Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

CLARIDADES: División del Autonomismo

Praxedes Mateo Sagasta
Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)

Publicado: martes, 10 de abril de 2018

Como parte del proceso en las Antillas, el 12 de enero de 1897 y con los votos a favor de Gómez Brioso, Matienzo Cintrón y Muñoz Rivera se establece el pacto con el partido de Sagasta. Por medio del pacto queda así incorporado el Partido Autonomista al Partido Liberal Fusionista de Práxedes Mateo Sagasta. Se comprometía así la Comisión a “construir en la Isla un solo Partido Liberal, sometido a la disciplina del de la Península como prolongación suya en aquella provincia ultramarina.”

Reunido en Asamblea en San Juan el 11 de febrero de 1897, con la asistencia de 131 delegados, bajo la presidencia de Manuel Rossy Calderón, se inician las deliberaciones. La votación arrojó una mayoría de 79 votos a favor del pacto, 17 en contra, 7 abstenciones y 28 ausentes. Enfrentado al resultado de la Asamblea, José Celso Barbosa abandonó el local después de un discurso que fuera contestado por Muñoz Rivera. El viejo Partido Autonomista fundado por Baldorioty de Castro y que surgiera del Plan de Ponce había dejado de existir.

Se divide así el Partido Autonomista en dos facciones antagónicas que se mueven por viejas rencillas y odios personales. Se organizan el Partido Liberal de Muñoz Rivera como representante de los hacendados y el Partido Autonomista Puro u Ortodoxo de Fernández Juncos, Rossy, y José Celso Barbosa, representando el sector profesional. A la vez que esto ocurría, hacían su ingreso al Partido Liberal, numerosos líderes incondicionales que consideraban que había llegado el momento oportuno de cambiar filas.

Una violenta polémica se inicia entre liberales y ortodoxos, destacándose la que tienen El Clamor del País, órgano de los ortodoxos, y La Democracia. En medio de esta fragmentación política, en medio de este realineamiento que viene sucediendo, ocurre lo que en nuestra historia se conoce como la Intentona de Yauco.

La nueva experiencia revolucionaria será parte de un plan de Antonio Mattei Lluveras, Agustín F. Morales y Manuel Cátala, de la Junta Revolucionaria de Nueva York. La intención era, aprovechando el descontento que habían dejado los incidentes de 1887, desarrollar una serie de partidas que pudieran iniciar una guerra en pequeña escala contra el ejército español y le sirviera de apoyo a la lucha que por la independencia se desarrollaba en Cuba. El movimiento capitaneado por Fidel Vélez, fracasa al ser descubierto y al tener que enfrentarse con las tropas españolas, quienes les derrotan al superarlos en número y en armamentos. La acción respondía al interés de desarrollar un nuevo frente. Un segundo frente que mantenga ocupados los 5,000 hombres que constituyen el ejército español en Puerto Rico. 

Los jefes de los partidos Incondicional, Liberal Ortodoxo conjuntamente a la burocracia de las alcaldías, proclamaron a los cuatro vientos su lealtad y fidelidad al gobierno a la vez que le felicitan por haber aplastado otra conspiración más del Partido Ilegal de la Independencia.

Mientras tanto en Madrid, el 4 de octubre de 1897, subía al poder un nuevo Gabinete presidido por Sagasta jefe del Partido Liberal Fusionista español. La victoria de Sagasta fue celebrada en Puerto Rico por los Liberales, a la que se unirían posteriormente los Ortodoxos, mientras que los incondicionales, a tono con su política tradicional, declaraban su lealtad al nuevo gobierno establecido en Madrid. Sagasta, en telegrama a Muñoz Rivera, garantizaba que el Partido Liberal tendría preponderancia en el nuevo gobierno. Esto respondía a las maniobras de Labra, quien siguiendo instrucciones de los ortodoxos, buscaba ahora su tajada en el nuevo Gobierno. Comienza así la tarea, en base a instrucciones recibidas desde Madrid, tratar de conseguir una fusión entre Liberales y Ortodoxos. El 9 de noviembre de 1897, el gobierno de Madrid establece para Puerto Rico el Gobierno Autonómico. 

 

Fuente: Historia de la Nación Puertorriqueña – Juan Ángel Silen

 

  (0) Comentarios




claritienda Angel y Habanera