Fest 45
Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Puerto Rico con Venezuela en el corazón y en la lucha

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Cándida Cotto

Publicado: martes, 12 de febrero de 2019

En un llamado a la paz, a la solidaridad y al respeto a la soberanía de los pueblos, diversas organizaciones del independentismo y de izquierda en Puerto Rico llevarán a cabo una manifestación de apoyo al pueblo venezolano y en contra de una intervención militar, este jueves 14 de febrero, a las cinco de la tarde, frente a la sede del Tribunal de Estados Unidos en Puerto Rico, en el Viejo San Juan. El Caucus Presbiteriano Puertorriqueño (CPP) también emitió una declaración pública de apoyo a la República Bolivariana de Venezuela. Mientras, organizaciones de la diáspora puertorriqueña en Estados Unidos también expresaron su solidaridad y oposición a una intervención y censuraron la colaboración del gobierno colonial de Puerto Rico con la política de Estados Unidos (EEUU).

La convocatoria a la manifestación fue hecha por la Red de Solidaridad con Venezuela, integrada por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), el Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH), el Frente Socialista (FS) y el Partido Nacionalista de Puerto Rico-Movimiento Libertador (MNPR-ML).

La portavoz del MINH Wilma Reverón Collazo ha denunciado la ironía de que un país donde eligen a un presidente que no sacó la mayoría de los votos del pueblo —en referencia al presidente Donald Trump—, quien fue electo por el mecanismo de los colegios electorales, que su vez es un mecanismo de lo más antidemocrático que se puede conocer en las democracias del mundo, esté diciendo que el presidente Nicolás Maduro es un presidente ilegítimo y que el legítimo es una persona desconocida para el pueblo de Venezuela. Censuró que Juan Guaidó se haya proclamado presidente por instrucciones de Washington, cuando Maduro obtuvo cerca de 7 millones de votos en las elecciones de mayo del 2018. “Es una desfachatez, una hipocresía. Ya estamos acostumbrados a esta doble vara, a este doble discurso, a esta inmoralidad política intelectual que siempre ha permeado en los círculos políticos de poder de Estados Unidos”.

En esa dirección trajo a la atención la intervención de EE. UU. en golpes de estado en países de nuestro hemisferio, como el golpe contra el presidente Juan Bosh en República Dominicana en el 1965, al presidente Maurice Bishop en Jamaica en 1983, y a Salvador Allende en Chile en el 1973. Reverón Collazo hizo un llamado a que no debemos acostumbrarnos a la intervención y recordó que a Puerto Rico y Venezuela les unen unos lazos históricos y culturales de haber defendido y participado mutuamente en nuestras luchas, como lo fue la participación del general Antonio Valero de Bernabé en las luchas por la independencia en América Latina: “Es, literalmente, como si estuvieran atacando a nuestro hermano ”.

En cuanto al papel que han desempeñado los medios de comunicación en una campaña de descrédito contra el gobierno de Venezuela, que le atribuye una crisis humanitaria, y el abierto respaldo al auto proclamado Guaidó, resaltó como ejemplo que los medios, aquí en la isla, al informar sobre la convocatoria de la manifestación el próximo14 de febrero, sus titulares todos leen que es una manifestación de apoyo Nicolás Maduro o su régimen, cuando el comunicado en ninguna parte, ni siquiera tiene el nombre de Maduro: “De lo que se habla es del apoyo a la paz, en solidaridad al gobierno electo de manera democrática y del respeto a la soberanía. Es un llamado a todos aquellos que apoyan la paz para Venezuela, que están en contra de una intervención de Estados Unidos”.

En sentido similar se expresó a CLARIDAD el presidente del PNPR-ML Jerry Segarra: “La motivación principal es el respeto a la soberanía de los pueblos y a la democracia. Más allá de que a uno le guste Maduro o le parezca bien o no, tenemos que respetar que es el presidente electo democráticamente, una democracia que el mismo Carter dijo que era la mejor, la más fidedigna en su sistema de votación y conteo y una de trasparencia”. Reclamó que el pueblo venezolano es uno revolucionario, que está buscando una mayor participación, y recalcó que lo más importante es que Puerto Rico sea portavoz de un mensaje de paz. “Puerto Rico no debe hacerse de la vista larga ante cualquier intervención, ya que eso conlleva el asesinato brutal de seres humanos: Eso es lo que nosotros tenemos que defender, esa humanidad inocente”.

En tono enérgico Segarra manifestó que era evidente que el único interés del imperio norteamericano en Venezuela es por el petróleo, el oro, las riquezas del país y mantener lo que EE UU llama su patio trasero. “Esta es una metáfora clara: usted en el patio de su casa hace lo que le da la gana, usted siembra lo que le da la gana, usted tira gomas o lo que le dé la gana. Nosotros tenemos que ser humanistas. Tenemos que comprender que nuestro país no puede ser utilizado por el invasor para atacar a hermanos latinoamericanos. Nosotros no podemos permitir eso. El pueblo puertorriqueño tiene que negarse de arriba a abajo a ese tipo de agresión”. 

El Caucus Presbiteriano Puertorriqueño, en comunicado de prensa, igual rechazó la intervención y defendió el proceso revolucionario venezolano. “Reconocemos que por los últimos veinte años, Venezuela ha escogido su destino a través de procesos democráticos liberadores y esperanzadores; declaramos que cada nación tiene derecho a ejercer su soberanía a través del poder de decisión del pueblo, dentro del marco constitucional; declaramos que todo proceso de cambio social es único en la cultura e historia humana; declaramos que Dios ha sembrado la búsqueda del amor y la paz en los corazones y mentes de su pueblo”.

Además de rechazar una intervención militar la organización, que acoge a diversas denominaciones cristianas, expresó su rechazo al bloqueo y las sanciones económicas, financieras y comerciales contra Venezuela y reconoció a su gobierno como uno legítimo y democrático expresado en procesos eleccionarios, incluso la reelección del presidente Nicolás Maduro.

 

La diáspora se une al rechazo

En tanto, grupos de la diáspora constituidos en el Frente Independentista Boricua (FIB) condenaron la intervención y la postura del gobierno de la isla: “Condenamos, muy particularmente, las posiciones asumidas por el gobierno títere colonial en Puerto Rico sumándose a los ataques desvergonzados contra el pueblo hermano. Un país como Puerto Rico, invadido y ocupado militarmente desde 1898 por una potencia extranjera (léase USA), con una economía colapsada, donde reina la corrupción y el pillaje de los fondos públicos, y sin personalidad jurídica internacional reconocida, no está precisamente en la mejor posición de opinar sobre cómo deben conducir otros sus destinos” expresó Eric Ramos, portavoz del FIB.

Todos los declarantes coincidieron en rechazar el uso de la isla para lanzar una intervención militar contra Venezuela, así como denunciaron que la acción afectaría a toda América Latina, incluido Puerto Rico. 

 

  (0) Comentarios




claritienda Albizu