Fest 45
Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

El pensamiento de Vygotsky y la desmemoria colonial

Lev Vygotsky
Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Lilliana García Arroyo

Publicado: miércoles, 23 de enero de 2019

A Magda Orfila que me puso a pensar

un día ya lejano en Jesús Mediador del Volcán

 

A través de otros llegamos a lo que somos.

[traducción nuestra] Lev Vygotsky

 

Sé demasiado y me convierto en mi saber…

Con diez años de menos

Silvio Rodríguez

 

En los últimos meses del 2018 hizo furor en Estados Unidos y a nivel internacional la noticia de la candidatura y confirmación del muy prepotente Juez Bret Kavanaugh al Tribunal Supremo de Estados Unidos. En Estados Unidos surgen noticias casi a diario que paran los pelos a cualquier persona que las medite lo suficiente. Muchas de éstas muy bien podrían sustituir la del Juez Kavanaugh y sostener el juicioso análisis que sobre la naturaleza imperial de Estados Unidos hizo la Lcda. María de Lourdes Guzmán en un artículo aparecido en meses pasados en CLARIDAD1.

Una de las noticias cuyas consecuencias son alarmantes es la del fuego aniquilador que ha sufrido una parte de California con una secuela impresionante de muertos y desaparecidos. La noticia se tornó todavía más pavorosa ante los comentarios descabellados del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el sentido de que no ve relación al cambio climático y que los residentes y agencias de ese estado no cuidaron el bosque y no pasaron rastrillo llegando a insinuar que el dinero de ayuda dependería de esa evaluación.2 Aquí deben tomar nota los que se empecinan en creer que la llamada “estadidad” garantiza un trato respetuoso… Un poco más desapercibida pasó la noticia de un accidente aparatoso que tuvo lugar en el estado de Nueva York el pasado mes de octubre donde una limosina perdió el control chocando con otro vehículo estacionado frente a un conglomerado de negocios atestados de gente. Murieron todos los pasajeros de la limosina, su chofer y dos transeúntes para un total de veinte personas. La desgracia de la pérdida de vidas no es lo más tenebroso en esta noticia.3 Lo más terrible es el origen de la compañía responsable del accidente y la incapacidad del pueblo estadounidense de ver la relación con el nefasto entramado político que tiene el poder de determinar sus vidas. Volveremos sobre esto. El último ejemplo que traeremos es el asesinato escalofriante del periodista saudí Jamal Khashogghi, en la embajada de Arabia Saudita en Turquía también en el mes de octubre y la posición asumida por Donald Trump de no enfrentar a ese gobierno dejando claro que es mucho el dinero que les representa la compra de equipo bélico a Estados Unidos por parte de Arabia Saudita.4 Armas que por cierto, Arabia Saudita ha estado usando para cometer genocidio contra el pueblo de Yemen. Todos estos hechos relacionados con Estados Unidos no son aislados. Van acompañados de muchos otros que sugieren un centro de poder destructor y paradójicamente centrífugo operando sobre ese pueblo. De ahí que el proceso de decadencia del imperio que se describe en el artículo citado de María de Lourdes Guzmán nos parece muy creíble. 

¿Cómo es que el pueblo de Estados Unidos no hace frente a la situación en que se encuentra? ¿Cómo es que parece limitarse a la lucha bipartita que es precisamente la que se nos obligó a copiar en la colonia para que nada cambie mucho? Es en la situación de Puerto Rico que precisamente salió el tema de Lev Vygotsky en la conversación a la cual aludo en la dedicatoria. No tenía frescos los conceptos legados por este pensador ruso de orientación marxista, mentor del famoso neurosicólogo también ruso, Alexander R. Luria. Mi práctica en sicología con situaciones familiares y escolares me acercó mucho más a Jean Piaget por unas consideraciones prácticas de entonces que no vienen al caso. Ahora bien la preocupación en nuestra conversación era lo que se pregona tanto en los medios como en algunas interpretaciones sociológicas y es lo que se tilda de “memoria corta” y se le adjudica a nuestro pueblo. Por cierto, este diagnóstico hecho a la ligera se le escucha a muchos llamados analistas por las ondas radiales en un tono de regaño y a veces rayando en falta de respeto. Sin intentar hacer justicia a la teoría de Vygotsky o a los debates que todavía persisten nos parecen útiles la distinción entre signos y herramientas y los conceptos de memoria inmediata y memoria con intervención o mediación.5 El propósito de tomar como punto de partida al pueblo estadounidense es precisamente pasar una mirada por situaciones surgidas dentro del propio imperio que apenas se discuten entre nosotros. En otras palabras si no se entiende al imperio no se entiende a la colonia.

El fuego conocido como el de “Camp Fire” en California ha sido el más destructivo en su historia en términos de vidas cobradas sin embargo no es un fuego aislado ni nada raro para ese estado. Solamente en el 2018 hubo otros fuegos enormes en Santa Rosa y Redding, este último también cobró vidas. Si se fuera a lanzar acusaciones contra las víctimas se les podía acusar de memoria corta y también de poco juiciosos. Según un estudio de la Universidad de Villanova desde el 1940 la construcción en áreas vulnerables a fuegos forestales se ha incrementado diez veces. Esto a pesar de que California siempre se ha caracterizado por las sequías y los vientos fuertes que son los dos factores principales para el esparcimiento de un fuego. A esto se añade el problema de la infraestructura en los bosques para suplir sus necesidades como las líneas eléctricas las cuales agravan la peligrosidad de los fuegos. California, a pesar de su imponente economía está en desbandada, ya que los desastres ambientales, en particular la escasez crónica de agua potable se ha combinado con muchos otros problemas que ha llevado a una tendencia a sus clases alta y media-alta a abandonarla. Se van en busca de no pagar contribuciones a otros estados como Nevada en donde se paga muy poco. Cualquier similitud entre Puerto Rico y Nevada no es pura coincidencia pues en EEUU se repite esa fórmula al interior de sus estados ad infinito. No nos parece que la insistencia de las construcciones en los bosques responda meramente a un problema de duración de memoria o que siquiera eso sea el problema principal. 

