VIII Cena Gala

Opinión / Editorial

Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentarios

EDITORIAL: Consenso mundial por la descriminalización de las drogas

Perfil de Autor

Por Dirección de CLARIDAD

Publicado: martes, 30 de septiembre de 2014

Un nuevo informe de la Comisión Global de Políticas sobre Drogas de la Organización de Naciones Unidas (ONU) propone la descriminalización de las drogas hasta ahora ilegales como estrategia para restar poder a los carteles y otras organizaciones criminales que controlan el mercado de las mismas. De esta manera, el máximo organismo para el consenso de los países en asuntos y problemas de alcance mundial señala que la llamada Guerra contra las Drogas, propulsada por el gobierno de Estados Unidos, ha fracasado en lograr controlar y detener la producción y el tráfico mundial de estupefacientes. Con la estrategia de descriminalización, se abre la puerta a que sean los Estados, en lugar de las organizaciones criminales, los que regulen y controlen la oferta de dichas drogas ilegales.

Entre los miembros de la Comisión de la ONU que rindió este informe se encuentran importantes personalidades de impacto mundial y regional, entre ellos cinco ex presidentes latinoamericanos: César Gaviria, de Colombia; Fernando Enrique Cardoso, de Brasil; Ricardo Lagos, de Chile y Ernesto Zedillo de México, quienes son voces más que autorizadas ante las realidades de este controversial asunto.

En el Resumen Ejecutivo del Informe, la Comisión de la ONU plantea cinco vías principales para mejorar el marco internacional de las políticas de drogas. “Luego de poner la salud y la seguridad de las personas en el centro del debate, se insta a los gobiernos a garantizar el acceso a medicamentos esenciales y aquellos que contribuyen al control del dolor. Los comisionados hacen un llamado al fin de la criminalización y del encarcelamiento de los usuarios al tiempo que instan a la intervención focalizada, la reducción del daño y estrategias de tratamiento para los consumidores dependientes. Para reducir los daños relacionados con las drogas y minar el poder y las ganancias del crimen organizado, la Comisión recomienda que los gobiernos regulen los mercados de drogas y adapten sus estrategias represivas para enfocar en combatir a los grupos criminales más violentos y perjudiciales, en lugar de castigar a los eslabones más bajos de la cadena”.

Este Informe desmitifica el supuesto efecto disuasivo de estrategias y leyes punitivas contra el uso de drogas, señalándolas como inefectivas y no sustentadas por la evidencia científica disponible.

“La prohibición mundial de las drogas no solo fracasó en el cumplimiento de los objetivos declarados en su origen, sino que generó alarmantes problemas sociales y sanitarios. Surgen políticas alternativas con la meta de salvaguardar la salud y la seguridad de las comunidades, y fortalecer la seguridad, los derechos humanos y el desarrollo”, concluye el Informe en su primer capítulo, donde declara fracasada la llamada Guerra contra las Drogas.

En Puerto Rico hemos sido testigos del fracaso de dichas políticas punitivas encaminadas a detener el tráfico y uso de drogas ilegales en País. El reconocido salubrista y ex administrador de ASSMCA, Salvador Santiago, por largo tiempo defensor de los enfoques dirigidos a la descriminalización, así lo confirmó en declaraciones al diario El Nuevo Día a propósito de la publicación de este Informe. Según Santiago, “del 2008 al 2012, aumentó de 7% a 12% la cantidad de adolescentes que fuman marihuana. A pesar de todas las leyes, de todo el control, ha aumentado el uso de drogas. El modelo no está funcionando”, afirmó.

Sin embargo, en Puerto Rico el asunto de las drogas ilegales va más allá, va a la raíz misma de nuestra condición colonial. Puerto Rico es un punto de tránsito importante de drogas ilegales al mercado de Estados Unidos, país que tiene la mayor demanda del mundo por dichas substancias. La política de los gobiernos en la Isla de ceder el terreno de las drogas a los “task forces” contra el crimen, en conjunto con las agencias federales tales como el Drug Enforcement Administration (DEA), la oficina del Fiscal Federal y el FBI, ha tenido como resultado que el modelo que prevalezca en nuestro país sea el de persecución y castigo, aún cuando eso represente seguir dándole la espalda a la tendencia mundial hacia un enfoque dirigido a tratar los adictos como enfermos y a quebrarle el espinazo económico a los grandes carteles de las drogas a través de estrategias de descriminalización.

Este Informe de la Comisión Global de la ONU debe servir para abrirles los ojos a los oficiales del gobierno de Puerto Rico de su error al insistir en continuar dando palos a ciegas con un enfoque fracasado, mientras el resto del mundo camina en la dirección de un enfoque más humano y eficaz.

  (0) Comentarios




claritienda Memorias Oscar Collazo