Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

CLARIDADES: La precipitación en Camuy

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)

Publicado: lunes, 18 de septiembre de 2017

En una reunión celebrada en la casa de Pablo Beauchamp, integrante de Capá Prieto, el  18 de septiembre de 1868, en la que estuvieron presentes representantes de las sociedades secretas de la altura de Mayagüez, Lares, Pepino y Camuy, se acordó el día 29 para iniciar la revolución armada. ese “Día de San Miguel” los esclavos tendrían descanso y estimaron que sería propicio para movilizarlos a la lucha sin levantar sospechas. Los revolucionarios en Puerto Rico, como sucedió en tantas otras partes, no tuvieron condiciones para llevar con anterioridad a los componentes de su ejército rebelde a un campo de entrenamiento. El grito de libertad había de darse primero en Camuy. No está claro por qué seleccionaron dicho pueblo, a no ser que está situado convenientemente en la costa norte a medio camino entre Arecibo y Aguadilla, donde habían cuarteles militares, para aislarlos y facilitar la toma de uno y luego la del otro.

Estudiando la documentación disponible, esta determinación suscita interrogantes. Los patriotas estaban a la expectativa de un apoyo desde la ciudad-puerto de Mayagüez  de la llegada de la expedición libertadora de Betances, con armas y refuerzos. ¿Sabía Betances del día señalado? ¿Estaban actuando en coordinación y unidad con el alto mando y entre sí como prescribían los estatutos de la revolución? ¿Cuán informados estaban del nivel de organización en otros pueblos? ¿Por qué no convocaron a Lacroix de Ponce y a otros dirigentes de otras juntas o legaciones a la reunión del día 18? ¿Tenían más prisa de actuar en es región cafetalera debido a los agobios económicos que aquejaban a muchos de los comprometidos? Pero, ¿la crisis no era general en Puerto Rico? ¿Estaba confiado excesivamente y exaltado el liderato, especialmente de Lares, cuyo jefe manifestó tener ya hasta 600 hombres prestos para la lucha?

Cuando se enteró de la insurrección, el gobernador Pavía la criminalizó inmediatamente. En la Proclama del 7 de diciembre de 1868, Betances le ripostó con lo que al mismo tiempo es una reflexión política profunda: “el crimen fue únicamente la precipitación”. Creemos que no se refería al hecho de que se fijara y tuviera que adelantarse la revolución en el mismo mes de septiembre. Consumamos los hechos, Betances sólo tenía elogios y honra para los que se levantaron en armas por la libertad y la dignidad nacional puertorriqueña. Lo precipitado, opinamos que esto es lo que significaba, está en la fase organizativa en construcción en que todavía se encontraban y en la falta de sintonía operacional. Para Betances, la simultaneidad del levantamiento (no en todos los pueblos y rincones a la misma hora, cosa que no sucede en ninguna revolución) en diversos puntos estratégicamente determinados era lo que impediría a las fuerzas españolas concentrar tropas en un lugar o una región contra los rebeldes. El levantamiento general, en lugares diversos acordados, era la manera de transformar el factor insular de la isla en una inmensidad territorial imposible de manejar a los españoles a la misma vez. Eso es exactamente, como veremos, lo que señaló el español Sanz.

En Puerto Rico, hacía tiempo que las autoridades españolas sabían que se tramaba algo en su contra. Tenían bajo constante vigilancia a muchas personas por toda la Isla, ya habían interceptado propaganda y arrestado a varios desafectos. Pero con la información recibida por el capitán Juan Castañón (puertorriqueño) el domingo 20 de septiembre de 1868 pasó otra cosa. Ese día el miliciano y miembro de Lanzador del Norte, Carlos Antonio López transmitió a su capitán lo que había confiado su tío Hilario Martínez, de que la casa del hacendado Manuel María González era el centro de operaciones de una próxima revolución. Castañón llevó la información al Comandante Militar de Arecibo, coronel Manuel Iturriaga, quien se trasladó sin perder tiempo a Camuy acompañado de su secretario e hijo, también militar.

 

Fuente: La Revolución Puertorriqueña de 1868: el Grito de Lares

Francisco Moscoso

 

  (0) Comentarios



claritienda Tiempos revueltos