AEE “No es lo mismo vender, que privatizar”

 

Por Cándida Cotto/CLARIDAD

ccotto@claridadpuertorico.com

“La información que ha trascendido de que el gobierno va a desistir de sus intenciones de vender las plantas generatrices de la Autoridad de Energía Eléctrica(AEE) confirma el fiasco que ha implicado la privatización desde que se anunció en el 2018”. Así lo afirmó a CLARIDAD Ingrid Vila Biaggi, cofundadora y directora de CAMBIO, organización que mantiene un pleito en el Tribunal contra la AEE, para que la corporación pública entregue documentos públicos sobre la privatización y el sistema eléctrico.

Según declaró el director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), José Ortiz, en una entrevista con el Nuevo Día, ya no se iba a privatizar la generación de energía porque los fondos CDBG-DR no lo permiten.

Al preguntarle a Vila si consideraba que la falta de posibles privatizadores respondía a que no están de acuerdo con el plan de ajuste de deuda de la AEE, esta explicó que anteriormente, en la propuesta del grupo Queremos Sol, se había señalado que el plan de privatización del gobierno proponía una inversión de $12 mil millones al 2023, de los cuales se proyectaba que casi el 60% saliera de fondos federales.

“En otras palabras, se pretendía una privatización subsidiada por el Gobierno Federal para que fuera atractiva para los compradores. Pero además de la no posibilidad de utilizar fondos federales, en el 2018, el Gobierno anunció que estaban realizando unos sondeos de mercado para ver el interés en la venta de activos”. Vila precisó que inclusive la AEE contrató a la firma Sargent & Lundy para que hiciera una valorización de estos y que aunque el Gobierno no ha ofrecido información sobre estos sondeos o estudios, que deben ser documentos públicos, es claro que no hay interés en adquirir los activos de la AEE.

La ingeniera ambiental cuestiona dónde queda ahora la supuesta tarifa de 20 centavos/kWh sin la venta de activos que se presentaba como piedra angular para asegurar la viabilidad económica de la AEE. Señala que en el proceso de solicitud de información en el tribunal que lleva CAMBIO, la AEE no ha producido ni identificado documento alguno que muestre que se evaluó el costo resultante de privatizar la AEE ni cómo se llegó al estimado de 20 centavos/kWh.

Otro anuncio que ha hecho el director ejecutivo de la AEE es que se propone reactivar el llamado programa de Fondo Verde, algo que no parece ir de acuerdo con el Plan de Integrado de Recursos (PIR). 

Al respecto, la directora de CAMBIO censuró que aunque el PIR todavía está en etapa de evaluación ante el Negociado de Energía, el Gobierno se mueve hacia adelante con proyectos de combustibles fósiles, como la conversión a gas natural de las plantas 5 y 6 de San Juan a unidades móviles de gas y proyectos de gas natural en Palo Seco y Mayagüez. Denunció que se ve claro que la AEE y el gobierno no respetan los procesos de planificación y “todo parece un ajoro para cuadrar contratos a 20 años que nos atarán a la dependencia de combustibles fósiles que limitarán la integración de renovables”.

Esta también hace la advertencia de que, desde el 2018, se mencionó que se destinaría dinero de fondos CDBG-DR para Fondo Verde, pero que ante una inversión de miles de millones de dólares en gas natural, como propone y ejecuta actualmente la AEE, la inversión en el citado fondo es más un gesto que un verdadero compromiso con una transformación hacia la energía renovable en techos.

Indicó que aún el Fondo Verde enfrenta problemas de deudas millonarias con personas que se acogieron a este programa en el pasado y que no ha sido explicado cómo esto se va a atender. A ello se añade que el llamado fondo no es un programa que corra la AEE, sino que quien lo administra es el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio, y que ni su objetivo ni su resultado ha sido el facilitar la adopción de la energía renovable en sectores de menos recursos, que son los más vulnerables y es a donde se debería estar enfocando la atención y los recursos del gobierno. Recalcó que en el PIR no se optimiza ni se maximiza el desarrollo e integración de energía renovable distribuida en techos: “No hay un compromiso real con esto”.

En cuanto al pleito en el Tribunal, Vila Biaggi denunció a CLARIDAD que la AEE no ha entregado documentos específicos sobre los proyectos de gas natural que desarrolla, como son los modelos de evaluación para San Juan 5 y 6, los permisos, las minutas del comité evaluador, las comunicaciones con la Comisión Federal Reguladora de Energía y las minutas de las reuniones entre los contratistas Filsinger, New Fortress y la AEE. “Tampoco nos han entregado documentos sobre los proyectos de gas natural propuestos para Mayagüez y Yabucoa. A la fecha, tampoco hemos recibido documentos sobre la valorización de activos ni datos del sistema eléctrico, entre otros”.

En entrevista por separado, el exrepresentante de los consumidores en la Junta de Gobierno de la AEE, Juan Rosario, quien desde el comienzo en que irrumpió en la discusión pública la privatización, había adelantado que la AEE no se iba a vender, hizo la distinción de que no es lo mismo vender que privatizar. Lo que se ha hecho –explicó– es privatizar sin vender primero porque las plantas no se pueden vender porque son parte del pleito en el Tribunal de Quiebra (por Título III de la Ley Promesa). Estas son la garantía de pago de la deuda, por lo que eso lo va a decidir la Juez. Indicó que si en efecto se vendiera la generación de energía sería terrible, pues se tendría que diseñar un mecanismo para pasar la deuda y que la paguemos fuera de la AEE. 

Más aun, afirmó que las plantas no se pueden vender: “Nadie las va a comprar porque no corresponde a lo que es necesario hacer en el futuro”. Una vez más el activista experto en el tema manifestó que se necesita cambiar del sur al norte la generación de energía, ya que es en el norte donde hay mayor población. Señaló que lo que está haciendo la AEE –cosa que ya él había vaticinado– es tomar las plantas de Palo Seco y ofrecerlas a un privatizador, que las pondrá al día en términos tecnológicos para su operación, y aunque el financiamiento para esto sea privado, su pago estará garantizado con el pago de la factura.

Lo que hará la AEE –insistió– es crear un esquema en donde, como los fondos son privados, la AEE mantenga el papel del título en la mano, pero “el aparato es del privatizador y las miles de ganancias son de ellos. El título es lo único que va a tener la AEE. Eso era predecible”.