26 Festival del cine africano: 2019 Lincoln Center, N.Y.

 

Por Soledad Romero / Especial para En Rojo

HERO Frances Anne Solomon, Trinidad – Tobago 2018, 110 min Inspirada en la vida extraordinaria del diplomático caribeño Ulric Cross quien participó activamente en los procesos de independencia de varias naciones africanas en la década del sesenta. Aparecen aquí representadas personalidades de la política e intelectuales de África y el Caribe, que protagonizaron aquel importante momento histórico. El filme le hace eco a las jornadas iniciales donde acudieron delegaciones de los llamados países no alineados (respecto a las potencias colonizadoras), como la Conferencia Intercontinental, foro donde la lucha por la descolonización de Puerto Rico cobró impulso, proyectándose efectivamente en el plano internacional. Es una excelente pieza de cine explícitamente político __además de ser una historia verídica de amor y pasión ardiente__, dentro de un marco de aventuras y elementos de suspenso, que representan nuestra región caribeña a cabalidad.

 

THE MERCY OF THE JUNGLE Joël Karekezi, Bélgica- Francia, 2018, 91 min La interesante y dramática aventura de dos militares africanos que quedaron rezagados, perdidos en la densa jungla a partir de sucesos históricos de carácter bélico de los cuales fueron testigos. Sufrimos una sacudida después de haber observado el transcurrir de la vida más o menos normalizada en una aldea refugio, con escuelas, dormitorios y hospital. Nuestra conciencia se revuelca cuando la cámara nos muestra en un corto espacio de tiempo la misma aldea quemada, con sus habitantes brutalmente masacrados. La película es un toque de alerta sobre esta sarta de incidentes apenas desplegados en la Prensa internacional. Son las guerras endémicas por el poder entre las etnias del continente, quienes adquieren los armamentos letales, producidos por las potencias del exterior, vendidos posiblemente con una agenda futura de noveles formas de control y explotación. Es indudable que disfrutemos de este género de

películas sobre un tema que precedió al cine dentro de las distintas narrativas literarias: la selva tropical del planeta como personaje. No sabemos a quién se le ocurrió alguna vez, que los africanos de la inmensa zona ecuatorial, tenían su habitat en el corazón del bosque. Con una sola excepción: los pigmeos que andan libres bajo la sombra al fresquito, ligeros de ropa y equipaje, cargando su llamita de fuego en un recipiente por ser cazadores y recolectores. Se dan el gusto de cambiar de residencia cada día si les place. Las aldeas, pueblos y ciudades, se concentran cerca de las desembocaduras de los ríos, o en sus meandros (donde se da la fase comercial). Se vive en los puertos de las costas oceánicas, y en la sabana cerca de algún gran oasis o al pie de las montañas con manantiales, cascadas y lagos. Éste un buen film contemporáneo que capta toda nuestra atención además de ilustrar.

SARRAOUNIA Mes Hondo, Burkina Faso, Mauritania, Francia, 1986, 120 min. Es un film extraordinario de carácter épico, visualmente fascinante. Los combates y enfrentamientos contra militares invasores (franceses, árabes e ingleses) en las zonas subsaharianas, fueron encabezados por una princesa guerrera, quien desde joven había sido encomendada por su padre a un tío para que la entrenara en las artes marciales, sobre todo como arquera. Vemos la imagen de una amazona galopando un brioso corcel que se torna en furiosa y tenaz combatiente durante la liberación de las zonas ocupadas en el siglo 19. Es una cinta de acción rodada en la sabana, región que por la estética de sus parajes despliega gran riqueza cinematográfica además del contenido histórico y cultural.

Nota al calce: Aprovecho la pertinencia del tema virgo bellatrix  –las jóvenes doncellas que toman las armas en defensa de su nación–, asunto que aparece con relativa continuidad en la literatura europea de los libros de caballería medieval, de todos los tiempos y lugares, dando fe de la activa participación de la mujer junto al varón, en la fundación de sus naciones, y el ejercicio de la libertad. Al redactar esta nota, se la dedico con un saludo de admiración a la juventud puertorriqueña en sus campañas de protesta solidarias por la dignidad, la justicia, y los derechos de todos los ciudadanos de su país sin distinción, en este julio del 2019.

