Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Jardines Ajenos

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)

Publicado: miércoles, 18 de octubre de 2017

 

Un oficial de Fura contó a Radio Oro lo difícil que resulta ser rescatista. En los pueblos del interior, dijo, es aún más compleja la tarea de sobrevolar un helicóptero por la ausencia de radares. Vuelan sobre la nada. Y esa nada es el verdadero espejo de nuestra catástrofe.

En Utuado escuchó la historia de unos niños que abrieron un hueco en la tierra. Antes, aquel palmo de tierra era el patio de su casa. Adentro enterraron a su abuelo.

—Es que abuelito apestaba mucho. 

Puerto Rico es un cementerio. Una tumba sin nombre. El estudiante de la vecina. La madre del amigo. El padre del compañero. El vecino del conocido. Nombres propios sin derecho a una muerte natural. Nombres propios que fueron confianza, respiro, un lugar en la mesa. 

¿Cuál es la lógica de negarles formar parte de una cifra? ¿Dónde están nuestros 117 desaparecidos? ¿En qué fosa común, debajo de cuál alud? El país tiene el derecho de llorar a sus muertos. De contarlos y narrarlos. Ellos son nuestro reflejo.

 

Christian Ibarra, tomado de su muro de Facebook. Ibarra es uno de nuestros mejores escritores contemporáneos. Autor de dos libros de relatos, trabaja como periodista. Sus libros han sido reseñados en revistas y periódicos internacionales.

***************************************************************************************************

¿Te gustó este escrito? ¡Dona a Claridad!

Claridad se sostiene con la generosidad de sus lectores

Para donar, oprima aquí

 

  (0) Comentarios



claritienda Cortázar