Adjuntas: Un pueblo energizado por el Sol

Por Cándida Cotto/CLARIDAD

ccotto@claridadpuertorico.com

En Adjuntas, el pueblo del ‘Gigante Dormido’, sus habitantes están más despiertos que los del resto de la Isla, al dirigirse a ser el primer pueblo que tendrá una Red de Generación, Almacenaje y Distribución de Energía Solar, para su casco urbano. La Red Comunitaria energizará las áreas de mayor demanda energética a través de una micro-red, que reducirá los costos de operación de los comercios. 

La Marcha del sol recorrió las calles del pueblo de Adjuntas. Fotos: Alina Luciano/CLARIDAD

El proyecto anunciado este domingo en la Marcha del Sol, celebrada en Adjuntas, es impulsado por Casa Pueblo con el apoyo de la Fundación Honnold, la empresa emergente de vehículos eléctricos Rivian y la empresa Empowered by Light, con base en San Francisco. 

“Todos sufrimos el embate de María, todos fuimos víctimas del sistema energético”, expresó Gustavo Irizarry, presidente del Comité Timón de la Cooperativa Solar Adjunteña, nombre y modelo bajo el cual se desarrollara la red. “Las ganancias serán dirigidas a un fondo de ayuda social. Vamos a identificar gente con diferentes problemas de salud, diferentes problemas en sus casas, a gente que la luz le tardó un año en llegar”, expresó Irizarry sobre los fines del proyecto, además, proveerá servicio de energía eléctrica a los diversos comerciantes del sector urbano del pueblo. 

El comerciante, dueño de Lucys Pizza’s, comentó sobre las dificultades que representó para muchos no tener servicio eléctrico después del huracán María y el impacto económico de la factura de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). “Un dólar que tú te economices diario y lo multiplicas por mes, ya es una ganancia. La mayoría de los comerciantes estuvieron un año sin luz, estuvieron sacrificados con bombas de gasolina, buscando dísel, hicieron mil maravillas y hoy día, si sucede una eventualidad, están sumamente preparados y eso es lo que queremos orientar al casco urbano”. Allí hay alrededor de 70 comerciantes, de los cuales 40 están participando de la iniciativa de la Cooperativa, otros 14 negocios no pudieron reabrir después del huracán. 

Irizarry exhortó a que esta iniciativa se repita en otros pueblos como Lares y Jayuya. “Que Puerto Rico entero lo copie y nosotros [podemos] ayudarle”. El pago de la factura de energía eléctrica”, dijo, “es lo que consume y sangra a un negocio, y hay comerciantes en el casco urbano que pagan una factura de hasta $2,500 mensuales. “En un pueblo tan pequeño se nos hace bien difícil enfrentar un pago de luz mes a mes, con esta ayuda Casa Pueblo nos dio un abrazo fraternal y hoy estamos más que agradecidos con Casa Pueblo y con las organizaciones que han venido ayudarnos”. 

Don Alexis Massol junto a su hijo encabezo la marcha.

En tanto, Arturo Massol Deyá, director asociado de Casa Pueblo, destacó la importancia de estar organizados para poder impulsar una transformación energética para mejorar la calidad de vida ahora, no en el año 2050, dijo, en alusión a la fecha que según el gobierno el 100% de la energía sería producida de fuentes alternas. Agregó respecto al proyecto anunciado: “Lo realmente valioso es el compromiso de nuestros colaboradores a largo plazo para que crezca un proyecto con voz propia. Al mismo tiempo, como pueblo, estaremos mejor preparados para eventualidades del futuro, incluyendo huracanes o posibles golpes económicos como los aumentos en la tarifa eléctrica que se avecinan. Lo que hoy anunciamos en Adjuntas puede, con sus variantes, replicarse en cada casco urbano de cada municipio del País. Esto no es una propuesta, esto es un proyecto en desarrollo”. 

