Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Series que no deben perderse 2

Midsomer Murders
Ver foto galeríaVisita la foto galería (2)
Perfil de Autor

Por María Cristina

Publicado: martes, 11 de julio de 2017

En esta 2nda parte de las series que veo y recomiendo como binges para mantener la continuidad escojo dos producciones de la televisión británica (gubernamentales como BBC y comerciales como ITV), una que lleva años (“Midsomer Murders”) y otra que tuvo cinco temporadas tan exitosas que tuvieron que reunir al equipo nuevamente para hacer tres adicionales (“Foyle’s War”). Uno de los elementos sobresalientes de estas series es la actuación de todos los intérpretes, ya sea los protagonistas investigadores o los integrantes de la historia, sean sospechosos, testigos o meros ciudadanos. En el caso de “Foyle’s War” actores de la talla de John Mahoney, James McAvoy y Rosamund Pike fueron protagonistas de algunos de los episodios.

 

“Foyle’s War” (2002-2015)

Creada por Anthony Horowitz y situada en 1940 en el pueblo costero de Hastings, se dan dos tensiones muy específicas: 1) la guerra entre Gran Bretaña y Alemania (declarada por los países aliados de ese momento en septiembre 1939 cuando el ejército Nazi invade a Polonia) donde el agresor bombardea a Londres y circula su fuerza marítima alrededor de las costas, y 2) los actos criminales que ocurren en el pueblo tanto entre sus habitantes (que reflejan la histórica división de clases de Inglaterra) como los recién llegados por razones de la guerra. Las investigaciones están a cargo de Christopher Foyle (Michael Kitchen), Detective Chief Superintendent (DCS), su asistente, Paul Milner (Anthony Howell) y su conductora (Foyle no guía), opinante e investigadora aunque ése no sea su trabajo, Samantha Stewart (Honeysuckle Weeks).

Los crímenes bajo investigación siempre tienen conexiones distantes y personajes ocultos que revelan otras historias tanto de celos y envidia como de tonos políticos. Los ricos del pueblo se creen exentos de la aplicación de la ley y su actitud arrogante hacia Foyle hace a éste más agresivo en la búsqueda de la verdad. También se desenmascaran viejos resentimientos y secretos. Pero el chisme, contrario al pueblo de Midsomer (“Midsomer Murders”), no es un factor determinante en descubrir a los criminales. Esto tiene mucho que ver con la geografía del lugar y el momento en que se vive, ya que esa apertura del puerto cambia la dinámica, la vivienda y el poblado como tal. Por eso mismo, las investigaciones son más formales y Foyle mantiene su distancia, aun con personas conocidas. Por esta misma razón sabemos poco de Foyle: viudo con un hijo que está en el Royal Air Force (RAF) y que, sin expresar sus sentimientos abiertamente, le preocupa si sobrevivirá la guerra. Su asistente, Milner, tiene una vida más complicada que se va enlazando en cada episodio. Stewart (Sam) fue conductora de ambulancias pero por ser mujer nunca pudo ir al frente de batalla. Tiene el entrenamiento, la astucia y la inteligencia de seguir aprendiendo de Foyle para luego—en las dos últimas temporadas—ser su mano derecha. Uno de los episodios más evocativos de lo que significa la guerra para la población civil de Hastings es el rescate de los 226,000 soldados británicos varados en Dunkirk en mayo de 1940 al que se unen los pescadores del pueblo.

Las temporadas 7 y 8 fueron impuestas por un público que exigía el retorno de la serie. Ya la guerra ha finalizado y la reconstrucción de Londres ha comenzado (1945). Por eso Foyle se traslada aquí y lo asignan al MI5 (equivalente al F.B.I. pero más atado a la inteligencia militar) por su historial investigativo. Sam, ahora casada con un representante del Parlamento, y desde su trabajo clerical en la misma agencia (nuevamente porque a ese nivel es lo que puede aspirar) investigará junto a Foyle casos de infiltración de los nuevos enemigos, tanto del bloque soviético como los supuestos colaboradores alemanes, actos de traición y casos de corrupción y venganza internas. Seguimos lamentando que “Foyle’s War” no siguiera pero entendemos que también hay que darle un break a los actores para explorar otros proyectos.  

 

“Midsomer Murders” (1997-2011)

Basada en una serie de novelas de Caroline Graham, cada episodio tiene a Tom Barnaby (John Nettles), Detective Chief Inspector (DCI) y Gavin Troy (Daniel Casey), su sargento investigador, resolviendo algún crimen menor o mayor en el condado de Causton, específicamente en Midsomer. Este lugar se presenta como idílico, tranquilo, precioso en primavera y verano; todos los casos ocurren en esta época para poder tener la mayoría de la acción en exteriores. Las casitas son hermosas y sus habitantes tienden a vivir aquí por mucho tiempo. Desde la primera escena nos damos cuenta de que aunque cada personaje tiene su propia vida, todos están metidos en la vida ajena. Por eso la intimidad es casi inexistente: los rumores recogen desde las enfermedades que aquejan a cada uno, las obsesiones que los conducen a cierto comportamiento, su situación financiera, familiar y tropiezos diurnos y nocturnos. Los asesinatos son la investigación principal y cada episodio siempre tiene de tres en adelante. Y aunque el diario vivir parezca muy llevadero, los crímenes cometidos son muy sangrientos ya que se utilizan predominantemente armas blancas como cuchillos de todos los tamaños, espadas, sables y hasta hachas. 

La población —muy parecidos en su expresión y vestimenta a seres normales y corrientes— tiende a ser mayorcita pero los jóvenes logran encontrar su espacio a pesar de la supervisión directa del vecindario. Lo interesante es que los autores de los crímenes pueden ser de 80 o de 20 años ya que todos son muy activos. Aparte del atractivo de resolver los crímenes está el estilo de ese humor controlado y cínico tan inglés que nos hace reír a pesar de la seriedad del asunto. Barnaby no es un policía atribulado sino todo lo contrario: casado por 30 años con Joyce, quien soporta sus tardanzas y cambios de planes cada vez que surge un caso, con una hija, Cully, que es aspirante a actora. En otras palabras, Barnaby y su familia son muy parecidos a las personas que debe investigar. Además, los personajes que quedan vivos tienden a continuar sus historias en otros episodios. Todo lo que comento aplica a la serie de 1997 a 2011 porque no he visto ninguno de las temporadas desde que John Nettles dejó de interpretar a DCI Barnaby.

  (0) Comentarios



claritienda Angel y Habanera