Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentarios

Puerto Rico tiene problemas que van más allá de la deuda

Perfil de Autor

Por Cándida Cotto

Publicado: miércoles, 9 de mayo de 2018

 

ccotto@claridadpuertorico.com

 

A juicio del economista experto en procesos de reestructuración de deuda, Martín Guzmán, tanto el plan fiscal elaborado por el gobierno de Puerto Rico, como el plan fiscal (PFG) preparado y certificado por la Junta de Control Fiscal (JCF), son ambos documentos ambiguos y engañosos respecto al futuro económico de Puerto Rico.

El investigador de la Escuela de Negocios de Columbia University, Nueva York, hizo los señalamientos en una presentación a la Prensa, auspiciada por la organización Espacios Abiertos (EA). Las conclusiones están contenidas en el Análisis de alivio de deuda que necesita Puerto Rico para restaurar su sostenibilidad (Debt Sustainability Analysis, DSA), redactado junto al Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, ambos han estado estudiando la crisis de Puerto Rico, en vías de recuperar la sostenibilidad de la deuda, desde el 2017, comisionado por EA. 

En primera instancia el Dr. Guzmán expuso que hay un consenso casi absoluto entre economistas de que la carga de la deuda pública ($70 mil millones) le impide a Puerto Rico poder recuperarse y que es a esta deuda que responde la Ley Promesa. Agregó que es sabido que no se podía resolver la crisis sin marcos legales adecuados por lo que el objetivo de “Promesa” es que haya un marco “adecuado” para resolver la crisis y el país vuelva a tener acceso a los mercados capitales. En esa línea indicó que el objetivo central del plan fiscal debe ser entonces proponer una plataforma que siente las bases de una reestructuración de deuda adecuada. “Si no hay reestructuración de deuda la carga de deuda que se enfrenta seguirá haciendo imposible la recuperación”, afirmó.

El Dr. Guzmán explicó que su análisis está dirigido a juzgar si el plan fiscal, tanto el preparado por el Gobierno de Puerto Rico, como el preparado y certificado por la JCF, y las acciones de la Junta, están en función de ser capaces de reducir los niveles de deuda de Puerto Rico a niveles que sean sostenibles. A niveles que dejen de crear una dinámica económica y socialmente inestables. 

En esa dirección expuso que Puerto Rico tiene un problema que va mas allá de la deuda y es que ha tenido y tiene una estructura económica productiva que no genera las condiciones para un crecimiento económico que permita pagar la deuda. Esto significa el que si sólo se reestructura la deuda y no se hace algo más para transformar la economía en su conjunto, al tiempo se continuará con una economía decadente que sólo traerá nuevos problemas. 

“O se aceptan niveles de consumo, gastos menores para siempre, la sociedad puertorriqueña necesita que haya una reestructuración de deuda que lleve la carga actual de deuda a niveles sostenibles y no estrangule la economía y la sociedad, pero eso solo no alcanza. De cualquier manera la misión de la Junta es de recuperar los accesos a los mercados capitales”, reconoció. 

El economista reiteró que el PF es la la base, del enfoque del modelo económico que se seguirá para resolver la crisis de deuda. Trajo a la atención que en marzo del año pasado se certificó un PF que no estaba generando las condiciones para que el país se recuperara, no sentaba las bases para luego llevar a cabo una reestructuración. El Dr. Guzmán calificó de fallido este PF por considerar que estaba basado en un conjunto de supuestos que no estaban alineados con la teoría económica y con lo que la evidencia empírica sugiere que es sensato. 

En particular señaló que el paso del huracán María también contribuyó a generar consenso de que el PF anterior debía ser reformulado. Dio a entender y lamentó que la JCF haya dejado perder esta oportunidad y por el contrario certificó un PF que no sienta las bases para un påoceso de reestructuración de deuda adecuado. El Dr. Guzmán describió que el PF de la JCF deja cierta ambigüedad con respecto a lo que va a ocurrir con la reestructuración de la deuda, lo que implica riesgos fuertes para el futuro de Puerto Rico. 

El economista rebatió el supuesto que sugieren ambos planes fiscales de que un huracán sea un factor económico positivo. El Dr. Guzmán comentó que se sabe que los huracanes en general no son bendiciones, por lo que post un huracán una quita a la deuda no debe ser menor a un 90%. Pero esto no es necesariamente lo que implica el PF certificado y precisó que en ambos planes fiscales se modela que los huracanes, en particular María son un shock netamente positivo. 