La definición clásica de Vygotsky de una herramienta es que va dirigida a alterar y operar sobre el ambiente mientras que su definición de signo se caracteriza como un cambio interno en nosotros mismos. Para que se desarrollen los signos debe primero precederlos una necesidad para operar sobre el ambiente o sea requieren una contraparte que es la herramienta. El infante extiende el brazo para alcanzar algo. La madre lo observa y se lo alcanza. El infante aprende y fija en su memoria la imagen de que su brazo tanto alcanza a veces como puede con el mismo movimiento significar su deseo a otro y conseguir un objeto todavía inalcanzable. Es signo porque ya involucra un entendido con otro ser y lo inicia en la experiencia cultural o lo que viene siendo muy parecido, lo inicia en los entendidos consensuados. El infante cambia internamente porque aprende algo sobre sí mismo: no está solo a merced de sus propias fuerzas, se torna más observador y menos impulsivo. Los conceptos de memoria que formula esta teoría indican que se posee una memoria natural investida de la experiencia perceptual pero a lo largo del tiempo surge la memoria con intervención o mediación de signos y herramientas. En otras palabras se depende menos de claves sensoriales y se recuerda con un conocimiento surgido del consenso con el grupo social dentro de una cultura particular a través de los signos. Los sistemas de signos más complejos son los números y el lenguaje. A los estadounidenses el Presidente Trump le proveyó los signos y herramientas para recordar el asesinato infame de Khashoggi: el dinero. 

 ¿Y qué podemos decir de los procesos psicológicos que pueden llevar a estadounidenses a insistir en residir dentro de bosques con un alto riesgo de fuegos forestales? Lamentablemente poco. No somos parte de ese grupo cultural para poder discernir lo que los mueve a esa conducta. Sería interesante saber qué entendidos consensuados sobre la realidad en que viven persisten en su memoria pero dudamos que se trate de memoria corta o incapacidad para recordar. Más grave resulta el silencio de los medios estadounidenses sobre el caso de la limosina que se accidentó en Nueva York. Contrario al caso de Khashoggi, este caso no cuenta con la atención internacional. El dueño del servicio de limosinas, “Prestige Limousine Chaffeur Service” es Shahed Hussain, originario de Pakistan. En el 2007 la compañía privada en Estados Unidos para la cual trabajaba como traductor lo acusó de fraude. Al ver esas magníficas cualidades el FBI lo contrató como informante. Le proveyó casa y equipo de espionaje y supuestamente testificó al menos en un caso de presuntos terroristas. Posaba como un rico venido de Pakistán. Luego de esto funda la compañía para la cual subcontrataba vehículos y choferes. Según el gobernador de ese estado, Andrew Cuomo, el vehículo no pasó una inspección del estado dos meses antes y el chofer, Scott T. Lisinicchia, no poseía la licencia para conducir ese tipo de vehículo.

¿Qué se puede esperar de la memoria que quede en los estadounidenses sobre el accidente desastroso con la limosina en Nueva York? Tal como lo hizo Trump con el caso del asesinato de Khashoggi, el Gobernador Andrew Cuomo se tomo la iniciativa e indicó que eran muy probables demandas civiles y acusaciones criminales. El lenguaje como sistema de signos complejo tiene algo muy poderoso: los silencios. Nada dijo del origen o de la historia del ascenso del empresario de Pakistan. Mucho menos se puede esperar que se investigue algún día si el papel que desempeñó como informante del FBI costó vidas y si hay inocentes presos por su culpa. La noticia quedará como un hecho desgraciado donde en todo caso hubo decisiones irresponsables. El mismo centro de poder al cual aludimos opera sobre el curso de la investigación del asesinato del periodista Khashoggi. Nos parece obvio que más que memoria corta se trata de memoria intervenida para provocar conductas poco impactantes como demandas en corte, que al fin y a la poste sirvan a la continuidad de ese poder. 

¿Qué se puede hacer? Nos parece que primero que nada se debe abandonar el diagnóstico de memoria corta que tanto utilizan muchos llamados analistas. Lo segundo debe ser cuestionar sobre cualquier asunto el origen de aquello que se sabe y lo que queda por conocer. Un mentís sobre nuestra supuesta memoria corta como pueblo lo está dando un importante sector de nuestra sociedad que insiste en auditar la deuda y no ha comprado el cuento mal contado. Esto nos trae a la tercera sugerencia. Cada cual debe preguntarse cómo ha contribuido a intervenir en el proceso de memoria de otros y el fin que perseguía. Mientras tanto nos espera la organización, la lucha y la calle en la medida de nuestras fuerzas.

¡Libertad para Nina y Ana Belén!

 

Comentarios a: unasolalira2@gmail.com

 

NOTAS

1Maria de L. Guzmán, Kavanaugh y la decadencia del imperio, CLARIDAD, 11 al 17 de octubre de 2018, p. 9.

2 CA wildfire start in the woods. Why do cities keep burning?

https://www.sacbee.com/news/state/california/fires/article221385910.html

3 New York limo crash: What we know about Prestige Limousine and ...

https://edition.cnn.com/2018/10/11/us/prestige-limousine-chauffer.../index.html

4 Khashoggi: Trump says his arms deal with Saudi Arabia will create a ...

https://www.vox.com/policy-and-politics/.../trump-saudi-arabia-arms-sales-khashoggi

5 Vygotsky, L. S., Mind in society…

  (0) Comentarios




claritienda Pez en llamas