Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Universidad de Puerto Rico sin número oficial de bajas en matrícula

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Gabriela Ortiz Díaz

Publicado: jueves, 16 de noviembre de 2017

En la mayoría de los recintos de la Universidad de Puerto Rico (UPR) reiniciaron las clases hace ya dos semanas, luego de haberse suspendido las labores por el paso del huracán María. 

Tras conversaciones con varios profesores y profesoras de diferentes recintos, se puede generalizar que la asistencia del estudiantado a las salas de clase asciende al 90 porciento. Docentes de los campus de Humacao, Río Piedras y Mayagüez, le aseguraron a este medio que, aunque es muy difícil impartir clases sin los servicios básicos que requiere un campus universitario para un funcionamiento óptimo, los y las estudiantes se han reportado a sus salones. 

A pesar de que CLARIDAD realizó las llamadas correspondientes para conocer el por ciento oficial de bajas totales en el sistema UPR, en la Oficina de Presidencia aún no cuentan con esta cifra porque no han podido comunicarse con todos los recintos.  

Sin embargo, Nelson Rivera, profesor de Humanidades e Historia del Arte en el recinto de Humacao, comentó en entrevista que la asistencia a sus clases ronda entre el 90 y 95 porciento. Esto, teniendo en cuenta que la región este fue una de las más afectadas luego de María y que más del 70 por ciento de los estudiantes que son atendidos en este campus están bajo el nivel de pobreza federal y vienen de familias que lo perdieron todo. 

“Al contrario, algunos me han dado ánimo”, contestó el profesor a preguntas sobre cómo se puede trabajar sin las condiciones habituales. “Los jóvenes tienden a acoplarse; los profesores son los que están por el techo”, continuó Rivera en clara evidencia de que los docentes se han tenido que “romper la cabeza” buscando alternativas para dar clase. En el caso de él, ir a Río Piedras y pagar para obtener 80 copias del ensayo que discutiría con sus alumnos fue una de las alternativas. También, comprarles mascarillas a sus estudiantes para que pudieran estar dentro de los salones llenos de hongos. 

El recinto de Humacao fue uno de los más afectados; los daños ascendieron a 32 millones, según expresó públicamente el rector interino de este campus, Héctor Ríos Maury. A pocos días del paso del huracán se supo que la mayor parte de las pérdidas dejadas por este fenómeno atmosférico se centraban en la infraestructura física, la vegetación y el baluarte ecológico de la unidad humacaeña. 

“Da miedo; uno entra ahí y se sobrecoge”, opinó Rivera sobre lo que siente cuando acude, a casi dos meses de la tragedia natural, a su centro de trabajo. 

Aún sin servicio de energía eléctrica ni de conexión a Internet, a juzgar por Nelson Rivera, el país necesitaba que el sistema UPR retomara sus tareas por dos razones: la Universidad cerrada por más tiempo hubiese encaminado los planes de privatización que vienen acechando al sistema y hubiese acrecentado el sentimiento general de un país estancado. 

Para este profesor de historia del arte, es frustrante querer cumplir con su compromiso de educar a la juventud y no poder hacerlo como acostumbra, pero aunque haga calor, no haya sistema de energía eléctrica, no esté funcionando la reserva digital de la Biblioteca u otros servicios tecnológicos, es necesario mantenerse firme con su responsabilidad social. 

 

  (0) Comentarios




claritienda Partiré