Explicó que el PF anterior tenía algo llamado, un escenario base para el crecimiento del producto nacional bruto (PNB) real. El escenario base lo que denotaba era cómo le iba a ir a Puerto Rico en ausencia de cualquier nueva política económica y no había reformas estructurales. El huracán entonces lleva a una revisión de ese escenario. De acuerdo al Dr. Guzmán el PF presentado por el Gobierno el 5 de abril y el certificado por la JCF en el escenario base luego de los huracanes, se dice que se estará mejor de lo que se estaba antes de los huracanes. 

Ambos planes lo que están es suponiendo que la ayuda federal estará mas que compensando el efecto destructivo de los huracanes. “Eso en mi visión es obsesivamente optimista”, expresó. Continuó que en los planes fiscales (gobierno y JCF) lo que se hace es proyectar líneas de crecimiento comparando a la Isla con otras jurisdicciones que han sido impactadas por huracanes, en ambos se dice por qué –supuestamente– la Isla es bastante parecida a otras jurisdicciones. 

“Eso es engañoso y tramposo porque la comparación no hay que hacerla con respecto a cero, Puerto Rico ya estaba en una trayectoria decreciente, el punto de comparación sensato no es el cero, no es cómo le iba a Haití, es cómo le iba a Puerto Rico si no hubiera huracanes. Esto es trampa, vender que se está haciendo algo parecido en otras jurisdicciones”, denunció. 

Destacó que el problema que conllevan estas comparaciones es que llevan a proyecciones excesivamente optimistas y se terminan utilizando como medida de la capacidad efectiva de pago. Eso implica entonces que se va a sobreestimar cuál es la capacidad de pago y el riesgo que esto implica es que se termine haciendo una reestructuración de la deuda y una quita menor a la necesaria, que se programen pagos mayores a los que la Isla pueda afrontar. Prosiguió que el PF certificado continúa forzando políticas de austeridad y continúa subestimando sus efectos y al subestimar el impacto que éstas tienen, en el caso de que se obtenga un superávit antes de que se reestructure la deuda, el resultado será un “salvataje” para los bonistas, acreedores. 

Reiteró que tanto el plan anterior, como el certificados son excesivamente optimistas sobre las consecuencias de las medidas de austeridad, e igual lo son sobre las consecuencias que tendrán las reformas estructurales. Apuntó que las reformas estructurales son costosas y dolorosas y que van en la dirección contraria de lo que se alega en el PF, y que en el contexto actual de Puerto Rico, en el cual hay tanta incertidumbre para todos los agentes que forman parte de lo que produce actividad económica es muy difícil pensar que hasta tanto no se resuelva la crisis que está afectando la inversión, que está afectando la capacidad de vender productos, “es excesivamente optimista pensar que las reformas estructurales pensadas no tendrán ningún efecto negativo y sólo efectos positivos sobre la tasa de crecimiento del PNB de forma permanente”. Esta suposición de que va haber una recuperación sostenible –dijo– es un supuesto dudoso. 

El Dr. Guzmán llamó la atención a que en el PF certificado por ahora no se compromete ningún pago específico al pago de la deuda. Una vez más el peligro de esto es que como los superávits proyectados no están “comprometidos”, este dinero entonces se dirija a pagar la deuda bajo la premisa de que habrá un crecimiento sostenible. No obstante recordó que ese crecimiento proyectado no está alineado con lo que la teoría económica y evidencia empírica nos sugiere. 

¿Cuál sería el riesgo de que esos superávits primarios se asignen al pago de deuda?

El riesgo es sencillo, el llamado superávit, que no es otra cosa que el dinero de la ayuda federal, se usará para pagar la deuda y después no habrá dinero para la recuperación y se perderán los fondos que en lugar de ir a parar a la sociedad puertorriqueña para hacer las políticas que se necesitan para recuperarse, una buena parte de los fondos terminarán en las manos de los bonistas. El Dr. Guzmán concluyó que la teoría que está sugiriendo el PF certificado es un salvataje implícito para los bonistas. 

 

 

  (0) Comentarios




claritienda Lidio Cruz