Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Solo dos frases

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)

Publicado: miércoles, 9 de enero de 2019

Nota: El próximo 11 de enero celebraremos un Belén para Carlos Gallisá en la Placita Roosevelt. Aquí unas palabras de su hijo Carlos Juan para honrar a su padre.

–amf

 

Por Carlos J. Gallisa (Hijo)

Especial para CLARIDAD

 

Hay dos frases que me recuerdan claramente a mi papá. La primera no era ni de Neruda, ni de Corretjer, ni tan siquiera sé si mi papá la haya oído. La frase es de mi jugador favorito de tenis, y dice así…

“Es agradable ser importante, pero es más importante ser agradable”.

A pesar de que mi papá nunca me dijo esa frase, me identifiqué con ella desde el día en que la oí, pues mi papá vivió dándome ejemplos de ella.

Es más importante guardar respeto… A mi papá no le gustaba que lo pasaran al frente en una fila de espera. Tan pronto salía alguien con… Licenciado, pase por aquí al frente… ya se le notaba una cara de incomodidad. La primera reacción suya era algo así como… gracias jefe, pero tengo tiempo no te preocupes… y a veces a insistencias, era mejor aceptar la oferta que seguir excusándose.

Es más importante conservar un amigo… un día mi papá fue invitado a una presentación en la tienda de libros llamada Borders. Un buen amigo suyo publicaba un libro nuevo. Mi papá se sentó en la parte de atrás a escuchar la presentación. De momento, una persona se acerca con un libro escrito por mi papá, y le pide que se lo firme. Mi papá le dice en voz baja, con mucho gusto, se lo dedica y lo firma. Par de minutos después aparece otra persona para lo mismo. Vuelve… con mucho gusto, se lo dedica y lo firma. Levanta la cabeza, y nota que ya estaba formándose una fila de gente. La reacción fue rápida pues me imagino que había el riesgo de que su amigo no le invitara más a otra presentación. Inmediatamente saca el teléfono del bolsillo y le dice a la fila de gente, esta llamada es de emergencia, pero regreso en un momento.

Es más importante el ser humano, que una ideología… Mucha gente sabía que él tenía amigos en Cuba. Lógicamente su ideología se prestaba para eso. Lo que poca gente sabía, era que habían exiliados en Puerto Rico, con ideologías completamente distintas a las de mi papá, pero con un gran respeto por él. He aquí unos ejemplos de cómo surgió lo que parecía imposible en los tiempos de la Guerra fría… 

Un día mi papá me pide que lo acompañe a comprar una alfombra. Me dice, Caco párate en esa tienda que yo conozco al dueño, a lo mejor nos dan un descuento. Entramos a la tienda, el dueño lo reconoce, e inmediatamente le dice (con un acento fuerte cubano) … Licenciado, si vino en busca de una alfombra, escoja la alfombra que usted quiera. En realidad él no quería la alfombra de gratis y me parece que metió la excusa no estar seguro del color que quería y nos fuimos. Una vez en el carro, yo le pregunto, oye como conociste a ese cubano. Me dice “pues mira Caco, ese llegó de Cuba sin un centavo y abrió ese negocio. Después de gastar el poco dinero que tenía en rótulos de la tienda y anuncios, se dio cuenta que tenía un problema legal. El nombre del negocio ya estaba inscrito por otra persona.” Mi papá era el abogado de esa otra persona. El vendedor de alfombras se presenta a la oficina de mi papá, me imagino que con pocas esperanzas de salir airoso. Mi papá le dice “mira, en realidad el nombre de la tienda fue inscrito hace varios años, por un cliente que inscribió varios nombres, nunca abrió una tienda, y ni tan siquiera vive en Puerto Rico. Despreocúpate que yo me encargo del papeleo, el nombre de la tienda es tuyo.” 

