A Elliott ….en el Día Internacional de la Mujer

Por Vilma Ramos Acosta/Especial para CLARIDAD

 Me siento que te debo estos pensamientos, así que en este momento histórico me conmuevo a relatar esta síntesis de lo que conocí de tu vida, siempre con el valor de nuestra relación, que comenzó con la amistad…

Es un reto hablar de un hombre en el día que se le dedica a la mujer luchadora por sus igualdades dentro del género humano…y pensé, ¿dónde están los hombres que también luchan por mejorar las condiciones de igualdad de los seres humanos? ¿Existen? ¿Hablan? ¿Protestan? Estas notas son difíciles de escribir, ya que este medio tiene su propia poesía, y no soy poeta….pero siento la necesidad de compartir de forma sencilla unos pensamientos hacia mis compañeros del género humano, los hombres. Imposible el generalizar, pues nuestra esencia humana es ser singular, por suerte no somos repetibles, pero la humanidad se crea al integrar esas singularidades en lo colectivo, y así sucesivamente. 

Por eso, entras tú, Elliótt y con acento, como te llamaba Norman Pietri y se lo copié. Elliótt, te selecciono porque te conocí como un luchador de vida, y entre tus prioridades destacaba tu compromiso de “ir codo a codo” con los reclamos de las mujeres, y en muchas situaciones, ibas más adelantado, que muchas mujeres!!! No pretendo  idealizar a un ser humano, que intentaba ser mejor, y que lo expresaba a través de múltiples medios. Para mi beneficio, son muchos los testigos de las siguientes notas, sentimientos y vivencias…. 

Sus valores hacia la igualdad entre los seres humanos los expresaba desde que nos conocimos en sus veinte…me contaba de sus relaciones familiares en infancia y adolescencia formado entre amores de mujeres, y cómo mostraba sensibilidad y emoción al contarlo…también sus hombres daban al núcleo familiar una unión especial. Siempre percibí ese sentido de cohesión, unión, solidaridad que le transmitían los varones del clan. En fin, conocí a un ser humano joven y bastante hippie, con bases sólidas en valores que nos importan y conmueven…y que perduraron.

Sus comienzos en el Colegio de Mayagüez, esos años de lucha contra el ROTC y demandas académicas, eran ya actividades con metas inclusivas. Entre sus relatos de lucha y anécdotas, recuerdo en particular las protestas para que las mujeres pudieran usar pantalones dentro del Recinto! Hago un alto para destacar que mi hermana Mindy, y mi hermano Bertin , ambos fallecidos, eran estudiantes del Colegio y me compartían las diversas actividades donde la participación de la mujer comenzaba a destacarse. Un homenaje póstumo a mis queridos hermanos, pues dedicaron su vida a ser ejemplos de seres humanos de vanguardia en todos los aspectos.

Al entrar Elliott, en la lucha nacional, tanto en el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) como en el Partido Socialista Puertorriqueño (PSP), lo transitó con el mismo reto de adelantar los ideales de los Seres Humanos, derechos y deberes de ambos sexos y así pasaron muchas experiencias que aunque no las viviera todas, tengo el conocimiento por los resultados. Sus valiosos escritos en CLARIDAD son una bitácora de su trayectoria política, deportiva y de líder en muchos frentes de lucha…siempre con el verbo activo en pro del ser humano, mujer. 

Su trayectoria pública a través de la radio, televisión y eventos especiales es más fácil de compartir, ustedes las conocen en grandes rasgos o en situaciones particulares. Escucharlo, con un timbre de voz muy agradable al oyente o verlo con su singular sonrisa: “promoviendo la igualdad entre seres humanos”, “sueldo y condiciones igualitarias para atletas mujeres”, “portavoz de campañas para que la mujer esté en igualdad de condición con su otro ser humano, el hombre”, “en las comunidades, buscando alternativas para que los seres humanos infantiles compartieran las mismas condiciones que otras comunidades”…en fin usted también conoce de estas y tantas actividades con sus constantes denuncias y reclamos.

Termino estos pensamientos tocando la fibra de la Familia grande: su familia de sangre y la que te brinda la vida…  Descargó con intensidad estos valores y acciones en la crianza de nuestra hija Elga, y los seres humanos que con ella se criaron desde pequeña, la lista es larga, hermosa y aquí lloro, pues hoy los veo como hombres y  mujeres que nos agradecen el amor y el tiempo que le dedicamos para actividades proactivas a lo largo de su infancia, adolescencia y ahora, que aunque jóvenes en su madurez, son ejemplos a reconocer. Gracias a ustedes y a Miguel Zenón, que es nuestro hijo, Yara Lucía Peláez Torresola y Elena, nuestras nietas, es que quiero pensar, que Elliott vivió, logró y disfrutó del Gran Slam de la vida…

Finalmente y con respeto a nosotras las mujeres que luchamos día a día en todos los valiosos reclamos, este escrito a Elliott, quiero ejemplificar como logró darle resonancia a valores y ejecutarlos lo mejor posible, y en innumerables ocasiones me comentaba “que el empuje de nosotras, las mujeres, lo estimulaba a seguir mejorando como ser humano”, y de eso quiero recordarlo, y compartirlo con los más jóvenes…

Mujeres que lean esto, por favor, miren su vida, busque ese hombre de a pie, sencillo, solidario, luchador de sus luchas, y que merece que también se le dedique el Día Internacional de la Mujer…para empezar un cambio colectivo.

Gracias por dedicarlo a Elliott y sonría, si usa su frase favorita al homenajeado suyo: “¡Que bueno es!”.

 

En el Día Internacional de la Mujer aprovecho para reconocer a todas las mujeres que han contribuido al desarrollo del deporte puertorriqueño femenino y en general. En estos meses han habido grandes gestas de nuestras atletas, como el Equipo Nacional de Baloncesto femenino y su histórica y pionera clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020. También las múltiples hazañas de la tenismesista Adriana Díaz y sus compañeras de equipo. Pero las atletas no son las únicas que empujan el deporte puertorriqueño, hay un sinnúmero de compañeras comunicadoras que trabajan y luchan en un medio dominado por hombres, como Zacha Acosta, Sara del Valle, Yamaira Muñiz, Natalia Meléndez, Tere Miranda, entre otras. 

Y en el liderato deportivo también, ya que en este momento la Secretaria de Recreación y Deportes es mujer, Adriana Sánchez Parés y la Presidenta del Comité Olímpico de Puerto Rico, Sara Rosario. Hay muchísimas otras mujeres que hacen muchísimo por adelantar el deporte femenino en la Isla y queda mucho camino por recorrer, desde la paridad salarial, mayor visibilidad del deporte femenino en los medios, más auspicios y mayor participación de las niñas. Pero también es importante reconocer la labor de muchos hombres que han sido aliados en estos procesos, como quien fuera el editor de este espacio por décadas, Elliott Castro Tirado, quien siempre luchó por la equidad  de género en el ámbito del deporte y fue un defensor de las atletas puertorriqueñas y de sus reconocimientos. Así hay muchos más y aunque la lucha es larga y cuesta arriba, es bueno detenerse a mirar los logros y aliados, para luego seguir emprendiendo camino. 

—Elga Castro Ramos