Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Las imágenes excluidas

Ratas
Foto por: Suministrada por el autor
Ver foto galeríaVisita la foto galería (7)
Perfil de Autor

Por Lowell Fiet

Publicado: miércoles, 9 de mayo de 2018

Después de tantos ejemplos a través de los años, todavía encuentro difícil imaginar cuán mediocres son los medios noticiosos comerciales en Puerto Rico. Me refiero principalmente a las noticias televisadas pero tampoco puedo excluir las de los periódicos impresos y en línea. Su cobertura de la Marcha del Pueblo del primero de mayo pone en relieve su naturaleza sensacionalista y francamente amarillista y se convierten en explotadores del mismo pueblo que fijen mantener informado. 

Esto no es nada nuevo. Los dueños de los medios pertenecen a la misma clase y cultura política y económica de los gobernantes y administradores que crearon la deuda de miles de millones y que van a beneficiarse de las acciones de sacrificar (aún más) educación, salud, vivienda, servicios sociales, pensiones, etc. que tomará la Junta de Control Fiscal para pagar la deuda. Por eso, los medios montan un escenario que invita escenas sensacionalistas de conflicto y violencia (incitadas por su presencia y la enorme y costosa presencia policiaca) y excluyen imágenes que representan lo que la gran mayoría de los participantes de la marcha experimentaron que eran las opuestas a las que aparecieron en las pantallas chicas del país.

Especialmente excluyeron las imágenes de la disciplina, creatividad e inteligencia artística de grupos de teatro y performance como Agua, Sol y Sereno, Papel Machete y los Policías Payasos. ¿Dónde apareció la comparsa de los artistas que protestaron la falta de respeto por la creación artística-cultural mostrada por la destrucción del arte público de Antonio Torres Martinó? Y ¿los gestos individuales de artistas, performeros y participantes que se expresaron creativamente y con discursos claros y entendibles por la ruta entre Río Piedras y Hato Rey? 

Desde por lo menos Troya ‘98 de la marcha del 25 de julio en Guánica (aunque mucho antes) y especialmente con el Paro Nacional de noviembre de 2009 y la huelga estudiantil de 2010, el teatro callejero puertorriqueño ha desarrollado una complejidad excepcional de expresión plástica y corporal y de precisión crítica social y política. Representan dentro de su función como teatreros callejeros una obra de clase mundial. 

Siguiendo las pautas de artistas como Antonio Martorell, Rosa Luisa Márquez, Maritza Pérez Otero y Deborah Hunt y del famoso Teatro Bread and Puppet de Estados Unidos, Los jóvenes del ’98, Agua, Sol y Sereno, Papel Machete, los Policías Payasos, Y no había luz y otros han entrado en los debates más importantes del país con una coherencia estética y discursiva mucho más convincente que los discursos oficialistas políticos o los informes parciales y excluyentes de los medios noticiosos comerciales. 

Aquí documento varios de estos gestos en fotos.

  (0) Comentarios




claritienda Luzbella