Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Poemas de Kadiri Vaquer Fernández

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)

Publicado: martes, 20 de noviembre de 2018

Hice un andamiaje para asomarme 

al fu tu ro 

pero no superó la altura 

de los semáforos 

era parecido a un barco de papeles 

          empapados en cerveza

          y apetitos improbables 

cada madrugada se desplomaba 

por la anticipación del fracaso. 

_______________

 

Tengo seis o siete años cuando me asomo sobre el cuerpo dormido de mi madre. Hace sol y sé que es verano porque está desarropada y no lleva medias. La miro detenidamente sin tocarla para asegurarme de que todavía está respirando. Sé que un día dejará de hacerlo, pero a mis seis o siete años estoy convencida de que su voluntad de seguir presente es inagotable. Por momentos aguanto la respiración como antes de zambullirme en la bañera y me acerco para confirmar que el pecho sube y baja como debe ser. 

Entonces ella abre los ojos. 

Hay días que me pregunta con voz ronca de sueño que qué hago, hay otros días, como este, que por la claridad de su voz sé que me ha engañado, que se ha estado haciendo la dormida. Entonces, por miedo a que el indio con el hacha de abuela venga a cortarme la lengua o a delatarme, le digo que le velaba la respiración. 

Duermo en tu cama por diez días. Justo en el mismo lado en que dormías tú. Una noche despierto y, sentada en el mismo lugar en que te encontraron enroscada sobre ti misma, decido revisar las gavetas de tu coqueta. Sé que esta tarea me corresponde. Encuentro una cita inacabada escrita a mano en la tapa de un joyero sin bailarina, en una agenda y en un cuaderno de bolsillo lleno de presupuestos semanales y citas de motivación: 

no te vayas, aún tengo cosas que decirte. 

_________________________________

 

Por ahora te cuento que a veces 

solo a veces me siento en tu silla 

trepo los pies sucios

a ver si vienes

a reclamarme tú

que de haber sido muda hubieras explotado 

y otras veces

me asomo a la taza a ver si veo tus días remojándose

en la negrura

del café. 

 

Kadiri Vaquer Fernández nació en 1987 en Juncos, Puerto Rico. Completó un bachillerato en Estudios Interdisciplinarios en la Universidad de Puerto Rico y tiene un MFA en Escritura Creativa en español de New York University. Actualmente es estudiante doctoral del programa de español y portugués de Vanderbilt University. Su poemario Andamiaje publicado por Ediciones Callejón, recibió una mención especial en la primera edición del Premio de Poesía Joven: El Farolito Azul (2012).

  (0) Comentarios




claritienda Cuatro Carteles patrióticos