VIII Cena Gala

Opinión / Comentario

Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Ya veremos

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Carlos Gallisá

Publicado: martes, 26 de agosto de 2014

A lo largo de la lucha de independencia hemos cometido frecuentemente el error de menospreciar lo menos en aras de lo más. Usando términos métricos para precisar esos errores en el plano político, en muchas ocasiones hemos rechazado avanzar diez pies y nos imponemos un brinco de veinte. La inmensa mayoría de las veces nos quedamos donde mismo estábamos, sin avanzar los diez ni los veinte.

Una cosa es aspirar a lo máximo, lo cual debe ser siempre nuestra meta, y otro cantar es cómo vamos labrando ese camino para hacer realidad nuestra aspiración. Si en cada tramo de ese camino la apuesta es todo o nada, la experiencia nos dice que el nada se ha impuesto la inmensa mayoría de las veces. Esa actitud o conducta del “todo o nada” es producto de un purismo que inmoviliza y que nunca alcanza a ver los matices o rasgos distintivos en el movimiento político.

El actuar de esa forma en nuestra práctica política contradice también la política de alianzas que hemos establecido como una necesidad para lograr la descolonización de Puerto Rico. Después de oír algunas voces del independentismo en días recientes, me parece que, aunque suene como una perogrullada, hay que recordar que las alianzas se dan entre personas y organizaciones que piensan distinto pero que tienen puntos de convergencia.

Nada de lo dicho hasta aquí es nuevo. Lo hemos hablado y discutido por muchos años a nivel personal, en seminarios y en la base y dirección de las organizaciones independentistas. Decimos que estamos de acuerdo pero no lo internalizamos y lo hacemos parte de nuestra práctica política.

Todo lo dicho antes tiene relación con lo que hemos oído y leído de distintas voces del independentismo en torno a las expresiones de Aníbal Acevedo Vilá sobre la necesidad de “refundar” el estado libre asociado.

Medir a Aníbal con la vara independentista, como se ha hecho por gran parte de los independentistas que se han expresado, es un grave error en el análisis que se pretende hacer de sus propuestas. Visto así, sus planteamientos no tienen importancia alguna. Pero es que Aníbal es y se expresa como estadolibrista, y como tal es que hay que juzgar sus planteamientos. Es desde esa perspectiva que sus declaraciones tienen relevancia y constituyen una rectificación importante.

¿Qué nos dice Aníbal?

  1. Nos corresponde a los puertorriqueños enfrentar nuestra realidad tal y como es, y no seguir engañándonos creyendo cosas que no son ciertas.
  2. Puerto Rico está bajo la cláusula territorial y bajo esta cláusula actúa el gobierno de Estados Unidos en su relación con la Isla. (En nuestro lenguaje es el reconocimiento del coloniaje).
  3. En Puerto Rico aplican indiscriminadamente las leyes federales.
  4. El Congreso legisla en función de las realidades de Estados Unidos y no de las necesidades y particularidades de Puerto Rico.
  5. Puerto Rico no controla las variables económicas y es necesario que las controle para salir de la crisis y lograr un crecimiento económico.
  6. No podemos conformarnos con soluciones que dependan de la voluntad del Congreso.
  7. Nuestra economía, nuestra sociedad, no aguanta más parches.
  8. Es un problema político, más que legal, y si no hacemos nada con el estatus no saldremos de la crisis.

Despachar el asunto diciendo que todo lo que dice Aníbal lo ha dicho el independentismo desde hace años, y por lo tanto carece de importancia, es un caso de ceguera política.

Lo dicho por Aníbal es una ruptura con el discurso oficial del Partido Popular de defensa del ela por los últimos sesenta años y del cual Aníbal fue uno de sus voceros principales como ExGobernador y Presidente del PPD y considerado actualmente por muchos como el líder de mayor arraigo en la base del PPD.

El discurso del PPD con el que rompe Aníbal es el de que Puerto Rico dejó de ser colonia en 1952, que la relación con Estados Unidos es beneficiosa para Puerto Rico, que hubo un pacto en el que Puerto Rico delegó sus poderes soberanos en un acuerdo bilateral, y toda la retórica engañosa que hemos oído por años de crecimiento, culminación, desarrollo, etc.

Cuál será el impacto de lo dicho por Aníbal en la postura ideológica que asuma el PPD en el futuro inmediato está por verse. Igualmente está por verse hasta dónde está Aníbal comprometido a defender sus planteamientos y a luchar por una soberanía de verdad. Esas interrogantes no nos las podemos contestar ahora. Sólo podemos decir que coincidimos con el diagnóstico personal expresado por él sobre la situación actual aunque entendemos que está incompleto.

Donde diferimos, y es de esperarse, es en la receta que ofrece Aníbal para enfrentar el problema político y económico del país. A base de sus recomendaciones no se puede afirmar que Aníbal ha asumido una posición anticolonial. Por el contrario deja ver lo mucho que arrastra de su tara colonial.

El llamado a educar los círculos de poder de Estados Unidos sobre la realidad puertorriqueña refleja el temor colonial de enfrentar a Washington. El llamado tiene que ser de lucha. Es la única forma de “educar” al imperio, como lo demostró Vieques. Los almirantes nunca quisieron entender los abusos de la Marina y sus bombardeos.

Llama a una gran unidad pero deja fuera a los estadistas, que es la mitad del país. Lo que refleja la eterna visión electoral que tanto daño nos ha hecho.

Las recomendaciones sobre la deuda y las definiciones de estatus las coloca en primer lugar en la agenda sobre lo procesal, la asamblea de estatus, que ignora en su propuesta. No se expresa tampoco sobre el plebiscito.

Finalmente nos llama a detener la estadidad en Estados Unidos. Nos parece que es aquí donde hay que detenerse. Allá está detenida desde la invasión del ‘98. El PPD es responsable del avance del anexionismo con su discurso de unión permanente, su atesoramiento de la ciudadanía.

En resumen, es importante lo que ha dicho Aníbal. No se puede menospreciar porque no coincide plenamente con la visión independentista. Si el PPD adopta sus planteamientos (el diagnóstico) sin lugar a dudas que habremos avanzado en el camino descolonizador.

Ya veremos.

  (25) Comentarios




claritienda Campolo