Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Voces en contra del plan fiscal de la UPR

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Gabriela Ortiz Díaz

Publicado: miércoles, 9 de agosto de 2017

La Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico (UPR) aprobó la semana pasada el plan fiscal para el primer centro docente del país, el cual contempla por los próximos diez años un alza en la matrícula y la consolidación de servicios entre los recintos y unidades del sistema. 

La aprobación del plan contó con cinco votos a favor y cuatro en contra. Los miembros que votaron a favor fueron el presidente interino de la junta, Walter Alomar; la vicepresidenta interina, Zoraida Buxó; Antonio Monroig, Luis Berríos y Alejandro Camporreale, representante de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf). Los votos en contra se dieron por parte de los representantes estudiantiles, Gilberto Domínguez y Efraín Rodríguez, y los representantes claustrales, Gloria Butrón y Alan Rodríguez.

Las medidas que propone el plan se añaden al recorte de $162 millones de la aportación del gobierno central a la UPR. Para atender ese recorte presupuestario, se avaló en la Junta de Gobierno la consolidación de los servicios de las unidades más pequeñas a los recintos. Por ejemplo, el plan crearía unos recintos principales en los cuales se centralizarían las áreas administrativas, de finanzas, contabilidad, entre otras. Los recintos principales serían Río Piedras, Mayagüez, Cayey y Ciencias Médicas.

Las unidades de Carolina y Bayamón se consolidarían con Río Piedras. El Recinto de Mayagüez atenderá a las unidades de Utuado, Aguadilla y Arecibo. Mientras que Humacao y Ponce, estarían bajo Cayey. Sobre este particular, González y Buxó aclararon que la consolidación de servicios no implicará el cierre de estas unidades. 

Sin embargo, el Consejo General de Estudiantes (CGE) del recinto de Río Piedras advirtió en comunicado de prensa que la consolidación de servicios es el primer paso para reconsiderar la oferta académica y eventualmente, cerrar los programas académicos que se repitan por recintos. Asimismo, el ente estudiantil expresó que la consolidación “dejará en la calle a empleados del sector no docente”. 

En ese sentido, en conferencia de prensa la Hermandad de Empleados Exentos No Docentes (HEEND) hizo un llamado al presidente de la Junta de Gobierno, Walter Alomar, para que se analice con mayor detenimiento la propuesta de reducir o eliminar la tarea administrativa ya que esto podría causar “un efecto negativo y directo en los trabajos de la docencia”.

Por su parte, la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios (APPU) también rechazó el plan debido a que la propuesta contempla un “aumento de más de un 100% del costo de matrícula, la reducción de la nómina, la eliminación de programas académicos y el posible cierre de recintos”. Otra de los reclamos del colectivo de profesores es que el plan fiscal no considera la reducción presupuestaria que la universidad enfrentará debido a la disminución “de carácter ideológico” de la aportación gubernamental al centro docente. 

Según el comunicado, los recortes contemplados en el presupuesto de la UPR responden a una “visión errónea en la que se percibe a la universidad pública como un ‘gasto’, a pesar de la evidencia contundente que demuestra la importancia de la inversión en la educación pública universitaria sobre todo en este momento de crisis económica”.

De acuerdo con la organización de profesores, el plan aceptado “no toma en cuenta el análisis y las propuestas de la APPU y de la comunidad universitaria que se han presentado durante los pasados meses”. De hecho, el colectivo aseguró que desde el mes de junio trata de conseguir una reunión con el gobernador de Puerto Rico para presentarle sus propuestas, pero todos los intentos han sido infructuosos. 

Por otro lado, la presidenta del CGE de Río Piedras, Wilmarí de Jesús sentenció que “el impacto inmediato (de los recortes y del plan fiscal) lo reciben las familias puertorriqueñas. El costo del crédito fue duplicado tanto para maestrías como para bachilleratos, en claro detrimento de las condiciones de vida de cada una de las familias que componen la UPR. Aunque intenten negarlo, esto obstaculiza el acceso a la educación de miles de puertorriqueños y puertorriqueñas. Esto continuará abonando a la migración, la crisis económica y la alta tasa de desempleo que vivimos en la actualidad”. 

En esa misma línea, la presidenta del Movimiento Unión Soberanista (MUS), María de Lourdes Guzmán, expresó que “el aumento a casi el doble del costo por crédito en la UPR, es verdaderamente alarmante. Indudablemente, este aumento en matrícula afectará principalmente a los estudiantes de bajos recursos económicos y les impedirá el acceso a la Universidad del Estado, si se ven imposibilitados de afrontar los nuevos costos”. 

La licenciada Guzmán acotó en comunicado de prensa que el papel de la Universidad del Estado es, precisamente, dar acceso a los estudiantes pobres y de clase media a una educación de calidad, y subrayó que la educación es un servicio esencial que el presente gobierno, en contubernio con la Junta de Control Fiscal procuran hacer inaccesible. 

“La visión de los nuevos jerarcas de la UPR es elitista, tanto como los intereses que estos representan, pues quieren operar la institución como si fuera una privada… Como parte del Plan para Puerto Rico, que busca privatizar todo cuanto sea posible, la Junta de Gobierno de la UPR quiere implantar la visión neoliberal, que privilegia a unos pocos, y empobrece y margina al resto de la población”, añadió Guzmán teniendo en cuenta que esa prácticas neoliberales provocaron la pasada huelga estudiantil que se extendió por más de dos meses. 

Luego de, recientemente, haber culminado un proceso huelgario, la decisión de continuar menoscabando los derechos fundamentales del pueblo, como el de la educación, “promueve otra vez la confrontación en nuestra Universidad”, expresó por escrito la presidenta del MUS. 

 

  (0) Comentarios




claritienda Católicos rebeldes