Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

El gran mantel

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)

Publicado: viernes, 13 de octubre de 2017

Pablo Neruda

 

 

Cuando llamaron a comer

se abalanzaron los tiranos

y sus cocotas pasajeras,

y era hermoso verlas pasar

como avispas de busto grueso

seguidas por aquellos pálidos

y desdichados tigres públicos.

 

Su oscura ración de pan

comió el campesino en el campo,

estaba solo y era tarde,

estaba rodeado de trigo,

pero no tenía más pan,

se lo comió con dientes duros,

mirándolo con ojos duros.

 

En la hora azul del almuerzo,

la hora infinita del asado,

el poeta deja su lira,

toma el cuchillo, el tenedor

y pone su vaso en la mesa,

y los pescadores acuden al breve mar de la sopera.

 

Las papas ardiendo protestan entre las lenguas del aceite.

Es de oro el cordero en las brasas

y se desviste la cebolla.

Es triste comer de frances

comer en un ataúd,

pero comer en los conventos

es comer ya bajo la tierra.

 

Comer solos es muy amargo

pero no comer es profundo,

es hueco, es verde,

tiene espinas como una cadena de anzuelos

que cae desde el corazón

y que te clava por adentro.

 

Tener hambre es como tenazas,

es como muerden los cangrejos,

quema, quema y no tiene fuego:

el hambre es un incendio frío.

 

Sentémonos pronto a comer

con todos los que no han comido,

pongamos los largos manteles,

la sal en los lagos del mundo,

panaderías planetarias,

mesas con fresas en la nieve,

y un plato como la luna

en donde todos almorcemos.

 

Por ahora no pido más

que la justicia del almuerzo.

 

Dedicamos este poema a grupos como Comedores Sociales, que antes y durante esta crisis, han convertido la solidaridad en justicia alimentaria.

  (0) Comentarios




claritienda Calendario 2019