Opinión / Editorial

Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentarios

La nación puertorriqueña brilló en Barranquilla

Publicado: martes, 7 de agosto de 2018

Terminados los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe del 2018 en Barranquilla, Colombia, la nación puertorriqueña está de plácemes con el desempeño de la delegación deportiva que nos representó en dichos juegos regionales. 

 Primeramente, porque saltó a la vista su buena preparación y su deseo de ganar desde el primer día. Segundo, porque el llamado sistema para los atletas de alto rendimiento revalidó su pertinencia. Tercero, porque nuestro Comité Olímpico fue muy preciso proyectando el desempeño de nuestra delegación, el cual superaría el de los pasados centroamericanos en Veracruz no solo en el total de medallas sino en la cantidad de preseas de oro, lo cual es un indicador de mejoría en la calidad de la ejecución. En Barranquilla, se obtuvieron 20 medallas de oro y 87 en total, disputando hasta el último momento el sexto lugar en la competencia con una muy mejorada representación de Guatemala. En general, las delegaciones deportivas llevaron lo mejor de sus países a competir en este fogueo regional. La calidad de la mayoría de los atletas en estas justas fue extraordinaria, demostrando que el deporte sigue creciendo y avanzando en los países de América Central y El Caribe, creando nuevas oportunidades para el desarrollo de su gente y el mejoramiento de la sociedad.

Muchos en nuestro país dudaban de que nuestros atletas pudieran hacer su mejor trabajo luego de la devastación dejada por el Huracán María en tantas de las instalaciones y espacios deportivos que utilizan para entrenar; o de sus propias vivencias familiares y personales con el paso del ciclón; o del sentimiento general de pérdida que el País ha compartido durante los pasados meses. 

Pero todos nuestros atletas, mujeres y hombres, se crecieron más allá de las circunstancias. Salieron a dar el máximo, sabiendo que su pueblo les respaldaba y necesitaba unirse en esta gran alegría colectiva que nos han proporcionado. El orgullo puertorriqueño en todos y cada uno quedó evidenciado en cada expresión de sus rostros, cada entrevista de prensa, cada evento, cada medalla obtenida, cada desilusión al no obtener una medalla y, sobre todo, en cada ocasión en que nuestra bandera subió al tope de su asta y se tocó La Borinqueña. 

Sin duda, nuestras mujeres atletas fueron motores de motivación y excelencia, como lo expresó la compañera Elga Castro Ramos en su columna en la pasada edición de CLARIDAD. Nuestra tenimesista estrella, Adriana Díaz, fue la atleta más condecorada con cuatro medallas de oro. La gesta de Adriana es digna de destacarse, no solo por ella sino por su familia. El clan Díaz es oriundo de Utuado, donde aún viven, y donde han experimentado en carne propia la devastación ocasionada por el huracán; la prolongada falta de energía eléctrica y la precariedad diaria ocasionada por el desastre. Sobreponiéndose a todo obstáculo, nuestros equipos de tenis de mesa, femenino y masculino, sumaron 8 medallas entre ambos. Junto a Adriana, lograron medallas sus hermanas Melanie y Fabiola y varios primos y allegados que conforman los cuadros de jugadores en ambos equipos. Esto fue motivo especial de orgullo para su padre, Bladimir Díaz, quien es el dirigente y entrenador de ambos combinados de tenis de mesa. Una familia entera ofreciéndole a nuestro país y toda la región una demostración ejemplar de la determinación y la cría que animan al espíritu boricua.

Lo mismo puede decirse de toda nuestra delegación femenina. Del tercer oro centroamericano consecutivo de nuestra medallista de oro olímpica, la tenista Mónica Puig, que dejó el alma en la cancha para alegrar a su pueblo. O de Beverly Ramos y demás ejecutantes en pista y campo; de Kirsten Romano, en natación, de Crystal Meeks y demás ejecutantes en tae kwon do; del equipo de gimnasia artística femenina que hizo historia al llegar por primera vez al medallero, y sumar cuatro preseas- 1 de oro, 2 de plata y 1 de bronce- en ese deporte. Fueron de mucho impacto también el oro en softball y boxeo, las platas en balonmano y polo acuático, y el bronce del combinado femenino de volibol, entre otros grandes logros. 

Los varones también lucieron inmensos, con un joven y novel nadador, Jarrod Arroyo, obteniendo varias medallas. Los combinados masculinos de beisbol, baloncesto y volibol lograron coronarse como campeones, obteniendo sus respectivas medallas de oro en emocionantes partidos. Entre los varones se cosecharon también importantes medallas en pista y campo, bolos, lucha, boxeo, remos, tiro con arco, balonmano y polo acuático, entre otras disciplinas. Nuestro veterano velerista Kike Figueroa, junto a Franceska Valdés, demostró nuevamente su señorío absoluto en su deporte, aunque no alcanzara el oro por la decisión injusta de un jurado. Al cierre de esta edición de CLARIDAD, aún se aguarda por la decisión final sobre este asunto, ante la enérgica solicitud de reconsideración que hicieron nuestros dirigentes deportivos. 

 La nación puertorriqueña brilló con esplendor en el firmamento regional durante los recién celebrados XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla. Durante dos semanas nuestra delegación deportiva le brindó a nuestro pueblo grandes momentos de luz y alegría. Desde CLARIDAD, Periódico de la Nación Puertorriqueña, les damos las gracias por este gran logro, muy especialmente, a todas y todos los competidores que vistieron los colores de Puerto Rico, y a sus padres, madres y familiares. A nuestra abanderada, la veterana campeona de natación Vanessa García, quien con tanta disciplina y amor por su país nos ha regalado tantos emocionantes momentos durante su larga y sobresaliente carrera. También, a los dirigentes de las distintas federaciones, entrenadores, auspiciadores, y a la prensa deportiva que cumplió su rol con profesionalismo y pasión. También damos las gracias al Comité Olímpico de Puerto Rico y su presidenta Sara Rosario, quienes, una vez más, han cumplido a cabalidad con su misión de mantener brillando la llama del deporte puertorriqueño en el movimiento olímpico internacional. 

 

  (0) Comentarios




claritienda La deuda