Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Selección de Cartas desde la cárcel de Antonio Gramsci 7

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)

Publicado: martes, 29 de agosto de 2017

15.

 

7 de noviembre de 1927

Queridísima Julca,1

Recibí tus dos cartas, escritas hacia la mitad de septiembre. Con ello he olvidado el largo periodo de tiempo transcurrido sin noticias tuyas. No obstante, está muy mal estar así tanto tiempo sin noticias. No logro orientarme, por ejemplo; siento una cierta confusión, y todavía tendré que hacer un cierto esfuerzo para quitarle la sordina al curso de mis pensamientos y de mis sentimientos. No debes impresionarte por estas palabras. Ciertamente estoy un poco adolorido y quiero comunicarte mi estado de ánimo exacto. Tú debes ayudar a levantarme poco a poco. Debes escribirme extensamente y cada vez que te sea posible, de tu vida y de la de los dos niños, de la cual ignoro todo, más allá de la noticia general sobre su salud.

Te abrazo tiernamente

Antonio

 

16.

 

2 de enero de 1928

Queridísima mamá,

¿Cómo pasaste toda esta secuela de fiestas? Espero que muy bien; sin preocupaciones y sin problemas de salud. Yo las he pasado de manera muy sencilla, como puedes muy bien imaginar; ¡pero cuando hay salud!...

Para Navidad habría querido mandarte un telegrama con felicitaciones que te hubiese llegado justo para la ocasión; pero no se me concedió. Los presos, al parecer, no tienen el derecho de enviar felicitaciones a su familia que lleguen justamente para el día establecido por el calendario de la tradición como fiesta de la familia. Lo siento mucho por ti, queridísima mamá, que habrías sentido menos melancolía aquel día recibiendo mis saludos. ¡Bah!

De cualquier manera, otro año ha pasado, más a la ligera de lo que hubiese imaginado y no completamente inútil para mí. He aprendido un montón de cosas que de otra forma hubiera siempre ignorado; he visto una serie de espectáculos que no hubiese jamás de otro modo tenido ocasión de ver. En fin, no estoy del todo descontento con el 1927. Y para un preso eso no es poca cosa, ¿te parece? Eso significa que soy un preso excepcional y que espero permanecer como tal por todo el tiempo que tendré que transcurrir bajo esta rúbrica.

Te abrazo afectuosamente, junto a todos los de casa

Nino

 

(Endnotes)

1 Giulia, esposa de Gramsci.

 

  (0) Comentarios



claritienda Claridad tras el lente