iLe

Internacionales / América Latina

Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

México llora las cicatrices de su tierra

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Juventud Rebelde

Publicado: miércoles, 13 de septiembre de 2017

Un panorama desolador se percibía este sábado 9 de septiembre en las zonas más devastadas por el terremoto de 8,2 grados en la escala de Richter que sacudió el centro y sudeste de México, el más poderoso en un siglo, mientras la cifra oficial de víctimas se elevó a 64 muertos y 300 lesionados.

Las imágenes, sobre todo de Juchitán, en el llamado Istmo de Tehuantepec, del estado de Oaxaca, muestran un amasijo de ruinas de lo que fue el histórico Palacio Municipal, construido en 1860.

En Juchitán, donde 36 personas murieron –de un total de 45 solo en Oaxaca, el estado más pobre y con más población indígena del país–, se derrumbó parcialmente una iglesia y numerosas viviendas, reportó la agencia ANSA.

Restos de cercas metálicas, láminas, fragmentos de concreto, tierra y yeso se mezclaban sobre el suelo con tejas de barro, rodeando la maquinaria pesada que intentaba remover escombros en la devastada Juchitán.

El presidente Enrique Peña Nieto, que ordenó tres días de luto nacional, visitó Juchitán pero no pudo cumplir su plan de ir a Chiapas, por el mal tiempo, y dijo a la cadena Televisa que el Gobierno ayudará a reconstruir las casas destruidas.

En Juchitán, la alcaldesa Gloria Sánchez informó que hubo 7 000 inmuebles dañados, de los cuales al menos mil quedaron destruidos por completo, entre ellos el único hospital público, cuyos pacientes debieron ser evacuados y las consultas se realizaban al aire libre.

Otros municipios castigados fueron Matías Romero, donde se vino abajo un hotel; Unión Hidalgo, Ciudad Ixtepec y Tehuantepec, mientras que una refinería del puerto de Salina Cruz tuvo que cancelar operaciones temporalmente por una explosión.

En Chiapas, punto del epicentro, fueron dañados unos 3 000 inmuebles, entre ellos 428 casas colapsadas, 792 escuelas, 18 edificios, un puente y 9 segmentos de carreteras. Peña Nieto fue abordado por decenas de personas que le pidieron ayuda: agua, comida, servicio eléctrico y reparación doméstica.

  (0) Comentarios




claritienda Salsa Macabra