Agenda legislativa para la Patria Nueva

Especial para CLARIDAD

 

No cabe duda que los resultados electorales del 2020 fueron históricos. Por un lado,  el fortalecimiento del independentismo y del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), con un aumento descomunal en la cantidad de votos y, por otro lado, la consumación del descontento y el hastío hacia el bipartidismo que se tradujo en la elección más diversa de partidos y candidatos en nuestra historia política reciente y que será importante en la defensa de derechos y para continuar combatiendo a la Junta de Control Fiscal.

En el caso del PIP, los recientes resultados electorales han sido el comienzo de la cosecha luego de décadas de trabajo en la calle y en la Legislatura con propuestas serias y de fiscalización y, un proyecto político que nunca ha cesado de defender nuestro derecho a la independencia y libertad. Un factor importante, indudablemente también, fue el extraordinario trabajo del compañero Juan Dalmau, quién llevó efectivamente el mensaje de una Patria Nueva a cada rincón del país y, encabezó la lista de las sobre mil candidaturas que conformaron la propuesta electoral del PIP. Propuesta electoral que, dicho sea de paso, se destacó por el gran número de jóvenes candidatas y candidatos que al día de hoy, continúan reuniéndose y desarrollando proyectos para continuar la lucha por la independencia.

Y, al igual que los jóvenes y los 78 comités municipales del PIP que siguen trabajando en diversos aspectos políticos, tanto la compañera senadora María de Lourdes Santiago y este servidor, comenzamos el cuatrienio con la radicación de sobre 20 medidas en las que abordamos distintos temas, encabezado por el tema del estatus de la isla,para el que proponemos una Asamblea para la Descolonización, con alternativas no coloniales y no territoriales.  Además, manejamos otros temas, entre estos, el ordenamiento electoral, protección de las trabajadorasy trabajadores (mediante la derogación de la mal llamada reforma laboral), el medioambiente(proponemos el cese inmediato de operaciones de AES, primera designación de una reserva hídrica y la protección de diversas reservas naturales), fiscalización y salud (Plan Nacional de Salud con pagador único), como parte del inicio de nuestra agenda legislativa. Paralelamente a este esfuerzo legislativo inicial, estamos trabajando otras decenas de medidas que ampliarán cada uno de los temas ya mencionados y otros que se irán incorporando a lo largo de cuatrienio.

En el caso de la compañera María de Lourdes Santiago, además, estará dirigiendo una Comisión Especial -con una duración inicial de dos años- para fiscalizar el Programa de Educación Especial y, si bien es cierto que no se trata de una comisión tradicional, en la que se evalúa legislación, sí tendrá la facultad de citar testigos, requerir documentación y presentar recomendaciones para asegurar que todos los derechos que asisten a los niños y niñas de educación especial con diversidad funcional, sean respetados.

En el caso mío en la Cámara de Representantes, además de la legislación que he detallado brevemente, logré la radicación de la primera medida legislativa firmada por representantes de todas las delegaciones (RC170), que busca investigar el proyecto “New Fortress” y todos los aspectos relacionados a la construcción y operación del terminal de importación y procesamiento de gas natural en los muelles A, B y C en la Bahía de Puerto Nuevo en San Juan. De igual forma, me hice coautor del Proyecto para un Retiro Digno y para proteger el Sistema de Retiro de la UPR, en cumplimiento con mi función legislativa y compromiso en la defensa de ambos sectores.

En otro asunto legislativo, recientemente radicamos las resoluciones concurrentes del Senado 4 y de la Cámara 18, para establecer el sistema unicameral en la Asamblea Legislativa en cumplimiento con el reclamo consignado por el electorado puertorriqueño en el referéndumde 2005. Con estas resoluciones concurrentes no solamente proponemos el cambio de un sistema bicameral a uno unicameral, sino que se reduciría sustancialmente el número de legisladores y conservamos tanto el método de elección por distrito,como el de acumulación en una sola cámara fortalecida,lo que redunda en una representación mucho más justa de las minorías sobre las bases de los votos que realmente han obtenido y que constituye un reflejo auténtico y equitativo del proceso electoral. Es importante retomar el asunto de la unicameralidad yvalidar el mandato supremo de los electores que hoy, casi 16 años más tarde, ha sido ignorado y atropellado.

No podemos pasar por alto la afrenta a la que tanto el PIP, como el MVC y PD enfrentamos tras la errada determinación del presidente del Comisión Estatal de Elecciones (CEE) de expulsarnos del organismo electoral. Aunque ganamos el pleito en el Tribunal de Primera Instancia, que reconociócomo había solicitado el PIPel derechode todos los partidos que lograron el criterio de inscripciónatener representación en laagencia, la acción revocada desenmascara los instintos más salvajes por preservar el bipartidismo rechazado por una tercera parte del pueblo en las elecciones. Resultaba inconcebible que hubiera cinco partidos representados en la Asamblea Legislativa pero solo dos en la CEE. Como expresó el compañero Juan Dalmau, con esta determinación del Tribunal, “se hace justicia y se honra la expresióndemocráticadel pueblo de Puerto Rico manifestada en las urnas el pasado 3 de noviembre. La determinación que tomóla CEE era contraria a derecho y contraria a la voluntad democrática del pueblo puertorriqueño.[…] Esto es un acto de justicia necesario en tiempos donde es evidente que ya no existen en Puerto Rico partidos de mayoría.”

Y con ese mismo espíritu combativo continuaremos en la Legislatura y en la calle, en todos los frentes necesarios en los que se adelanten nuestra independencia, los derechos humanos, la justicia social y la solidaridad. Fiscalizando, denunciando, alertando y con la agenda legislativa para la construcción de la Patria Nueva.

spot_imgspot_img
spot_img

Related Articles

Traducir»