Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

CLARIDADES: Carta de Elmer Ellsworth al presidente Roosevelt

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)

Publicado: martes, 24 de abril de 2018

Señor Presidente:

 

Tengo entendido que se le está presentando a usted una petición de clemencia para los ocho prisioneros nacionalistas, encabezados por el Dr. Albizu Campos, que cumplen en la prisión de Atlanta por conspiración sediciosa. Como miembro del Jurado que rindió el veredicto de culpabilidad, considero mi deber presentarle ciertos datos en conexión con las deliberaciones, los cuales tal vez puedan servirle para pesar mejor los méritos del fallo de culpabilidad.

Inmediatamente después que el Jurado se retiró a deliberar, me encontré solo entre los doce hombres en mi oposición a un fallo de culpabilidad.

En ocho horas de discusión, la voluminosa prueba se redujo a cuatro puntos: primero, un discurso del Dr. Pedro Albizu Campos; segundo, una resolución del Partido Nacionalista; tercero, un artículo escrito en el periódico del Partido por uno de los acusados; y cuarto, una hoja suelta firmada por dos de los acusados. Finalmente, convine con el resto del jurado en que si el juez Cooper consideraba que esta prueba constituía una violación a la ley, yo votaría por la condena.

Ellos, por su parte, accedieron a que si el Juez consideraba que esta prueba no constituía conspiración, votarían por la absolución. Nos pusimos de acuerdo en cuanto a la manera de formular la pregunta, y el presidente del jurado la planteó al Juez en audiencia pública. Al contestar la pregunta, el Juez usó un lenguaje tan evasivo, que me vi obligado a levantarme del banco de jurado y preguntarle si la contestación era sí o no. Confrontado con la necesidad de dar una respuesta categórica, respondió finalmente en la afirmativa.

El jurado se retiró a deliberar nuevamente y trajo un veredicto en armonía con lo que se había acordado. Al hacer esta declaración en cuanto a la deliberación del jurado, no puedo evitar decirle que mis compañeros del jurado parecían estar motivados por un fuerte, quizás violento, prejuicio contra los nacionalistas y estaban decididos a declararlos culpables, independientemente de la prueba. Diez de los jurados eran norteamericanos residentes en Puerto Rico, y los dos puertorriqueños estaban íntimamente ligados a intereses económicos norteamericanos. Por la composición del jurado es evidente que los nacionalistas no tuvieron, no podían tener, un juicio imparcial.

 

Fuente: Libro Cecil Snyder

Autor: Luis Rafael Rivera

 

Nota:  Elmer Ellsworth fue un estadounidense residente de Puerto Rico dueño de la hospedería Treasure Island en Cidra y amigo cercano de Luis Muñoz Marín. Ocupó un escaño en la Cámara de Representantes en representación del Partido Popular.

 

  (0) Comentarios




claritienda La contrarrevolución cubana