Cuba BB
Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Siembra optimista para cosechar seguridad alimentaria

La primera mujer en ocupar el cargo de Secretaria de Agricultura, Myrna Comas Pagán, aseguró que todas las encomiendas para incrementar la seguridad alimentaria del país son posibles.
Foto por: Alina de Lourdes Luciano/CLARIDAD
Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Cándida Cotto

Publicado: martes, 5 de febrero de 2013

El desarrollo y adopción de alta tecnología para la producción agrícola, el desarrollo de los mercados institucionales, el aumento en la seguridad alimentaria y el aumento de la exportación de productos agrícolas del país, es parte de la encomienda que ha recibido la nueva secretaria del Departamento de Agricultura (DA), la agrónoma Myrna Comas Pagán.

La primera mujer en ocupar el cargo de Secretaria de Agricultura, quien se desempeñaba como profesora de Economía Agrícola en el Recinto de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico (UPR), aseguró en entrevista con este semanario que todas esas encomiendas son posibles.
Comas Pagán, reconocida por su trabajo como especialista en el Servicio de Extensión Agrícola (SEA) y una de las personas que más ha estudiado el tema de la seguridad alimentaria, destacó que “lo más importante que se vende en el mundo entero es la comida y cuando a nivel mundial se perciben unos riesgos para la producción de alimentos, es importante que estemos analizando esa situación”.

La Secretaria indicó que ya se trabajó un plan de acción donde se identificaron unas estrategias para cumplir con cada uno de los objetivos mencionados. “Lo vemos viable, sentimos un compromiso desde el Ejecutivo, hasta los agricultores y obreros agrícolas. Hay mucho entusiasmo, hay muchos deseos de trabajar y de levantar la agricultura del país”.

Entre sus primeras =gestiones, Comas Pagán dijo que ya ha tenido dos reuniones con sobre 200 agricultores de la montaña, donde hubo productores de café, hortalizas cítricos y farináceos. Enumeró que algunas de las necesidades y preocupaciones más urgentes presentadas por los agricultores fueron los problemas de robo, los incentivos que otorga el Departamento, los cuales se necesita que se agilicen, la falta de obreros y el mercadeo de los productos.

También tuvo otro conversatorio con los agricultores del área de Salinas, principalmente del renglón de hortalizas, quienes presentaron su preocupación por la disponibilidad de los terrenos agrícolas, por los cánones de arrendamiento, por la lentitud con que se movían los contratos en la Autoridad de Tierras y por el financiamiento. Comas Pagán dijo que ella ya estaba consciente de los atrasos que hay en la otorgación de contratos y que ha encontrado contratos con atrasos de 8 a 14 meses que no se habían firmado desde que se dio la transacción. “Ya se dieron las instrucciones para que no pase más de 60 días en firmarse los contratos”. Sobre el financiamiento, reconoció, que no es fácil conseguir financiamiento para empresas agrícolas y que ya se le llevó la preocupación a la Presidenta del Banco de Desarrollo Económico de quien dijo que ya está atendiendo el asunto.

Además de las reuniones sostenidas, Comas Pagán reclamó que tiene en agenda reunirse cada dos semanas con diferentes grupos de agricultores. De esas reuniones en agenda, una es con los agricultores del Valle de Lajas y la otra con compradores de café, aunque observó que los pescadores y los ganaderos, son otros de los grupos con quienes urge reunirse. “Entendemos que es necesario desarrollar un plan de acción basado en necesidades y las personas que nos pueden dar esas necesidades son los agricultores”, reconoció.

En términos del DA, la agrónoma señaló que uno de los problemas que dificulta dar servicios es, precisamente, la falta de empleados como agronómos y otro personal de apoyo administrativo, provocado por la aplicación de la Ley 7 y la Ley 70,  situación que se está. Otro asunto bajo evaluación es lo que tiene que ver con el arrendamiento de terrenos. “Es una situación que nos preocupa porque la tierra es la base de la producción agrícola y si no se tiene los terrenos no se va a tener con qué producir”.

En términos del presupuesto, aunque no precisó, dijo que la agencia tiene un déficit presupuestario millonario.

