colecta copy
Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

CLARIDADES: William D. Leahy

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)

Publicado: miércoles, 9 de agosto de 2017

Cuánta injerencia tuvo Leahy sobre la política de Puerto Rico bajo Roosevelt y Truman es un asunto que merece una investigación más profunda que la que hemos podido realizar. Como hemos señalado, se mantenía informado sobre la situación del país a través de la correspondencia con un número de informantes y posiblemente por medio de fuentes de inteligencia. Era, en la Casa Blanca, el “experto” en asuntos puertorriqueños de más alto rango y conocía personalmente a buena parte del liderato del país, particularmente a Luis Muñoz Marín. A la vez, sus responsabilidades en la conducción de la “alta política” de Estados Unidos entre 1942 y 1949 posiblemente le dejaban poco espacio para darle un seguimiento consecuente a los asuntos de Puerto Rico. Sin embargo, la carta de Muñoz en 1947 pidiendo su intervención a favor de la ley del gobernador electivo indica que continuaba siendo un actor relevante.

Al menos en 1948, Truman decidió involucrarlo directamente en importantes negociaciones sobre el futuro de Puerto Rico al traerlo como parte de su comitiva en el decisivo viaje presidencial del 21 de febrero de 1948 al que definiera como “una inspección de las posesiones americanas en el Caribe”. En ese viaje Truman viene acompañado del Almirante Leahy y Julius Krug, el Secretario del Interior, además de una numerosa comitiva de funcionarios civiles y militares. Son recibidos por el gobierno de Jesús T. Piñero, Luis Muñoz Marín y el liderato popular.

Varios problemas políticos rodearon esta visita. En primer lugar, la preocupación con la amenaza a la “seguridad interna” que se percibía provenía aún del Partido Nacionalista y el problema político más amplio del movimiento independentista. De cierta manera estos problemas habían convergido en la tensa situación universitaria que eventualmente culminaría en la huelga de abril de 1948. En segundo lugar, se había desarrollado una fuerte disputa entre el gobierno de Jesús T. Piñero y las fuerzas armadas en torno a la enorme cantidad de tierras que éstas habían acumulado durante la guerra, incluyendo en Vieques. Las fuerzas armadas se resistían a hacer concesión alguna. El 4 de febrero de 1948 Rafael Picó, Presidente de la Junta de Planificación, le había enviado a Muñoz un detallado informe de Frank T. Martocci sobre este asunto. Finalmente, estaba sobre el tapete el arreglo político final de las relaciones políticas entre Puerto Rico y Estados Unidos, del cual la ley del gobernador electivo de julio de 1947 era una pieza importante. Quedaban aún pendientes las negociaciones que llevaron a la ley 600 y la aprobación de la Constitución del Estado Libre Asociado. 

Leahy y Piñero participaron en las discusiones. En controversia estaban miles de acres en una larga lista preparada por el gobierno de Puerto Rico de 23 propiedades solamente en el área de San Juan, además de problemas de acaparamiento militar de tierras en Culebra y Vieques. Uno de los asuntos más álgidos era el problema de la localización del aeropuerto internacional que se deseaba construir en Isla Verde donde estaba localizado el transmisor de radio de la Marina. Los militares también controlaban gran cantidad de propiedades en el entorno de la bahía de San Juan. Otro de los problemas era la enorme cantidad de tierra que la Marina había acumulado en Vieques y que había causado fricciones entre ambos gobiernos al menos desde 1943. Sobre Vieques se dio el siguiente intercambio durante el segundo día de negociaciones.

Governor PIÑERO: Going toward the east we come to the island of Vieques.

Admiral LEHAY: I don’t think I can do anything about Vieques except tell Washington what you want. There is not much purpose in my talking about that to you. The island is strategically valuable. I think nowhere they can get a better one of higher value. This is a very important military training area. It is a key in the overall Navy defenses.

 

Fuente: Jorge Rodríguez Beruff, Las Memorias de Leahy Gobernador de Puerto Rico (1939-1940)

 

  (0) Comentarios




claritienda Típico