Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Los contratos de la AEE

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Cándida Cotto

Publicado: martes, 12 de diciembre de 2017

De la manera en que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) establece contratos no debe ser sorpresa para nadie que en estos momentos la citada corporación pública –según han aceptado el director de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (AFAF), Geraldo Portela, que la AEE se quede sin dinero esta misma semana. 

Sólo hay que recordar el contrato más reciente de $300 millones con la empresa Whitefish, el cual aun cuando fue retirado como resultado de la indignación del pueblo y “asombro” del Congreso de EE UU, hubo que pagarle $2. 7 millones, de una deuda que alega Whitefish es de $83 millones. Antes del contrato de Whitefish en el 2016 estuvo el de la sindicatura ejecutado por la empresa Alix Parthner, y su oficial Liza Donahoue, quien recibió un pago de $43.5 millones en un año por su asesoría financiera. 

Hace una semana la Junta de Gobierno de la AEE dio a conocer que había contratado a otro asesor financiero, Todd W Felisinger de la compañía Felisinger Energy Parthners por la cantidad de $5 millones hasta junio del 2018. 

A la manera de pactar negocios se le suma la intervención partidista durante décadas que ha provocado que las deudas por cobrar de la AEE asciendan a $1,754 millones, eso a la fecha del 2014. El dato fue resultado de un estudio encomendado a la FTI Capital Advisors, del cual al menos su Junta de Gobierno y la alta gerencia de la AEE, deben tener conocimiento, y el que la mayor parte de esta deuda corresponde a otras agencias y corporaciones del mismo gobierno. 

Un contrato reciente firmado por el hoy exdirector Ricardo Ramos el cual no han tenido mucha repercusión pública pese a las denuncias hechas por la Coalición de Organizaciones Anti Incineración (COAI), es la extensión del contrato a la incineradora Energy Answers (EA), por $784,000,000 a la citada incineradora, la cual se viene proponiendo desde 1999 y que al día de hoy, no ha puesto una sola piedra ni ha generado un solo vatio de energía. 

Según aparece en la Oficina del Contralor, el contrato se recibió en la AEE el 24 de agosto de 2017 y fue otorgado el 13 de junio con una vigencia hasta el 20 de junio de 2047. 

En entrevista con el asesor legal de la Coalición licenciado Pedro Saadé Lloréns, apuntó que el contrato es parte de la base económica que EA ha presentado a la Corporación de Desperdicios Sólidos (CDS) para impulsar su proyecto. El experto en Derecho Ambiental, explicó que el contrato es una extensión del contrato original que es del 2009. En el contrato original se supone que estipulaba un plazo de 84 meses máximos para que EA iniciara su operación, lo cual no cumplió. Con esta condición–apuntó el entrevistado– la AEE tenia la opción de terminar con el contrato. Una segunda parte del contrato le establece a la AEE la obligación de comprarle la producción neta de la generación de energía eléctrica que produciría EA. 

La capacidad de EA para producir energía saldría de la quema de los desperdicios. El contrato contempla la transmisión en línea de un punto de transferencia desde la planta del incinerador, en Arecibo hasta a una instalación de la AEE. Según el contrato la infraestructura de esta transmisión la pagaría EA.

“Es increíble cómo ante las circunstancias en que está la AEE se haya hecho un nuevo contrato para extender la fecha en que Energy Answers podía tener iniciado el proyecto. Esta era la oportunidad de la AEE de liberarse de ese contrato y por el contrario Ricardo Ramos le firmó una extensión”, denunció. 

Saadé Lloréns censuró además el que todas estas extensiones se hacen en secreto sin consulta previa al público, sin considerar el bienestar de la población, en fin sin justificación. Otro aspecto que dijo no se ha comentado es que el contrato que se extendió tiene una fórmula de pago que no se ha podido confirmar cuál será el costo del kilovatio hora. Este punto es pertinente debido a que se pretende mediante un contrato de EA con la ADS obligar a los Municipios a llevar la basura a la incineradora para su quema. Los municipios tendrán que pagar este gasto y luego la AEE le va a comprar la energía a AE, a juicio de Sadeé Lloréns eso representa un subsidio escondido a EA. 

Los Municipios por su parte tanto la Federación como la Asociación de Alcaldes han denunciado el costo que representa para ellos esta disposición e incluso han dejado saber que no llevaran sus desperdicios a la incineradora. El método de la incineración resulta más caro que depositar la basura en vertederos. 

El abogado y activista ambiental calificó el contrato como un absurdo tanto por su extensión, la falta de necesidad de la planta de incineración, e incluso la compra por parte de la AEE. “No es de beneficio ni para el pueblo ni para la AEE si lo llevamos a costo los consecuencias ambientales y de salud son mas”. 

Otro aspecto que levanta interrogantes respecto a la renovación del contrato es el hecho de que la compra de energía a EA no está en el Plan Integrado de Recursos que la AEE presentó a la Comisión de Energía de Puerto Rico (CEPR). CLARIDAD intento sin éxito tener una reacción de la Comisión.

  (0) Comentarios




claritienda Daniel Santos