Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Alertas organizaciones ante cierre arbitrario de escuelas

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Gabriela Ortiz Díaz

Publicado: martes, 24 de abril de 2018

El plan de la secretaria de Educación, Julia Keleher, de cerrar 238 escuelas para el próximo año escolar merece una reestructuración y otro análisis antes de implementarse, según anunció el pasado sábado la propia primera ejecutiva del Departamento de Educación (DE). 

Luego de que se mantuviera firme en que su propuesta de cerrar escuelas era irreversible, Keleher junto a su comité evaluador ha tenido que detenerse a estructurar mejor el plan, aunque la secretaria aseguró que el análisis que llevó a la lista de 283 escuelas fue uno complejo que tomó en cuenta varios factores que fueron estudiados por diferentes comités integrados por profesionales de educación, estadísticos, miembros de la comunidad escolar, así como los alcaldes y legisladores que aceptaron la invitación a formar parte del proceso. 

“Entre muchos aspectos tomados en cuenta, está la merma en estudiantes tras el éxodo de sus padres y familiares. Entre mayo 2017 a agosto 2018, se han producido y se proyecta una disminución de cerca de 40 mil estudiantes”, sostuvo por escrito la titular del DE. 

Además, Keleher certificó que el DE abrió espacio para escuchar algunos argumentos sobre varias de las escuelas, “lo que nos han llevado a ponderar varias de las determinaciones ya tomadas”. 

Sin embargo, el pasado viernes 20, grupos de padres, madres y maestros de diferentes escuelas de la Isla llegaron hasta las escalinatas del Capitolio en respuesta a la convocatoria realizada por la Federación Amplia en Defensa de la Educación Pública (FADEP). Allí, desde temprano en la mañana, reclamaron a la secretaria la falta de consulta a las comunidades escolares ante la decisión de cerrar planteles. 

“No nos han dado razón para el cierre ni nos han visitado”, dijo María L. Cintrón, maestra de la escuela elemental Felipa Sánchez de Naranjito, con matrícula de 110 estudiantes.

Para Eva Ayala, portavoz del gremio magisterial Educamos y participante de la manifestación, las comunidades apenas están despertando a la posibilidad de que sus escuelas sean cerradas, por lo que anticipa que el movimiento seguirá creciendo. Precisamente, han sido múltiples y variadas las protestas organizadas por las comunidades escolares: cadenas humanas frente a los planteles, pancartadas, marchas, piquetes, firma electrónica de peticiones. 

Como parte de la manifestación convocada por FADEP, representantes de las distintas escuelas presentes intentaron entrar al Capitolio para hacerles llegar a los presidentes legislativos una resolución firmada que indicaba las razones por las cuales se oponían al cierre arbitrario de escuelas. No obstante, vieron frustrada su intención de entregar el documento personalmente cuando las puertas de acceso al Capitolio fueron tapadas con fuerzas policiales.

El ayudante especial del Presidente de la Cámara, William Estrada, y la Ayudante Especial de la Oficina de Asuntos Públicos del Senado, Aurelis Colón, llegaron hasta los manifestantes para recibir la resolución después de intensas gestiones. 

“Estamos dispuestos a encadenarnos frente al Capitolio, en La Fortaleza o en las escuelas para que se nos escuche”, expresó Lemuel Mercado, padre de dos alumnos de una escuela en San Germán y quien llegó hasta las inmediaciones del Capitolio en defensa de la educación pública para sus hijos y su comunidad.

  (0) Comentarios




claritienda Cuatro Carteles patrióticos