Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Provoca cortocircuito la situación de Energía Eléctrica

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Cándida Cotto

Publicado: miércoles, 18 de julio de 2018

 

ccotto@claridadpuertorico.com

 

La situación en la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) sobrepasó los 12 mil voltios la semana pasada, ante la renuncia de su director ejecutivo Walter Higgings, excusada con mentiras respecto a sus verdaderos motivos. A esa renuncia se le unió el nombramiento del miembro de la Junta de Gobierno, Rafael Díaz Granados, como nuevo director, con un sueldo de $750 mil, que levantó fuertes críticas de todos los sectores en el país. La marea de indignación y críticas obligó a que el gobernador ordenara a los miembros de la JG a modificar la compensación a Díaz Granados y a indicarles que, si no estaban de acuerdo, renunciaran. 

En menos de 24 horas la JG de la AEE se quedó sin directores con la renuncia del presidente Ernesto Sgroi, el vicepresidente Edwin Irizarry, el presidente del Comité de Auditoria Erroll Davis, la presidenta del Comité de infraestructura Nisha Desai y hasta del recién nombrado Díaz Granados, el mismo que horas antes había dicho que aceptaba el sueldo y el puesto “como un sacrifico” por Puerto Rico. Este último fue nombrado el miércoles 11 de julio y ya al día siguiente estaba abandonando la Isla. 

El gobernador Ricardo Rosselló Neváres mintió primero sobre los verdaderos motivos de la renuncia de Higgins, diciendo que era por motivos familiares. Mientras, Higgins en carta con fecha del 11 de julio dirigida a los empleados de la AEE establecía que era por motivos de su compensación. El sueldo asignado al estadounidense era de $450 mil anuales, un “incentivo” de igual cantidad y otros $100 mil para mudanza. También mintió el gobernador cuando dijo no saber del nombramiento y sueldo de Díaz Granados. Fue desmentido luego por el presidente de la JG de la AEE en declaraciones públicas. 

Para el exrepresentante del interés público en la JG el activista Juan Rosario, lo ocurrido en la AEE es reflejo de que el aparato político, es decir el Gobierno, le entregó la AEE “a una pandilla que ha decidido saquear el país a través de la Autoridad”. En referencia al sueldo concedido por la JG a Díaz Granados, acotó que no es que esta tenga poder para hacerlo, sino que el gobierno lo ha permitido. Rosario señaló que la JG funciona como una presidencial, en la cual el presidente es quien decide cuándo se convoca y cómo se convoca, por lo que sin permiso del presidente no hay convocatoria. Contó que cuando estuvo en la JG él y el otro representante del interés público, el profesor Agustín Irizarry, presentaron un proyecto por petición en el Senado, en ese entonces dominado por el Partido Popular Democrático (PPD) para que se creara una junta de gobierno más representativa del País. Denunció que el proyecto fue presentado en la Comisión de Energía que presidía el senador Cirilo Tirado y la reacción del presidente del senado, Eduardo Bathia, fue quitarle la comisión. 

Rosario, con vasta experiencia en el activismo ambiental, apuntó que el problema de la AEE es que la JG es un organismo que en la manera en que está construida nunca le va responder al país. Sobre las intenciones de privatización del gobierno, reparó en que vender y privatizar no es lo mismo, y adelantó que el Gobierno puede privatizar sin vender: “Yo creo que no van a vender nada, lo que van es a regalar las cosas que se puedan regalar, concesionar y mantener el estatus de propiedad pública; pero entregar todos sus haberes. Lo que hemos hecho siempre privatizar las ganancias y socializar las pérdidas”. 

Más allá de la censura por la compensación que se le pretendió dar al paso breve de Díaz Granado, el licenciado Santini Gaudier, exrepresentante del interés público, trajo a la luz que este llevaba dos años en la JG de la AEE y cuestionó que con la experiencia que él alegaba tener –según su resumé–, no habiese aportado, “absolutamente nada”, ni hiciera propuestas que hubieran modificado la AEE en dos años. El licenciado Santini Gaudier dijo que coincidió con Díaz Granados en la JG. 

Mientras describió como ilógica la privatización de la AEE y puntualizó que de ocurrir algún otro desastre natural y la AEE estar privatizada, la Agencia Federal para Manejo de Desastres (FEMA, siglas en inglés) por ley no podría dar ayuda gratuita. La ley dice que esta puede dar ayuda en casos de desastres a entidades gubernamentales y corporaciones sin fines de lucro. En caso de un desastre, la corporación privada tendría que pagar las reparaciones de su propio dinero. El hecho es que en Estados Unidos estas corporaciones les pasan el costo a los consumidores con una derrama mensual. Trajo a la atención además, que con la reforma contributiva del Presidente Trump las corporaciones van a pagar entre el 12 a 21 % de contribuciones. En caso de que la AEE se privatice con una corporación doméstica (es decir estadounidense) esta tendría que pagar contribuciones estatales y federales, costo que de seguro tendrán que pagar los consumidores.

Por otro lado, cuestionó que a quién se le ocurre proponer una venta de la AEE en este momento donde el gobierno de Estados Unidos por medio del Cuerpo de Ingenieros (USCI siglas en inglés) está diciendo que va a invertir en mejorar la infraestructura. “¿El gobierno de Estados Unidos va a ser tan tonto, estúpido? ¿Va invertir en el sistema de energía de Puerto Rico para que entonces el gobierno de Puerto Rico lo venda? Están viviendo como Alicia en el país de las maravillas. Desde mi punto de vista la privatización no va de ninguna forma”.

Tras los cortos circuitos en la JG de la AEE el gobernador nombró el viernes 13 en la tarde los nuevos miembros de la JG: al presidente de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) Elí Díaz Atienza y al expresidente del Colegio de Ingenieros Ralph A Kreil. Según un comunicado de prensa, el próximo director ejecutivo sería nombrado a mediados de esta semana. En lo que parece ya ser política pública del actual Gobierno, se busca a una persona del exterior para llenar el puesto. 

 

Intereses encontrados

Ante la falta de dirección, prudencia, respeto que existe en Puerto Rico tanto en el Ejecutivo como en la JG de la AEE, el Congreso hay intereses encontrados sobre el futuro de la AEE. El senador republicano Rob Bishop, a raíz de los sucesos en la Isla, confirmó que se proponía convocar en las próximas semanas una audiencia sobre una “posible solución legislativa” para la AEE, citóel periódico El Nuevo Día. Bishop, presidente del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de EE. UU. está alineado con los intereses de la industria de combustible fósiles. Hace unas semanas, el Instituto para el Análisis Financiero y Económico para la Energía (IEEFA) divulgó un estudio en el que denunciaba que la ley de privatización de la AEE podría abrir la puerta para prácticas de contratación más políticas en la Autoridad. En particular, dio a conocer que la firma de cabilderos Alpine Group, representante del consorcio Shell, ITC/ Forties y Kindle Energy habían distribuido en el los últimos meses en el Congreso una propuesta para construir una infraestructura de gas natural de $4,000 millones en Puerto Rico. El hoy ex director Higgins se había manifestado en una audiencia previa ante Bishop a favor de que la AEE continue utilizando combustibles fósiles. 

Por su parte, los representantes demócratas Nydia Velázquez (Nueva York), Raúl Grijalba (Arizona) y Frank Pallone (Nueva Jersey), le reclamaron en carta a Higgins que se comprometiera con el uso de fuentes renovables en la AEE y le hicieron advertencias acerca de los intereses de la industria de combustible fósiles.

  (0) Comentarios




claritienda La represión