Según se explicó, el diseño de la micro-red está en desarrollo y deberá completarse en las próximas semanas, cuando se complete el levantamiento de datos de campo para establecer los patrones de consumo de cada establecimiento. La inversión inicial será de unos 600 paneles fotovoltaicos con micro-inversores y bancos de baterías de litio última generación, que mantendrán energizado el casco urbano, incluso durante dos o tres días en que no haya sol.

Los cabezudos de don Alexis y doña Tinti Deyá también formaron parte de la actividad.

Otro de los comerciantes que se beneficiara de la red, César Mercado, dueño de la Panadería Robles, dijo respecto a su participación en el proyecto: “Lo que me interesa es cómo salir de los combustibles fósiles, y la iniciativa de usar energía solar me atrae. Solo no hubiese podido (hacer la transición) pero esta posibilidad es mucho más viable. Tenemos un negocio que consume mucha energía y requiere de muchos paneles y equipos. Ha sido bien positivo y nos hemos dado cuenta de que se puede”.

En la marcha y de visita en Adjuntas para dar a conocer el proyecto estuvo el escalador profesional Alex Honnold, fundador de la Fundación Honnold, que promueve la energía solar para un mundo más equitativo. La organización brinda subvenciones en todo el continente americano para proyectos de energía solar que reducen el impacto ambiental de otras fuentes de energía, aumentan la equidad social y económica y mejora las vidas. “La Fundación Honnold se enorgullece de asociarse con Casa Pueblo en la iniciativa de micro-red para la comunidad y nos emociona ser parte de su increíble legado. Es un gran honor apoyar a las personas de Adjuntas en su viaje hacia la autosuficiencia energética”, dijo Alex Honnold. “Creo que este proyecto tiene el potencial de ser un modelo para las comunidades de todo el País”. 

Un pueblo comprometido con la energía sostenible.

También participó de la actividad Dory Trimble, directora ejecutiva de la Fundación Honnold, quien señaló que “lo que es particular de Adjuntas es que la comunidad ya está profundamente comprometida con la energía solar y con la organización, realmente creemos en su capacidad para lograrlo. Casa Pueblo tiene una historia de éxito con proyectos de este tipo, y estamos encantados de colaborar con ellos”. 

Por su parte, el director creativo de Rivian, Larry Parker, también presente, manifestó: “una de las muchas razones por las que nos atrajo Alex fue su pasión por proporcionar soluciones de energía sostenible en todo el mundo. A través de la Fundación Honnold, nos presentaron a Casa Pueblo y estamos profundamente inspirados por el trabajo que están realizando para aumentar la adopción de energía renovable y crear independencia energética, no solo dentro de su propia comunidad sino también más allá. Casa Pueblo tiene un largo legado de hacer las cosas de manera diferente y crear un cambio de abajo hacia arriba. Nuestro equipo está emocionado de asociarse con las organizaciones y trabajar para ayudar a ampliar sus esfuerzos”.

Tanto los oficiales de la Fundación Honnold, como tres ingenieros del Laboratorio de Investigación y Desarrollo de Baterías de Rivian, se reunieron con Casa Pueblo y los dueños de negocios locales para incluir la evaluación de campo en el diseño que se trabaja. Se identificaron los desafíos que existen dentro de la comunidad y las formas en que, juntos, podrían ayudar a crear una red comunitaria de energía. “Si bien la isla es afortunada, geográficamente hablando, para poder generar fácilmente energía solar, el verdadero desafío es almacenarla”, añadió Parker.

A la Marcha de Sol fue gente de todos los pueblos y comunidades de Puerto Rico.

“Nuestro equipo ha trabajado en el desarrollo de sistemas de almacenamiento de energía para una variedad de proyectos pero la oportunidad de trabajar en uno como este, que puede impactar a una comunidad en muchos niveles, hace que esto sea más significativo”, dijo Charles Chang, director de Almacenamiento en Rivian. 

