A unirse en contra de la privatización de la AEE

 

Por la Redacción/CLARIDAD

 

La Central Puertorriqueña de Trabajadores (CPT) expresó su rechazo al contrato de privatización de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y ofreció a las organizaciones de trabajadores de la AEE a que cuenten con su participación para realizar las acciones necesarias en contra de la privatización.

En comunicado de prensa, este lunes 29 de junio, la CPT repudió el contrato por $1,500 millones a la empresa LUMA Energy, la cual lo que busca es generar ganancias desangrando el bolsillo del pueblo.

“La energía eléctrica es un servicio esencial que tiene que continuar en manos del pueblo de Puerto Rico y no puede estar sujeta a motivaciones de ganancias.” Los trabajadores de la AEE están organizados en la UTIER, la UITICE y la UEPI.

El presidente de la CPT, Emilio Nieves Torres, señaló que “es evidente la intención de LUMA para generar ganancias; no es mejorar el servicio al pueblo. Para LUMA su prioridad no es analizar las necesidades de nuestro sistema eléctrico y los pasos encaminados hacia la energía renovable. Ya reconocieron públicamente que su prioridad es analizar los ingresos y gastos de la corporación pública. De este modo quieren identificar su margen de ganancias. A esto se añade que LUMA puede solicitar una revisión tarifaria, lo cual abre la puerta a aumentos en la factura de la AEE y esto implica aumentos en cadena en todos los reglones de consumo y servicios que necesita el pueblo.”

Agregó que el contrato es un asalto al bolsillo del pueblo, que pretende durar 15 años, lo cual podría convertirse en un aumento escalonado y anual. “La realidad objetiva es que toda privatización encarece los costos de los servicios. Ha sido evidente en las telecomunicaciones, la salud, los peajes y el aeropuerto, entre otros. Los servicios esenciales no pueden privatizarse, sino administrarse con transparencia y en coordinación con los trabajadores que tienen la preparación y la experiencia para la transformación de la AEE.”

Como educador, Nieves Torres puntualizó que el contrato con LUMA desplaza la política pública de que el país se mueva hacia la energía renovable. “El Gobierno se ha caracterizado por educar en las escuelas públicas y las universidades para la transformación de energía fósil a energía renovable, pero ejecutan acciones contrarias a esa educación. Es decir, el Gobierno traiciona lo que se enseña en el sistema educativo y se une a los que buscan continuar con el negocio para generar ganancias con carbón, petróleo y gas. El Puerto Rico que tenemos que construir tiene que dirigirse, sin desviarse, hacia las fuentes de energía renovable: solar, eólica, entre otras.”

El líder sindical exhortó a que hay que unirse a los trabajadores de la AEE para detener no solo la privatización de energía eléctrica, sino descartar la visión neoliberal del Gobierno y de la Junta de Control Fiscal, que persiguen privatizar otros servicios esenciales como el servicio de agua y la educación.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.