Breves antes de los Oscares-1

Por María Cristina/En Rojo

Diciembre y enero son excelentes meses en Puerto Rico para ver filmes que, por no ser taquilleros, nunca llegaron a nuestras salas de cine. Ahora gracias a las nominaciones, premiaciones o buzz llegan, aunque a veces solamente se queden una semana y con pocas tandas la segunda. Incluyo en esta 1era parte uno que no recibió la atención que merece (Little Women), otro que resplandece por sus actoras (Bombshell) y el último independiente que dice tanto de lo que sigue sucediendo en nuestra sociedad tan competitiva para las mujeres (The Assistant).  

Little Women

Directora y guionista: Greta Gerwig; autora: Louisa May Alcott; cinematógrafo: Yorick Le Saux; elenco: Saoirse Ronan, Emma Watson, Florence Pugh, Eliza Scanlen, Laura Dern, Timothée Chalamat, Tracy Letts, Bob Odenkirk, James Norton, Louis Garrel, Jayne Houdyshell, Chris Cooper, Meryl Streep. 

Confieso, que a pesar de haber tenido excelentes maestros de inglés en la escuela elemental y superior, nunca nos asignaron Little Women de Louisa May Alcott y una vez que me interesé en Charles Dickens, William Faulkner, Jane Austen, Emily y Charlotte Brontë, olvidé retomar esa lectura tan popular. La única adaptación fílmica que he visto es la de 1994 (con una maravillosa Susan Sarandon como la madre, una enérgica Winona Ryder como Jo y un tierno Gabriel Byrne como el profesor de filosofía que conoce en Nueva York) y eso fue en cable hace tan solo par de semanas. Pero al momento que se anuncia el binario Gerwig/Ronan, además de Chalamat, sé que esta nueva adaptación va a traer otro concepto de lo ya conocido. Y eso es precisamente lo que sucedió: Little Women es una historia de cómo se llega a ser escritora y consigue publicar su propio cuento—y no lo que vende y no deja huella—como mujer. Jo March tiene la total seguridad que su destino es ser una escritora y por eso cada vez que aparece en escena está leyendo o escribiendo, ya sea adaptaciones de obras de teatro, pensamientos muy personales, historias breves para entretener a su familia, versiones de cuentos populares que puede vender fácilmente y, como meta final, la novela de su vida.

Como la mayor parte de los críticos han señalado, Gerwig puede tener a Jo como narradora, pero le da el espacio necesario para que cada hermana desarrolle su personaje ya sea sola en escena o interactuando. Cada hermana establece su meta en la vida, aún entendiendo que ser mujer en la 2nda mitad del siglo 19, es una lucha por encontrar su voz y su propia felicidad. Por supuesto, lo que está grabado en cada una es que la aspiración de una mujer es casarse y formar su propia familia. Jo sabe que eso significa no poder ser escritora porque para serlo tiene que estar en el espacio público. Meg cree en el amor y puede seguir soñando con ser una actora aunque solamente lo sea con sus hijxs. Amy está más cerca a las protagonistas de Jane Austen, para quien el amor tiene que estar acompañado por una seguridad económica. Y los hombres se entrelazan en las vidas de estas mujeres y son transformados en el camino. 

Todas las actuaciones son de primera y no es culpa de Saoirse Ronan que su mirada atrae de tal manera que todo a su alrededor se vuelve borroso, excepto cuando aparece en el escenario con Timothée Chalamat, quien comparte esa misma ternura. La escena más conmovedora y hermosa del filme es precisamente cuando confiesan sus sentimientos sin poder rendirse al amor que comparten.   

Bombshell

Director: Jay Roach; autor: Charles Randolph; cinematógrafo: Barry Ackroyd; elenco: Charlize Theron, Nicole Kidman, Margot Robbie, John Lithgow, Allison Janney, Malcolm McDowell, Kate McKinnon, Connie Britton, Liv Hewson. 

Aunque el ojo de este filme es el de las mujeres que trabajaron en Fox News, la serie de cable “The Loudest Voice” con la figura de Roger Ailes, es sin duda más abarcadora porque tiene más espacio para desarrollar su narrativa (6 capítulos) e incluye a los personajes que este poderoso hombre impactó con su estilo agresivo, amenazante, peligroso e, irónicamente, persuasivo. En este filme, Ailes ya es el hombre más poderoso de Fox News, por encima de los Murdochs, los dueños de la empresa, y su caída nos parece algo demasiado rápida. Sin tener información de lo sucedido a través de los años, me parece que es difícil entender la dinámica que se da entre las tres mujeres que en ningún momento se apoyan o protegen ya que cada una quiere ser la seleccionada para ser mujeres anclas o tener más exposición televisiva.