La empresa Rivian se encuentra desarrollando una nueva tecnología para automóviles y tiene centros de desarrollo en Plymouth, Michigan; San José, California; Irvine, California y Surrey, Inglaterra. Los vehículos de Rivian saldrán a la venta en Norteamérica a fines de 2020. 

Las expresiones se dieron poco antes de emprender la Marcha del Sol, la cual salió desde Casa Pueblo y recorrió las principales calles del pueblo de Adjuntas. Una vez de regreso frente a la sede de Casa Pueblo, el director y fundador de Casa Pueblo Alexis Massol, se dirigió a los presentes en especial a los adjunteños, a los cuales les tomó el compromiso de mantener la decisión de convertir a Adjuntas en un pueblo solar y solicitó que lo expresaran alto para enviarle un mensaje al país e incluso para que lo escuchara la Junta de Control Fiscal (JCF). 

La comunidad de Peñuelas se unió al reclamo de Adjuntas. Fotos: Alina Luciano/CLARIDAD

El veterano activista ambiental y social destacó que ese día, el 21 de abril, Casa Pueblo cumplía 39 años, durante los cuales habían enfrentado muchos retos, el primero que dio origen a la organización fue la lucha contra la explotación de las minas. Ante los logros alcanzados por Casa Pueblo y el nuevo reto de una red energética exhortó a que otro Puerto Rico es posible. “Cómo lo hacemos para hacer los cambios sin poder político”, cuestionó y apeló a que “todos los cambios se hacen desde las comunidades sin tener el poder político eso se llama el poder social”. 

Los 39 de Casa Pueblo

Se dice fácil 39 años de trabajo comunitario, pero no, no es así, le emplazó CLARIDAD en un aparte al fundador de Casa Pueblo, a lo que reaccionó: 

“Los 39 son, yo diría, que de felicidad. Han sido 39 años con mucho esfuerzo y contratiempo, y problemas pero cuando uno pesa los 39 años versus la felicidad los logros que se han alcanzado lograr el Bosque del Pueblo donde hay las minas, el Bosque Olimpia, la Escuela de Música, el Café Madre Isla, la emisora de radio, uno dice wao… hay un poeta, Fernando Pessoa, poeta nacional portugués, que tiene un poema que dice … y valió la pena… y yo puedo contestar sí, valió la pena”. 

De no haber ocurrido María, que dejo ver la fragilidad del sistema de energía eléctrico, qué punto hubiese sido el que estaría tratando Casa Pueblo ahora, ¿es cierto que Casa Pueblo venía trabajando sobre el tema de la energía pero fue María quien hizo ver a la gente lo importante y urgente que era tratar este tema?

“Se esta dando actualmente una coyuntura histórica, el modelo político económico colonial colapso. Y esa coyuntura la vemos desde la ineficiencia del gobierno, lo que han hecho con la Universidad (se refiere a la Universidad de Puerto Rico), el sistema de educación, pero entra María y corre el velo de esa situación y también permite que el pueblo busque su propia alternativa. María es un agente catalítico para acelerar esto, nosotros veníamos ya con proyectos autosostenibles pero María aceleró el proceso. María le dijo al pueblo: pues mira, no confíes más en los gobiernos, en los partidos políticos, ni en los políticos, porque esa gente va a seguir con lo mismo, entonces es algo repetitivo”.

A la luz de 39 años de lucha y ante un nuevo proyecto, Massol reiteró: “la fuerza está en las comunidades, en los sectores en el mismo país y no hace falta tener el poder político para hacer cambios, nosotros estamos haciendo cambios con el poder social hoy lo que se ha hecho en Adjuntas es evidenciar que hay una fuerza de la sociedad civil, un poder social que lo heredamos de Hostos, que nos dice a nosotros que podemos”.

La actividad del pasado domingo contó con la participación de los grupos artísticos, Agua, Sol y Sereno, la Orquesta Nacional Boricua Mapeyé y la Banda Juvenil de Peñuelas, entre otros.