Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Despilfarro en contratos en la AEE

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Cándida Cotto

Publicado: martes, 19 de junio de 2018

Los millonarios contratos que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) ha estado concediendo a compañías estadounidenses a raíz del paso del huracán María dejan en evidencia que el Gobierno de Estados Unidos ha tomado por asalto a la citada corporación pública de Puerto Rico. 

La noticia de que la Junta de Control Fiscal (JCF), cuestionó un contrato concedido por la AEE, esta vez a una compañía llamada Mas Tec por la cantidad de $700 millones, aunque no deja de causarle indignación, tampoco le toma por sorpresa al presidente de la Unión de Trabajadores Independiente de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER), Ángel Figueroa Jaramillo. En entrevista Figueroa Jaramillo denunció que la concesión de contratos a compañías estadounidenses es la forma en que se ha estado utilizando los $1,500 millones que asignó el Congreso de Estados Unidos hace unos meses para los trabajos de recuperación. Los contratos se conceden a compañías norteamericanas para que sean éstas las que generen los ingresos y que así regresen a EE UU y no se crea actividad económica en la isla. 

Figueroa Jaramillo señaló que otro contrato del que no se está hablando y es paralelo al de Mas Tec es la renovación del contrato a Cobra Energy por $900 millones el 26 de mayo, la misma compañía que dejo al país a oscuras dos veces el pasado mes de abril. “Si sumas entre los dos son $1.400 millones”. Apuntó que resultaba “interesante” el que la JCF cuestione el contrato de Mas Tec pero no ha cuestionado el de Cobra Energy, a lo que atribuyó el que, “aquí lo que hay todavía es la pelea de poder de qué compañía de Estados Unidos, amigos de los que están cercanos en el poder se van a otorgar los contratos”.

A lo anterior se puede sumar como prueba la denuncia del exdirector de la AEE, Carlos Ramos, de que el gobierno de EE UU no le permitió comprar materiales a compañías que no fuesen norteamericanas durante la emergencia del huracán, aun cuando se podía comprar materiales en países como Colombia, México. Esta imposición -confesó en días recientes Ramos le obligó a renunciar. 

El presidente de la UTIER agregó que en el caso de las compañías que llegaron a dar servicios de apoyo la compañía Fluor, se llevó $1,300 millones y acusó que esta compañía cada vez que los republicanos están en el poder se lleva la mayor parte de los contratos. 

Aclaró que la contratación de Cobra y Mas Tec, las hizo la AEE. Mientras a Flour la contrató el Cuerpo de Ingenieros (USCOPI, siglas en inglés). Jaramillo comparó que los $1,500 millones del contrato de Flour que fue para trabajos de reparación provisional, equivale a cuatro años de la nómina total de la AEE, dinero que daría hasta para reforzar la plantilla de trabajo de la Autoridad. Además de comparar que mientras a los trabajadores de la UTIER solo se les da ocho dólares diarios para dieta y otros ocho para gasolina estas compañías privadas facturan entre $160 y $300 la hora, $200 diarios para hospedaje y $80 de dieta diarios. 

Aun cuando se supone que los contratos los apruebe la Junta de Gobierno de la AEE, Figueroa Jaramillo denunció que la AEE delegó y entregó gran parte de la administración de la corporación al Cuerpo de Ingenieros.

“Aquí lo que hay es una jaujau de contratos se otorgaron mas de dos mil millones en la emergencia y todavía hay mas de siete mil personas sin luz”. Mientras se gasta el dinero en contratos a compañías privadas la AEE apenas ha comprado unos 10 camiones y no ha reforzado en nada su equipo. “Si alguien quiere saber lo que es privatización ahí tienen un ejemplo de lo que es privatización”, concluyó FigueroaJaramillo sobre las contrataciones. 

Por su parte el expresidente de la UTIER, Ricardo Santos, denunció la situación de las islas municipios Vieques y Culebras, las cuales no tienen todavía servicio. Según narró se ha dicho que el restablecimiento del servicio a ambas islas puede tardarse entre dos a cinco años. Estas alegaciones-acusó- se han hecho de manera indirecta debido a que la dirección de la AEE no ha dado explicaciones oficiales de en qué consiste el daño sufrido por el cable submarino que conecta a las dos islas y las razones por las cuales va a tardar tanto.

Santos prosiguió que pudo investigar y conocer que contrario a lo que ha declarado la AEE de que el cable submarino está averiado y que técnicamente no se podía empatar, descubrió que en Punta Lima, en Naguabo -que es por donde sale el cable- hay como algunos 15 postes tumbados por el huracán los cuales no han sido reparados, hay dos cables, uno tiene como 40 años de servicio y el otro 20. El que está roto es el mas viejo y denunció que el cable se ve cortado adrede en una de las puntas. El cable que está bueno y que está conectado está en servicio. Santos afirmó que según le dijeron sus compañeros de la AEE el cable hasta Culebra lo probaron y se encuentra en buenas condiciones. La verja de la sub estación a la cual solo se puede acceder por mar se cayó y no ha sido reparada. 

En tanto en Vieques se encontró que el cable que entra por Punta Arena fue re localizado hace un tiempo y hay toda una instalación nueva solo hay algunos dos o tres postes en el suelo en el área que se conoce como La laguna, de ahí en adelante todos los demás postes fueron arreglados, por lo cual Santos no ve razón alguna para mantener el argumento de que no se puede conectar a estas islas con la isla Grande. 

Al presente ambas islas tienen apenas servicio por medio del alquiler de turbinas de diésel. La teoría de Santos es que a estas islas se les está vendiendo la idea de independizarse del servicio de la AEE mediante las plantas de diésel, lo que al final de cuentas una vez se privatice la AEE Vieques y Culebra quedarán a merced de un servicio mediante diésel que resulta doblemente más caro que el de la AEE. Trajo como ejemplos el costo de la energía eléctrica en las Islas de San Thomas y Santa Cruz, donde se produce energía por medio de plantas de diésel y el kvh cuesta entre 45 a 50 centavos el kvh.

Frente a el proceder de la gerencia de la AEE Santos afirmó que, “la realidad objetiva es que la Autoridad fue tomada por asalto por el Gobierno de Estados Unidos, el Gobierno de Puerto Rico no manda absolutamente nada en la AEE, Higgins y la Junta de Control Fiscal han decidido la privatización y operaciones de la AEE”, afirmó.

  (0) Comentarios




claritienda Cartel Elizam