Hagamos un corto repaso a instancias del tema. Sófocles 495-406 a.C., dramaturgo griego de la antigüedad clásica, presenta en su tragedia Antígona (la hija de Edipo), a una joven que se atreve a desafiar un dictamen de su tío el dictador Creón, quien le prohíbe enterrar con honores a uno de sus dos hermanos muertos, combatiente de la guerra desde el bando opuesto. Su sentido de humanidad, responsabilidad ciudadana y amor fraterno le impedía a ella dejar abandonado el cadáver fuera de los muros de Tebas, expuesto a que lo devoraran los buitres… El rey la castiga condenándola a muerte. El personaje establece el arquetipo de la mujer con una disposición trágica capaz de inmolarse defendiendo sus justos principios hasta el final. Otro referente de distinto carácter, surge en las letras españolas dentro del género literario del romance, en el hermoso poema anónimo de trasfondo épico ”La doncella guerrera”. En una de sus versiones, la princesa le pide al rey su padre, que la deje ir a defender Aragón su tierra, contra los franceses, especificando que irá vestida de varón (costumbre algo usual en la literatura del Siglo de Oro–también en las comedias de Shakespeare – cuando las doncellas burladas, le seguían el rastro al don Juan, tendiéndole con astucia una red de insinuaciones tentadoras bajo el disfraz masculino…) El romance narra con picardía erótica una aventura con final feliz: el príncipe quien ha encabezado el ejército, “prendado” del mancebo expresa confundido, ” herido vengo, mi madre, de amores me muero yo; los ojos de Don Martín son de mujer de hombre no…”Abundando más en el asunto desde otro ángulo, la campesina Juana de Arco (1412-1431), Santa Juana de Arco, Doncella de Orleans, reza, alucina oye voces, sintiendo el llamado divino del cielo que le dicta la misión de defender Francia, su patria, de una invasión. El pueblo y el ejército la apoyan en su lucha victoriosa durante la guerra de los Cien Años contra Inglaterra. Concluye enjuiciada por el alto clero inquisitorial y las intrigas de las autoridades de gobierno, quienes la acusaron de bruja y hereje, condenándola a morir en la hoguera en la plaza del mercado de Ruán. Su hazaña ha sido recogida en poemas, piezas dramáticas y en más de una película, como en el clásico del cine mudo La pasión de Juana de Arco (1928) del realizador Carl T. Dreyer, con la actriz Falconetti; también Ingrid Bergman y Jean Seberg encarnaron el glorioso personaje. Concluyo la analogía haciendo referencia a cuatro piezas sobre la mujer en su rol libertario, que no siempre forman parte del canon literario de nuestras escuelas y universidades. Manuela Sáenz (1795 – 1856), La libertadora del libertador, por Diego Risquez, 2001, cinta rodada en Venezuela (que fue parte de la antigua Gran Colombia), recoge las últimas campañas de Simón Bolívar, y la intensidad de los amores con su amante Manuela, quien solita enfrenta a los militares españoles y lo salva de una emboscada con intención de asesinarlo. Santa Juana de América obra dramática de teatro épico por Andrés Lizárraga inspirada en la patriota Juana Azurduy (1780-1862), a quien le fue conferida póstumamente la orden de Comandante y Mariscal. Junto a su esposo, o muchas veces organizó insurrecciones por su cuenta poniéndose al comando de tropas, y de diestras amazonas, hasta entrada su madurez. Bolívar la reconoció como la verdadera libertadora de Argentina y Bolivia (Alto Perú o el Potosí). En España, Mariana Pineda, drama histórico homónimo de Federico García Lorca, está inspirado en la vida de una ferviente liberal y antimonárquica andaluza, acusada de conspiración junto a su amante. Fue ejecutada, condenada al garrote (muerte por estrangulamiento) en (1831), durante el reinado del vil monarca Fernando VII. En Puerto Rico dos dramaturgos principales: René Marqués honra la memoria de Mariana Bracetti, heroína y líder del Grito de Lares de 1868, encabezado por Ramón Emeterio Betances. Luis Rafael Sánchez se inspiró en la tragedia clásica, para brindarnos una pieza de alta calidad literaria, y originalidad escénica La pasión según Antígona Pérez, estrenada en el Teatro Tapia por la inolvidable actriz Myrna Vásquez. En la obra se reivindica a todas las mujeres de América Latina que han enfrentado a las dictaduras, como las sacrificadas hermanas Mirabal en la República Dominicana. Por extensión, el drama se convierte en homenaje a las nacionalistas puertorriqueñas de las luchas durante el siglo veinte (el gran tabú en la historia de Borinquen). Las emblemáticas Lolita Lebrón, Blanca Canales, Carmín Pérez, Doris Torresola, Leonides Díaz, Isabel Rosado, sufrieron años de prisión en las cárceles federales de los EEUU por combatir el régimen colonial norteamericano, en Puerto Rico. Unimos a ese recuerdo a Dominga de la Cruz – Becerril, abanderada de la Masacre de Ponce (1937), quien obtuvo refugio en México, y murió en el exilio en La Habana, Cuba. Era obrera afrodescendiente, una artista que cultivó la declamación repentista. En este momento no olvidemos igualmente a Olga Viscal, a Consuelo Lee –Corretjer, y a la poeta Julia de Burgos, quien las une a todas, al resistir con dignidad la opresión colonial.

Para fortalecer el espíritu recomiendo la lectura del libro por Olga Jiménez –Wagenheim, Nationalist Heroines: Puerto Rican Women History Forgot, 1930 – 1950. Princeton: Markus Weiner Publishers, 2006.

* La autora, es actriz de teatro; profesora retirada de Español y Estudios Puertorriqueños en City University of New York – CUNY.