Más producción, más seguridad alimentaria
La Secretaria de Agricultura destacó que lo más que se necesita –aparte de la tierra y el financiamiento para levantar la agricultura– es sustituir la importación de productos.
“Se ha creado la impresión de que siempre el producto importado es más barato que el producto local. Esa imagen la tenemos que cambiar porque eso necesariamente no es así. Queremos crear conciencia en el consumidor puertorriqueño de la importancia de consumir productos del país porque no sólo son más nutritivos, realmente son los más frescos que va a conseguir en el mercado y a través de esas compras está aportando a la seguridad alimentaria del país porque está promoviendo a que se produzcan más alimentos y eso nos da más seguridad. En la medida en que nosotros dependemos de productos importados, perdemos seguridad, no tenemos control de los mercados internacionales y cualquier cosa que pase fuera del mundo no vamos a tener control sobre ello. Si nosotros somos capaces de tener control sobre nuestros alimentos aumentamos la seguridad alimentaria”, manifestó la funcionaria, quien posee un doctorado en Comercio Internacional de la UPR, Río Piedras.

Ante esa realidad y de que el país importa el 85 por ciento de los alimentos que consume, Comas Pagán sostuvo que todos los sectores de nuestra actividad agrícola tienen la oportunidad de prosperar. “En ninguno de los sectores producimos más del 50 por ciento de lo que nos comemos. Hay un margen de expansión tan grande que prácticamente todos los sectores tienen potencial. Nosotros hemos comenzado a trabajar con hortalizas porque tenemos un compromiso de suplir los mercados institucionales”. Los mercados institucionales son los comedores escolares, el Sistema de Corrección y otras instituciones del estado. Dio el ejemplo de que en el sector de hortalizas la demanda se puede generar en dos o tres meses. Otros sectores con potencial son la industria lechera, que es nuestra industria agrícola principal, los sectores de carne, los sectores de farináceos, donde por años fuimos autosuficientes.

Comas Pagán aclaró que la gente confunde seguridad alimentaria con hambre o hambruna. El hambre o la hambruna, definió, es una condición crítica de inseguridad alimentaria. Según expuso, en el caso de Puerto Rico sí hay inseguridad alimentaria, a la luz de sus cuatro dimensiones. Uno, dependemos del 85% de alimentos que recorren miles de millas para llegar a nuestra mesa, los cuales en ese recorrido pierden sus valores nutricionales y su frescura. Dos, la accesibilidad, muchos puertorriqueños tienen acceso a alimentos nutritivos porque participan de programas institucionales. Tres, en términos del uso de los alimentos estamos consumiendo alimentos con altos contenidos de sales y azúcar que no son nutritivos y que están causando serios problemas de salud, y Cuatro, la estabilidad de los sistemas. “Nosotros pertenecemos como a una plaza del mercado mundial para la cual no tenemos ningún control porque Puerto Rico no tiene ningún control sobre los mercados en los países asiáticos, en los Estados Unidos.  Cualquier cosa que pase allá no vamos a tener forma de resolverlos. Ante ese panorama, tenemos que tomar medidas”.

Una forma de combatir esta situación es aumentando la producción agrícola local, reiteró. “En la medida en que aumentemos producción disminuye la inseguridad. Se va a estar trabajando con distintas campañas para promover el consumo de los productos y cambiar los hábitos de alimentos y en términos de la estabilidad de los sistemas, en la medida en que seamos capaces de producir nuestros alimentos vamos a tener más control de los sistemas y vamos a poder ser más efectivos”. En esta parte, reveló que ha estado dialogando con importadores y distribuidores de alimentos para que se inserten en este proceso. Según la Secretaria, los importadores y distribuidores están conscientes de la situación y pese a que observó que es lógico de que éstos velen por sus negocios, acotó “hay la esperanza, el deseo de dialogar”. Reparó en que les hizo saber a los importadores y distribuidores que deben de comprar a nuestros agricultores a precios justos.

No obstante, trajo a la atención que no se puede sustituir el 100 por ciento de las importaciones porque no hay la capacidad y los terrenos no son suficientes para ser autosuficientes, pero si en efecto se sustituye parte de las importaciones se contribuye a la seguridad alimentaria.

Como ejemplo del potencial de crecimiento agrícola, Comas Pagán narró que en la reunión con los agricultores de Salinas, éstos expresaron que estaban listos para expandir sus siembras, que lo que necesitaban era el mercadeo. En la zona sur es donde hay una mayor variedad de producción, comparada con la zona norte que es donde se concentra la producción de leche. En el caso de la montaña, comentó que la gente piensa sólo en café pero la verdad es que hay una diversidad de productos.

“En términos generales las personas que más seguridad alimentaria tienen en Puerto Rico son los de la montaña, debido a que producen café, cítricos, plátanos y hay quienes producen hasta papas y arroz. He hecho un sondeo con agricultores de la montaña, Las Marías, Jayuya y presentaron que ellos producen el equivalente a $50 dólares per cápita semanales de alimentos en sus fincas, lo que quiere decir que se economizan $200 al mes en el supermercado”.

  (2) Comentarios



claritienda Mirando desde adentro