El caso del vendedor de alfombras no surgió por casualidad. Recuerdo otro que era más explícito en el sentido de no estar de acuerdo con la ideología de mi papá, aun así, estar completamente agradecido. Nosotros vivíamos en un vecindario llamado El Vedado. Por razones que desconozco, una gran cantidad de exiliados cubanos se mudaron al vecindario. Yo tendría como 10 años y más de la mitad de mis amigos eran cubanos, mi papá nunca me hizo el menor comentario de aprobación o de desaprobación. El padre de uno de mis amigos vendía guayaberas. Una Navidad, el padre de mi amigo tocó a la puerta de mi casa, y le regaló a mi papá una guayabera nueva. Yo con 10 años de edad asumí que hacer un regalo en Navidades era completamente normal. Esa tradición siguió año tras año, pero ya cuando yo tenía como 12-13 años, sabíamos cuando el vendedor de guayaberas venía en camino a hacer su regalo navideño. La esposa del vendedor lo insultaba desde que salía de la puerta de su casa… “¿Tú no oyes como ese hombre habla de nosotros por la televisión? ¿Cómo es posible que le hagas un regalo?” … Mi papa podía guardar un secreto hasta la tumba, pero llegó el año en que mi amigo cubano se mudó del vecindario, y llegó el momento en que yo le pedí a mi papá que me contara la historia… Pues mira Caco, ese parece que estaba vendiendo guayaberas por Arecibo un día, y se dio unos palos de ron de más. Me llama desde la cárcel del cuartel y me dice… “Licenciado, perdone que lo moleste, pero usted es el único abogado que yo conozco… Salgo yo guiando para Arecibo, no sé si alguien simpatizo conmigo, pero la cosa es que lo dejaron libre ese mismo día”. 

Como dice el verso… Cuba y Puerto Rico son de un pájaro las dos alas… pero nunca oí a mi papá preguntarle a alguien – ¿de qué parte del ala tu eres?

No sé si mi papá era un buen abogado o tenía varios simpatizantes en foros legales. Lo que sí puedo decir es que una vez lo puse en duda. Era un caso de divorcio y yo era el cliente. Los ánimos míos no eran los mejores con mi esposa, pero me dije … yo por lo menos tengo abogado de gratis, ella va a tener que pagarle a uno para que la defienda… llamo a mi papá y le empiezo a describir el caso, como es usual, mi versión del caso… tengo varias opciones, y empiezo a describir;

Opción #1 – Pierdo esto, esto otro, y esto otro también... pero salgo de ese problema lo más pronto posible. Mi papá responde… “Pues mira Caco, eso me parece una buena opción, siempre y cuando los dos estén contentos con esa decisión”. Pocas palabras más o menos, así que procedí a describir la segunda opción.

Opción #2 – Pierdo esto, esto otro, y posiblemente más, pero a largo plazo. Mi papá responde… “Pues mira Caco, eso me parece una buena opción, siempre y cuando los dos estén contentos con esa decisión”.

Aquí fue que yo me dije… que abogado me gasto, voy a tener que pagarle a otro para que me defienda.

Como dije anteriormente, hay dos frases que me recuerdan a mi papá. La segunda frase era de Fidel Castro, poco después de la revolución, ante las cortes de su país después del ataque al Moncada y con pocas probabilidades de salir airoso. Contrario a la primera frase, esta me la repitió varias veces, especialmente en momentos difíciles de convencerme. La frase dice así… “La historia me absolverá” … El tiempo pasó y a la larga me di cuenta que la respuesta de mi papá era totalmente correcta… “siempre y cuando los dos estén contentos con esa decisión” ... pocas palabras, pero dejaba las puertas abiertas para una amistad, y para mi papá, la amistad no tenía precio.

No me parece haber heredado el don que tenía mi papá para hacer amigos, por lo menos no tan fácil como se le hacía a él. A lo mejor sabiendo eso fue que empezó a presentarme varios de sus amigos cuando tenía yo como unos 10 años. Uno de sus amigos me regaló dos peceras, con los primeros peces de colores que tuve. Me llegaron a gustar tanto los peces que llegue a tener más de 10 peceras, más dos estanques en el patio. Mi papá me leía los libros en inglés de como criar peces de colores. Otro día, otro amigo suyo me regaló una pareja de Conejos. Si los peces se multiplicaron, ya se podrán imaginar el riesgo con los Conejos. Pudo haberme presentado más amigos, pero a riesgo de convertir la casa en un zoológico.

Es agradable ser importante, pero es más importante ser agradable… Hoy mi padre se nos fue volando, hijos y nietos tienen la oportunidad de ser agradables también, aun heredando una sola pluma. Si todavía es culpado de algo… la historia lo absolverá.

Que descanse en paz… Carlos Gallisá Bisbal, mi papá, mi abogado, mi defensor, y mi mejor amigo.

 

  (1) Comentarios




claritienda Cesto de LLamas