Actos vandálicos: Intento del gobierno para desacreditar a los manifestantes 

Una vez más la Junta de Planificación obstruye la participación ciudadana

  ccotto@claridadpuertorico Lo que el Gobierno  ha tratado de hacer y no quiere decir es desmantelar el Plan de Uso de Terrenos (PUT) que se aprobó...

Editorial:   Lares desde la distancia

    Esta edición especial de CLARIDAD está dedicada, como todos los años, a la conmemoración del Grito de Lares, la primera revolución libertaria armada del...

Autoridad de Edificios Públicos vs. Departamento de Educación

   Por Cándida Cotto/CLARIDAD ccotto@claridadpuertorico.com En una acción que levanta interrogantes sobre quiénes serán los que se beneficiaran de los millones de dólares asignados para la reparación...

La ineficiencia y la corrupción van de la mano

  Por Cándida Cotto/CLARIDAD ccotto@claridadpuertorico.com La lentitud en el uso del dinero asignado para atender las secuelas del huracán Maria ($20.2 millones de CDBG-DR), como también sucede...

Lares: monólogo de un historiador

  Por Mario R. Cancel Sepúlveda/Especial para En Rojo ¿Cómo interesar a la gente del presente en un evento ocurrido hace 152 años? El problema es...

Por Cándida Cotto / CLARIDAD 

ccotto@claridadpuertorico.com

Desde que inició el presente cuatrienio del gobierno del Partido Nuevo Progresista (PNP), cada vez que hay una manifestación del pueblo, la fuerza policíaca se lanza contra los manifestantes al final de la actividad con argumentos de que se suspendió el derecho a la protesta por motivos de horarios o porque están sucediendo actos vandálicos.

La reciente marcha en repudio al desempeño del gobierno frente a la emergencia provocada por la actividad sísmica que ha dejado a 20 mil personas desplazadas de sus hogares y cientos de viviendas afectas no fue la excepción. La marcha salió poco después de las seis de la tarde de frente al Capitolio para llegar hasta La Fortaleza y concluyó a las ocho de la noche. Horas más tarde la Policía, bajo la excusa de que las personas estaban cometiendo actos vandálicos –por los que no arrestó a nadie- arremetió con gases lacrimógenos contra los manifestantes que todavía se encontraban frente a La Fortaleza. Horas más tarde, la misma Policía circuló vídeos del supuesto vandalismo. El periodista Kefrén Velázquez y el fotoperiodista Luis Ojeda, ambos del Canal 4, fueron agredidos por supuestos manifestantes.

En comunicado de prensa, la Unión Americana de Libertades Civiles, (ACLU, siglas en inglés) capítulo de Puerto Rico expresó su preocupación de cualquier intento de proyectar a los manifestantes como responsables o cómplices de los actos vandálicos. “La ACLU no está en posición de acreditar si las personas que alegadamente incurrieron en estos actos son o no manifestantes bona fide, ya que los vídeos no permiten tal apreciación. Sin embargo, nos preocupa que se esté planteando que los organizadores de la manifestación comparten la responsabilidad por actos de algunos individuos no identificados, y peor aún, que se consideren cómplices. Cualquier intento de proyectar a manifestantes, quienes son personas de todas las edades y círculos de nuestra sociedad, como responsables o cómplices, es injusto, particularmente cuando están allí para, con toda la razón, exigir respeto y humanidad de parte de los gobernantes”, manifestó el director ejecutivo de ACLU, licenciado William Ramírez.

Ramírez hizo la salvedad de que la ACLU no condona estos actos individuales, y mucho menos cuando es contra la prensa, quienes desempeñan sus labores para informar al pueblo. Recalcó que el pueblo tiene el derecho a manifestarse en contra de los malos manejos y corrupción de su gobierno, información que en muchas ocasiones llega a través de los medios noticiosos. “Tanto el derecho a saber, el derecho a ser informado, como el derecho de la prensa a informar, son derechos fundamentales del pueblo”. Mencionó además de que está esperanzado en que la prensa del país sepa distinguir entre los actos de unos individuos del resto de los manifestantes.

“Nos incumbe a todos y a todas la defensa de nuestro derecho fundamental a protestar, a expresar nuestro disgusto contra los gobernantes mediante las diversas formas a nuestro alcance, así como el derecho a estar informados y el derecho de la prensa a informar. Los ataques contra la prensa son un ataque contra nuestra Constitución. Igualmente atentan contra nuestra Constitución la suspensión arbitraria del derecho del pueblo a manifestarse y el uso indiscriminado de la fuerza por parte de la Policía de Puerto Rico”, concluyó.

Por su parte, la junta de directores de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASPPR) hizo un llamado público a que se respete el trabajo periodístico en la cobertura noticiosa de las manifestaciones y a que se proteja a los colegas de ataques directos maliciosos y orquestados, tanto físicos como mediante redes sociales.

“Los periodistas hemos contado con el respeto y agradecimiento de la gran mayoría del pueblo puertorriqueño a través de nuestra historia, gracias al trabajo comprometido y ético de miles de colegas en la búsqueda de la verdad. Puerto Rico ha conocido de innumerables injusticias por nuestro trabajo y ha comprendido los contextos y circunstancias de su realidad por nuestras investigaciones, muchas veces logradas contra adversidades internas y externas, amenazas, y por puro compromiso con el país”, suscribió la ASPPRO.

El gremio, de carácter voluntario, trajo a la atención que los reporteros y reporteras son como cualquier trabajador, deseosos de hacer bien su trabajo y que la gran mayoría no controla las líneas editoriales ni los estilos o decisiones gerenciales de los medios. 

“Los periodistas tampoco nos dedicamos al negocio del entretenimiento. Lo que nos mueve, por encima de todo, es la búsqueda de la verdad y servirle a nuestro pueblo. Debemos recordar que en la historia de Puerto Rico y sus movimientos sociales siempre aparecen elementos con agendas nocivas para desvirtuarlos y manipular la opinión pública. Nosotros también somos objeto de un operativo orquestado a través de las redes sociales. No queremos que esto se repita en la calle”. 

LA ASPPRO dijo esperar que las organizaciones y manifestantes de las protestas masivas “ejerzan su buen criterio, con algunos elementos aislados y minoritarios, para que defiendan su derecho a estar bien informados. Protegiendo a periodistas se protege su derecho a saber”. 

Related Articles

Editorial:   Lares desde la distancia

    Esta edición especial de CLARIDAD está dedicada, como todos los años, a la conmemoración del Grito de Lares, la primera revolución libertaria armada del...

Autoridad de Edificios Públicos vs. Departamento de Educación

   Por Cándida Cotto/CLARIDAD ccotto@claridadpuertorico.com En una acción que levanta interrogantes sobre quiénes serán los que se beneficiaran de los millones de dólares asignados para la reparación...

La ineficiencia y la corrupción van de la mano

  Por Cándida Cotto/CLARIDAD ccotto@claridadpuertorico.com La lentitud en el uso del dinero asignado para atender las secuelas del huracán Maria ($20.2 millones de CDBG-DR), como también sucede...
Traducir»