Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

MIRADA COOPERATIVISTA ¡Sí, tu dinero está en las mejores manos!

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Mildred Santiago Ortiz

Publicado: miércoles, 31 de mayo de 2017

La incertidumbre que se cierne sobre el país ensombrece todo nuestro quehacer diario y las cooperativas no son la excepción. Por lo tanto, es lógico que surjan preguntas sobre la estabilidad del sistema, la seguridad de los dineros ahorrados y el futuro de las cooperativas. 

Las malas noticias que impactan diariamente nuestra vida como pueblo en aspectos como nuestro futuro político, la calidad de la educación, la crisis económica, la salud, la vivienda, la seguridad alimentaria, los sistemas de retiro, entre otros tantos son terreno fértil para el pesimismo. La imposición de una Junta Fiscal con poderes absolutos, lejos de estimular nuestras capacidades para capear el temporal, nos saca en cara las debilidades inherentes al estado de indefensión al cual nos ha llevado nuestra clase política. 

Ante esa atmósfera de impotencia e incertidumbre nuestro pueblo es profunda y claramente consciente de la formidable reserva ética que representa el sistema cooperativo puertorriqueño y de su capacidad para hacer que este país se ponga sobre sus pies y camine airoso hacia su propia realización. Su estructura profundamente democrática y participativa, la identificación del bienestar del ser humano como el eje principal de su actividad, el conjunto de valores y principios que lo identifican, la transparencia e información continua a sus socios, su capacidad de movilización en defensa de lo alcanzado y el arraigo en el quehacer cultural, deportivo y comunitario de su entorno, así lo aseguran. Por si fuera poco, llevan años planificando y tomando medidas dirigidas a salvaguardar el patrimonio levantado por la confianza del pueblo. Los cooperativistas están organizados son el vivo ejemplo de lo que son capaces de hacer los ciudadanos cuando, a pesar de diferencias (ideológicas, religiosas, otras), se juntan por un objetivo común. 

El impacto de la adquisición de bonos del gobierno de parte del sector financiero cooperativista es un asunto que se ha trabajado consecuentemente velando por la estabilidad del sistema. Llevan años ensayando escenarios, discutiendo en asambleas las situaciones y los estados financieros e informando a sus socios dueños. Han creado reservas, impulsado legislación favorable, cabildeado y desarrollado estrategias diversas en favor. El celo con la transparencia en la Corporación para la Supervisión y Seguro de Cooperativas está presente en cada paso que dan porque ese es el seguro que garantiza a todo socio sus acciones y depósitos hasta 250 mil dólares. 

Una trayectoria de más de 144 años y en el sector financiero de sobre 70 en servicio a los sectores más necesitados es la prueba fehaciente de su potencial y fuerza. El colocar a COSSEC bajo el dosel de la JSF es un desacierto que los cooperativistas no pasan por alto y miran de cerca muy vigilantes, en especial de las medidas que habrán de impactarles. En todo su accionar en protección del sector han realizado propuestas dirigidas a salvaguardar cualquier impacto lesivo al sistema con el fin principal de continuar sirviendo, como se han mantenido. Es un movimiento organizado, activo y muy militante que está inmerso en procesos constantes de trabajo con un solo pensamiento en mente: servir y no fallar a la confianza del pueblo. 

Ante la duda saluda, dice un viejo refrán y anteponemos que, ante la duda acuda, visite a su cooperativa, ausculte, pregunte y verifique cualquier información. En casi todos los pueblos hay una cooperativa de ahorro y crédito que recibe cientos de personas diariamente que salen esperanzados y con solución a sus necesidades. Cada día hay más interés en la ciudadanía en conocer el cooperativismo de cerca para identificar formas nuevas de emprender actividades socioeconómicas. Hoy más que nunca hay que estar al lado de los nuestros, de organizaciones gestadas desde la pobreza y la necesidad dirigidas por dignos representantes de nuestro pueblo trabajador. Lo demás es harina de otro costal. Por eso contesto, sin temor alguno: ¡Sí, tu dinero está en las mejores manos!

 

Comentarios a: mildredkairo@gmail.c

 

  (0) Comentarios



claritienda El Mapa