Carlson, Kelly y Pospisil, que interpretan tres edades, existen para representar lo que es la mujer modelo para la teleaudiencia de Fox. Carlson ya necesita demasiado maquillaje para verse joven y una manera de sacarla es degradarla al darle su propio programa en horas muertas. Kelly está en su punto culminante para otorgarle tiempo indefinido en programas ‘peak hours’, pero nunca un espacio como los de Sean Hannity o Bill O’Reilly. Todas estas decisiones las toma Ailes a base de las imágenes que quiere proyectar y la intimidad que estén dispuestas a darle. Kayla Pospisil es la creación del autor y director para ser el ojo crítico que mueve la acción desde dentro del centro de trabajo. Ella es la jovencita que viene de una comunidad que cree que Fox es la única fuente de información confiable y su gran sueño es poder ser una Carlson o Kelly algún día. También es la más vulnerable, aunque a fin de cuentas, también es la que puede dar la vuelta porque no tiene nada que perder.

El ritmo del filme hace que los espectadores se adentren en la estructura de producir los noticiarios televisivos y las tres mujeres rubias que deben verse como clones—tal y como lo exige el imaginario de Ailes—tienen su ámbito para diferenciarse en el espacio privado y cada una lo hace excelentemente (Theron, Kidman y Robbie han sido nominadas a los Globes, SAG y Oscars) y, muy a pesar mío, se vuelven personas aceptables. Lo digo como negativo porque tanto Megyn Kelly como Gretchen Carlson sabían muy bien lo que pretendía Fox News: mentir, fabricar verdades, presentarse como Barbies, apoyar, ya fuera con declaraciones o silencios, los ataques a los derechos de las mujeres que ellas, obviamente, no representaban. 

The Assistant

Directora y guionista: Kitty Green; cinematógrafo: Michael Latham; elenco: Julia Garner, Mathew Macfadyen, Makenzie Leigh, Kristine Froseth, Jon Orsini, Noah Robbins. 

Este filme independiente es el diario vivir de una joven que se desempeña como asistente en una casa productora de cine y TV. Ha estudiado su campo y acaba de conseguir este empleo al que dedica casi 15 horas diarias. Le seguimos los pasos desde que llega a las oficinas donde se encarga que todo esté en su sitio para cuando empiece a llegar el resto de los empleados y, por supuesto, su jefe. Su trabajo es casi mecánico y abarca de todo: recoge y limpia lo que el equipo de mantenimiento no hizo, hace café, busca almuerzo, selecciona los documentos para el día, hace copias y las distribuye, hace citas, coordina visitas, viajes, servicio de choferes, contacta y les recuerda a sus superiores sus entrevistas o cambios de planes, hace llamadas y atiende a los que otros en la oficina evaden. Y aunque nunca vemos a su jefe, sabemos que todos le temen, aunque hagan bromas y chismeen en su ausencia. Pero lo que no está en su agenda, y lo que la hace sentirse muy incómoda, es el tener que mentir y hacer arreglos para las jóvenes que quieren ser exitosas en este negocio. Esos arreglos son reservar habitaciones en hoteles, no tocar a la puerta de su oficina por tiempo largo, mentirle a la esposa del jefe y hasta buscarle algo que hacer a alguna chica que cree que acostándose con un tipo a la “Harvey Weinstein” tiene una oportunidad de entrar a este círculo tan cerrado. Jane, por ahora, está exenta de este “juego” porque, como le dice el director de recursos humanos, ella no es su tipo.

 Este es el 1er largometraje de ficción de la australiana Kitty Green y su experiencia en documentales y su admiración por el trabajo de la directora belga Chantal Akerman establecen el estilo pausado y de espacios interiores controlados que determina cómo se cuenta esta historia. La mirada de la joven Julia Garner, a quien conocimos y nos deslumbró en la excelente serie de NetFlix, “Ozark”, se convierte en la nuestra para así compartir la inseguridad de Jane, quien es la recién llegada, la que no puede chistar porque muy probablemente pierda esta oportunidad de trabajo, quien tiene que aceptar y no ofenderse cuando recibe @mails de su jefe insultándola y quien no recibe ningún apoyo de sus “compañeros” de trabajo. Jane es el centro del filme y todos los otros personajes son voces, @mails, intercambio de frases y nada más. Es como estar solo en un desierto donde tiene que sobrevivir para que le den acceso al oasis.