Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentarios

Hay que proteger al asegurado

Perfil de Autor

Por Cándida Cotto

Publicado: martes, 16 de octubre de 2018

El Tribunal Apelativo (TA) determinó que una decisión de la Oficina del Comisionado de Seguros (OCS) fue una “irrazonable y que la Oficina se desvió de lo que debe ser su norte –de la protección al consumidor y la sana competencia– para convertirse de forma arbitraria, en protector de la ‘imagen de los bancos”. 

La decisión –emitida el pasado mes de junio– a favor de la aseguradora Antilles Insurance (AI) se origina por una querella que contra ésta radicó la Asociación de Bancos (AB). En la demanda se alega que el vicepresidente y jefe de suscripciones (CIC) de la aseguradora, Roberto López Villafañe, durante una entrevista en el programa, Jugando Pelota Dura, hizo declaraciones que dañaban la “imagen de los bancos”, al tergiversar los términos y condiciones en que se ofrece una póliza de seguros al momento del cierre de una hipoteca. La querella de la AB le pedía a la OCS que le ordenara a AI cesar con la campaña de publicidad que tenía respecto a los derechos del consumidor y una nueva póliza de seguro para la vivienda. La OCS le dio la razón a la banca y le ordenó a la aseguradora cesar con su campaña de publicidad y le impuso una multa de $5 mil dólares. Por su parte AI apeló la decisión al TA, el cual le dio la razón en todos sus argumentos. 

“Lo hicieron con la intención de detener un producto que tenía la Aseguradora en un intento de los bancos que son las entidades que venden ese seguro”, denunció, en entrevista López Villafañe, al dar a conocer sobre la decisión y sus implicaciones, y por supuesto el origen de la controversia. Explicó que cuando se va a cerrar una hipoteca se le exige al comprador un seguro para cubrir la colateral, que es la casa. El seguro que los bancos llaman “hazard” es un requisito de todos los bancos y se supone que debe cubrir la estructura en cuanto a peligro de fuego, huracán, terremoto y vandalismo. 

Sobre este requisito narró que su desarrollo ha sido el que desde el 1999 una vez se le permite a la banca entrar a vender seguros, el banco tiene el control de los puntos de venta. El resultado ha sido que al momento del cierre de la hipoteca no se le permite al consumidor decidir cuál es su compañía de seguros y su agente de seguro, no se le da la oportunidad de buscar otra póliza y nunca le dicen al consumidor a su derecho. Esta práctica va en contra de la Carta de Derechos del Consumidor emitida por la OCS. 

López Villafañe, apuntó que esta práctica ya “histórica” además de negarle el derecho al consumidor de escoger su agente asegurador, ha provocado el que agentes independientes, corredores pierdan ese negocio porque el banco controla el negocio en el lugar donde se va hacer la transacción. Frente a esta situación defendió que AI comenzó una campana educativa a los consumidores de que tienen el derecho a escoger a su aseguradora. Con la campaña hicieron un producto –una póliza– que le devuelve dinero al consumidor.

“Somos una empresa netamente puertorriqueña y vimos en un momento dado que la banca, y sus agencias de seguros, comenzaron a buscar más negocio a base de unas comisiones para su ingreso y no a base de lo que en realidad era bueno para el consumidor”. Según explicó en el tipo de seguro para vivienda, “hazard”, como le llaman los bancos, pero para la industria de seguro son pólizas residenciales de propiedad-de vivienda, existen dos tipos de comisiones, ambas son legales. Una estándar de un 25% y una comisión contingente que puede ser también hasta un 25% adicional. Cuando el banco vende estas pólizas se gana hasta un 50% de comisión de cada dólar que paga el cliente, es decir 50 centavos. López Villafañe expresó que a AI esta comisión le parece excesiva porque en Estados Unidos y otros territorios las comisiones son entre 17 a 15% por lo que la comisión estándar en Puerto Rico sigue siendo suficiente porque es todavía más alta que la que se paga en EEUU. 

Así las cosas Antilles Insurance desarrolló una campaña de publicidad dirigida a educar al consumidor respecto a su derecho de escoger. “Si no escogen a AI como su compañía que escojan otra, pero que escojan la que ellos quieran, es nuestra posición. Lo que estamos buscando es que ese consumidor tenga la opción de escoger, como sucede con el seguro compulsorio. Es un principio similar. La intención que teníamos nosotros era, uno llevar un mensaje al consumidor de lo importante de estar asegurado y la importancia de la selección, qué pasa nos encontramos con que los bancos comenzaron a evitar ese mensaje”. 

Con la campaña además diseñaron una póliza residencial de vivienda que le reembolsa al cliente un 20% de su seguro si no tiene reclamaciones en el año. AI, indicó López Villafañe, es la única compañía que al día de hoy tiene esta póliza en Puerto Rico y reveló que cuando fueron a los bancos a presentar el proyecto. De primera intención favorecieron el producto pero al conocer que el reembolso saldría de la comisión de la póliza lo rechazaron y comenzaron a torpedear el producto. Destacó el dato de que, estas pólizas de vivienda generan en primas $150 millones al año los cuales manejan las agencias de seguros de los bancos, a lo que cuestionó ¿qué les cuesta a los bancos de esa comisión de 50% de contingencia devolver el 20% para favorecer a ese asegurado que no tuvo reclamaciones?.

En los tipo de seguros “hazard” todas las primas son iguales, el costo de seguro es el mismo , en todas las compañías, o cualquier otra adicional que el consumidor desee, la póliza se hace a nombre del banco para cuando se llegue al cierre pueda asegurar que la tiene y que ésta cumple con los requisitos. López Villafañe comentó que en la Isla la divulgación sobre los seguros casi no existe. Mucha gente no sabe que cuando paga la hipoteca todos los meses ese pago se divide en una cantidad para pagar el préstamo, otra para pagar el CRIM, y otra para el seguro de la vivienda, es decir si la hipoteca es a 30 años, todos los años el cliente esta pagando el seguro “hazard”. 

La pelea entre Antilles Insurance y la Asociación de Bancos lleva tres años, mientras la OCS dijo que no apelaría la decisión del TA. La determinación del TA le permite a la AI continuar con su campaña educativa y ofreciendo su póliza. 

“Nosotros vamos a seguir no importa que los bancos sean tan poderosos, nosotros somos una compañía pequeña pero aun así entendemos que nuestro compromiso es con nuestros clientes y nuestro pueblo de aquí no nos vamos, aquí nos quedamos. Pensamos que era un buen producto para el consumidor, pensamos que se está poniendo el dinero en los bolsillos del pueblo e igual que pasó con el seguro obligatorio estamos rompiendo una práctica de negocios que por tantos años ha sido controlada por la banca”. 

 

  (0) Comentarios




claritienda La deuda