista de CNN, Sergio Colemar para producir todo el material llamando abiertamente al golpe y a la insurreción militar en Venezuela. 

El canciller hizo alusión de que el punto importante respecto a las acciones de la OEA y comportamiento de Almagro es que los paises latinoamericanos “fingen demencia” mientras en privado saben lo que está pasando en la OEA y Venezuela y dicen que quieren ayudar.

 

La sincronización entre la OEA y los disturbios en Venezuela 

“Hay una perfecta sincronización entre lo que ocurre en el Consejo Permanente de la OEA y lo que ocurre en Venezuela”.

Para ilustrar esta denuncia presentó la “coincidencia” de que después del 3 de abril aumentaron los disturbios en Venezuela. Atribuyó que ya se tenía programada la agresión y por eso el apuro al día siguiente de la OEA de declarar a Venezuela “una dictadura y le dieron permiso, le dieron la luz verde para hacer todo lo que sea a la ola de agresión terrorista”. 

El canciller Moncada describió a la OEA como el lugar público de confrontación con el gobierno bolivariano desde donde Washington da las órdenes contra Venezuela. En ese escenario, además, recordó que en esos días el presidente de la Asamblea Nacional Venezolana, Julio Borges, fue a Washington “a pedir que Estados Unidos agreda a su propio país”, lo que calificó como una acción vergonzosa y acotó que eso nunca se había visto en Venezuela. 

En ese mismo plano identificó que las figuras claves de la agresión por parte de EE UU son el Secretario de Estado para asuntos del Caribe del departamento de Estado de EE UU, quien permanentemente le escribe cartas amenazantes a los países caribeños; el Secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson; el ex general de la Reserva de EE UU, Ricki Guadel, este último en el pasado tuvo empresas petroleras en Brasil y en Venezuela; y el economista Ricardo Hausmann. 

Sobre la orquestación de la agresión reiteró que cuando cesa la intensidad de los actos violentos en Venezuela, desde Wasihngton “se pide más violencia”. En esa dirección afirmó que la próxima sesión de la OEA será el 22 de mayo y atribuyó que esta reunión será para la OEA decir que ‘está preocupada por Venezuela’. “Aquí se ponen las víctimas, hay una correspondencia perfecta en lo que se pide allá y se hace aquí”, reafirmó.

El defensor de la Revolución Bolivariana declaró que era de interés nacional romper el cerco y la maquinaria macra de agresión contra Venezuela desde la OEA, y por otro lado reconocer la postura heróica de los países independientes del Caribe y Centro América que han resistido las presiones, pero que en estos momentos se les “está forzando el brazo para que en la próxima reunión se expresen en contra del gobierno de Venezuela”. 

 

¿Qué viene ahora?

El canciller Moncada indicó que en este momento en la OEA están pensando en llevar a cabo una reunión de consulta ministerial, la cual describió como una reunión muy grave, debido a que estas reuniones son llamadas para tomar decisiones “muy graves”. Como por ejemplo contó que Canadá había propuesto que el Consejo pueda tomar decisiones nada más con 2/3 de los asistentes a una reunión. La propuesta fue rechazada por un grupo de países por considerarla “muy grosera”. 

Sobre esta reunión el canciller comentó en el sentido de que lo más probable se dirá que un “grupo de amigos supuestamente preocupados por Venezuela, van a decir que Venezuela no tiene ningún interés por una reunión en México”, por lo que pasarán a sancionar a Venzuela con el retiro de la organización, “pero no lo podrán hacer porque ya nos fuimos, porque nosotros tenemos dignidad y porque nosotros no aceptamos que en Washington se decida el destino de Venezuela”. 

A pregunta de CLARIDAD de ya retirado de la OEA cuál es la estrategia a nivel internacional que seguirá Venezuela, Moncada expresó; “Para nosotros salirnos de la OEA es un camino de liberación puesto que la OEA se había convertido en una especie de tribunal de inquisisión, una sala de castigo donde como en el pasado han hecho con tantos paises” y recordó las agresiones a otros países como Guatemala, Républica Dominicana, Panamá y otros. 

Hizo la anotación de que a la OEA le quedan dos años durante los cuales el citado organismo va a querer seguir actuando o pretendiendo que Venezuela pertenece a este. El canciller venezolano dijo que hay otros organismos multilaterales como la CELAC al cual acudir aunque reconoció que es un organismo mucho más débil porque la CELAC trabaja sobre la base del conseno y cualquiera de sus miembros puede romperlo cuando le da la gana cosa que ha sucedido. Aunque por otro lado Estados Unidos no forma parte de la CELAC. 

Sin embargo, reparó que en la última reunión de la CELAC, en El Salvador un grupo de países amigos expresó su deseo de trabajar con Venezuela. Respecto a la disposición de que el asunto se vea en la ONU dijo que Venezuela está dispuesta pero “no queremos con trampa, no queremos que nos lleven con mentiras”. El canciller Moncada indicó que esperan hacer un un trabajo muy grande en la ONU y admitió que en este foro tienen una pequeña manera de incidir debido a que todavía por los próximos tres años Venezuela es quien preside el bloque de los países no alineados de la ONU. 

“Ese es uno de los micrófonos por decirlo así para trabajar, explicar al mundo la situación lo que queremos es que no manipulen, sabemos que en la ONU se les va a hacer más difícil porque ahí no es el gato sentado con los ratones ahí la cosa es más diversa”.

  (7) Comentarios




claritienda Del desorden habitual