Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

La renuncia del alcalde, un poquito de justicia

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Mercedes Rodríguez López

Publicado: lunes, 5 de junio de 2017

Con la renuncia del Alcalde Héctor O´Neill se cierra otra etapa de un caso que ha llamado la atención pública y que las mujeres continuaremos siguiendo de cerca.  Y es que apenas comienza a descubrirse un entramado de impunidad que combina hostigamiento sexual en el empleo, violencia de género y corrupción gubernamenental. Las agencias del Estado que bajo presiones y muy tímidamente han asumido las investigaciones correspondientes, han identificado una veintena de violaciones a leyes y reglamentos por parte de este funcionario.   El cartel de uno de los machistas intocables del PNP, con apegos politicos amplios y arraigo multisectorial se está desboronando en medio de la quiebra económica y social que vive el país.  

 O´Neill es representativo de la decadencia que sufren los líderes y las instituciones políticas que desde el poder publico imponen las prácticas patriarcales de dominio y control que degradan las vidas de mujeres a las que asumen tan propias, como los espacios que ocupan.  La renuncia del Alcalde es un logro para las mujeres, las estudiantes, las feministas, las trabajadoras, y con ellas, una multitud de personas indignadas  que por pura decencia denunciaron su violencia y exigieron su salida, día tras día. Es también un logro para la periodista que destapó los crímenes del Alcalde y estuvo dispuesta a asumir los riegos para la historia.  

Se ha hecho hoy un poquito de Justicia. Está por verse la Justicia más grande, la radicación de todos y cada uno de los cargos que procedan ante los tribunales.  Seguiremos empujando porque la Justicia no camina sola en nuestro país. ¡Seguiremos!

La autora esPsicóloga y feminista  

 

  (0) Comentarios



claritienda La deuda