Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

“Juan Mari Brás: El ejercicio del Derecho”

"Se conoce poco la faceta de abogado de Juan Mari. Sí se conoce como líder político y periodista".
Foto por: Alina Luciano/Claridad
Ver foto galeríaVisita la foto galería (2)
Perfil de Autor

Por Cándida Cotto

Publicado: miércoles, 19 de noviembre de 2014

En el independentismo y más allá, en nuestra Isla como en el exterior, la figura de don Juan Mari Brás es reconocida como militante y destacado líder independentista. Menos se conoce sobre su faceta de abogado y éste es el perfil que presentará uno de sus más cercanos colaboradores y discípulo, el licenciado Rafael Anglada López, en la conferencia, “Juan Mari Brás: El ejercicio del Derecho”, que se efectuará el martes dos de diciembre, en un acto de recordación de su natalicio.

“Juan nunca atendió casos laborales a favor del patrono. Se conoce poco la faceta de abogado de Juan Mari. Sí se conoce como líder político y periodista”, comentó Anglada López a Claridad en entrevista sobre las expectativas de su presentación en el Aula Magna de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras.

Anglada López cuenta que conoció a don Juan -como solían llamarle los jóvenes más cercanos- a la edad de 13 años cuando tuvo que hacer un trabajo para una de sus clases en la Escuela Superior de la UPR. Pasados los años, en el 1971 y ya hecho un militante de la independencia, su vida quedó ligada a la del líder independentista, abogado, periodista, consejero, amigo.

La presentación, dijo Anglada, estará enmarcada en diez a doce experiencias jurídicas en orden cronológico. La primera, describió, está amarrada con el “embeleco del ELA”. Esta relación responde a que Mari Brás se hizo abogado en Washington, mientras se estaba orquestando el ELA, señaló. Incluso, Mari Brás fue detenido en Washington por el FBI en dos ocasiones como consecuencia de los ataques nacionalistas a la Casa Blair en 1950 y al Congreso en 1954. Además, que muchos argumentos de los autonomistas en la actualidad tienen que ver con el análisis de todos los pro y los contra que hizo Mari Brás del debate congresional en Washington de la Ley 600, tema sobre el cual disertó en su reválida oral para el ejercicio del Derecho en Puerto Rico.

Una faceta de abogado muy poco conocida del abogado hostosiano mayagüezano, es que trabajó en la Sociedad para la Asistencia Legal (SAL). “Siempre vivió muy orgulloso de esa práctica cuando Asistencia Legal litigaba casos criminales y civiles. Todavía no existía Servicios Legales y a la misma oficina podía llegar un acusado indigente de un caso criminal y uno civil. El abogado tenía que litigar las dos cosas”, exaltó Anglada López.

“Juan es muchas cosas más allá del pleito de la ciudadanía, más allá de haber fundado la Escuela de Derecho Eugenio María de Hostos. Pero me enamoré de las carpetas”, expresó Anglada sobre la fuente primaria para su trabajo como, por ejemplo, las informaciones relacionadas al trabajo de Mari Brás para que el caso colonial de Puerto Rico se mantuviera ante las Naciones Unidas (ONU).

La experiencia de los casos de prisioneros políticos es otra sobre las que espera hablar el experimentado militante en la diplomacia patriótica puertorriqueña. “Es interesante porque en el independentismo existe una doctrina de que no se postula en los tribunales del imperio, pero no dice que estás postulando en los tribunales de la colonia. Eso apunta entonces a que la inmensa mayoría de los viajes a Nueva York de Juan eran buscando abogados americanos para los pleitos políticos nuestros porque no teníamos abogados en la corte federal. Había que buscar abogados liberales en Estados Unidos y educarlos”. Esta misión fue también fundamental para el trabajo en la ONU.

El tema de la asamblea constituyente, el caso de los comunistas en el Tribunal Federal, el derecho al piquete, el derecho electoral en el Tribunal Supremo de Puerto Rico y la búsqueda de la verdad en el caso del asesinato de su hijo Santiago Mari Pesquera, serán parte de la exposición.

 

Mari Brás y las carpetas.

“En esas carpetas hay cosas fascinantes que nunca han salido a la luz. Hay transcripciones casi exactas de sus discursos que nunca se publicaron en ningún lugar y el resultado ha sido que se puede hacer un trabajo editorial de esos discursos que quien único los transcribió fue la Policía de Puerto Rico”, resaltó Anglada López, sobre el contenido y el valor histórico que, sin proponérselo, ha dejado la vigilancia contra el independentismo que desataron las fuerzas represivas del gobierno de Estados Unidos.

“Hay algunas que normalmente dicen quién grabó y quién transcribió, y yo pienso darle las gracias por la transcripción. Esa transcripción era para uso casi personal de Muñoz Marín en la Fortaleza. Otra tesis mía es que todos los nombres de superintendentes de la Policía y jefes de inteligencia que sufrimos en los 70’ y en los 80’ durante el Cerro Maravilla, empezaron de guardias de palito vigilando a Juan Mari Brás y al MPI”, reveló.

Anglada López describió como fascinante la cantidad de información que contienen las carpetas del FBI sobre Don Juan, como por ejemplo, todos los viajes que hizo a la ONU desde el 1959 hasta el final de sus carpetas en el 1985. “Es interesante porque las carpetas tienen la particularidad que dicen la línea aérea y el número de vuelo. Había veces que toda la inteligencia acumulada la Policía se la daba al FBI y viceversa. Pero hubo veces que aparte de darle información, le esperaban en Nueva York y lo escoltaban hasta la casa del profesor González González, que era donde se quedaba, en la calle 83 en el West side”.

La conferencia, “Juan Mari Brás: El ejercicio del Derecho”, es parte de otra serie de actividades auspiciadas por la Fundación Francisco Carvajal, la Escuela de Derecho de la UPR, la Fundación Juan Mari Brás y Claridad. También habrá una exposición de fotos, documentos y memorabilia del dirigente independentista, que organizó un comité de bibliotecarios y archiveros de la Biblioteca de la Facultad de Derecho.

  (0) Comentarios



claritienda El temor de los Imperios