Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Torneo Elliott Castro en Capetillo

Ver foto galeríaVisita la foto galería (4)
Perfil de Autor

Por Elga Castro Ramos

Publicado: miércoles, 5 de julio de 2017

Bajo un sol candente, el sábado 30 de junio se reunieron unos 30 jóvenes de la comunidad de Capetillo en Río Piedras a jugar baloncesto en el Torneo Elliott Castro. Esta fue una iniciativa de los jóvenes quienes sintieron la necesidad de devolver en alguna medida a Elliott todo lo que le ha dedicado a la comunidad. Y es que Elliott en los últimos años ha volcado su poco tiempo libre a sembrar y colaborar en algunas comunidades del País, como Capetillo, La Perla, El Barrio Venezuela, Sábana Seca, entre otras. 

El ambiente era uno de camaradería y solidaridad con Elliott, pero en la cancha había mucha intensidad. Se jugaron unos 11 encuentros de “3 pa’ 3” y no solo había un buen nivel de baloncesto, sino que se jugó con mucha seriedad y respeto al juego. Allí, se vendieron empanadillas y refrigerios para recaudar fondos, además del costo de la inscripción.  Hasta el exprisionero político Oscar López Rivera se dio la vueltita para apoyar a los jóvenes y a Elliott.

Capetillo es una de las comunidades que se beneficia del Proyecto CAUCE (Centro de Acción Urbana, Comunitaria y Empresarial) de Río Piedras, adscrito a la Oficina de Rectoría de la Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras. Uno de los proyectos principales es el Huerto, Vivero y Bosque Urbano de Capetillo, el cual visitamos en uno de los intervalos entre juegos y pudimos disfrutar de espinaca fresca y del vivero, además de un espacio dedicado para niños. 

Al final del día, más que el dinero recaudado, la satisfacción provenía de ver y experimentar los frutos de años de colaboración, que aunque Elliott no dedica su labor comunitario para recibir nada a cambio, sí siempre menciona cómo le llena el amor y el cariño y sobre todo ver que se están haciendo cosas, ya sean deportivas, infraestructura, de los niños, etc.  Como mencioné al principio,  Elliott se ha dedicado a sembrar amor, solidaridad, sentido de comunidad y patria; y el sábado, no solo brotaron espinacas y tomates, sino que germinó el cariño y el agradecimiento genuino de la gente de Capetillo con él, de la mejor manera que existe de dar Gracias, con un gesto y un acto de corazón, como fue ese Torneo. 

A ustedes en Capetillo, ¡GRACIAS!

  (0) Comentarios



claritienda La contrarrevolución cubana