Arde el descontento social en EE.UU. por sexto día consecutivo

 

Cuando aún se estaban limpiando los escombros de los disturbios del día anterior, con algunos hechos de violencia y delincuencia aislados durante manifestaciones pacíficas en gran medida provocadas por los homicidios de afroamericanos a manos de la Policía, el domingo EE.UU. volvió a estar envuelto en una serie de protestas.

Desde Boston hasta San Francisco, indignados por la muerte del afroamericano George Floyd el lunes a manos de un agente blanco volvieron a salir a las calles.

Algunas ciudades cerraron las calles e impusieron toques de queda tras días de agitación. La gente saqueó tiendas a plena luz del día en Filadelfia y Santa Mónica, y un camión cisterna embistió a una multitud que bloqueó una carretera en Mineápolis. Los manifestantes se subieron al camión, y la Policía acudió para despejar la carretera.

Las protestas rápidamente se extendieron por todo el país, registrándose en decenas de ciudades. Policías y manifestantes pacíficos por igual exhortaron a poner fin a la violencia, asegurando que únicamente perjudica a la causa y obstaculiza las exigencias para que se haga justicia y se apliquen reformas.

La escala de las protestas, de costa a costa y en una sola noche, rivaliza con las manifestaciones históricas que se registraron en las épocas de la lucha por los derechos civiles y la guerra de Vietnam.

Alrededor de 5.000 elementos de la Guardia Nacional se desplegaron en 15 estados y en la capital, y al menos 40 ciudades, además de Washington D.C., impusieron toques de queda en respuesta a los brotes de violencia, mientras en Arizona, Texas y Virginia se decretó el estado de emergencia para autorizar una respuesta más eficaz y potente.

Lista de los estados donde está en vigor el toque de queda:

  • Arizona (toque de queda en todo el territorio decretado por una semana)
  • California (en el condado de Los Ángeles, San Francisco, Beverly Hills, Santa Mónica, West Hollywood, San José)
  • Colorado (Denver)
  • Distrito de Columbia
  • Florida (Miami, condado de Orange, Jacksonville, Orlando)
  • Georgia (Atlanta)
  • Illinois (Chicago)
  • Indiana (Indianapolis)
  • Kentucky (Louisville)
  • Míchigan (Detroit)
  • Minesota (Mineápolis, Saint Paul)
  • Misuri (Kansas City)
  • Nueva Jersey (Atlantic City)
  • Nueva York (Rochester)
  • Ohio (Cincinnati, Cleveland, Columbus, Dayton, Toledo)
  • Oregón (Portland, Eugene)
  • Pensilvania (Filadelfia, Pittsburgh)
  • Carolina del Sur (Charleston, Columbia, Myrtle Beach)
  • Tennessee (Nashville
  • Texas (Dallas, San Antonio)
  • Utah (Salt Lake City)
  • Virginia (Richmond)
  • Washington (Seattle)
  • Wisconsin (Milwaukee, Madison)

En Mineápolis, policías locales, estatales y miembros de la Guardia Nacional tomaron las calles poco después de que entrara en vigor el toque de queda a las 20:00 del sábado (hora local) para dispersar a los congregados. El despliegue de fuerza se efectuó después de tres días en que la Policía evitó, en la mayor parte, enfrentamientos con los manifestantes, y después de que el estado ordenara el despliegue de más de 4 000 efectivos de la Guardia Nacional en la ciudad. Las autoridades informaron que la cifra aumentaría a casi 11 000.

El presidente Donald Trump pareció aplaudir las tácticas más estrictas, encomiando el despliegue de la Guardia Nacional en Mineápolis, y señaló que a la Policía de la ciudad de Nueva York “se le debe permitir hacer su trabajo”.

La indignación por el racismo que desembocó en disturbios, saqueos y vandalismo se sumó a una serie de muertes recientes que avivaron el descontento.

Tres meses antes del fallecimiento de Floyd, Ahmaud Arbery fue asesinado a tiros mientras trotaba por un vecindario de Georgia. Un padre y su hijo, ambos de raza blanca, enfrentan cargos en ese caso.

Un mes antes del homicidio de Arbery, policías antinarcóticos de Louisville (Kentucky) le dispararon en ocho ocasiones a la trabajadora de emergencias médicas Breonna Taylor en la puerta de su casa. No se encontraron drogas en su residencia.

 

Michael Jordan condena racismo y violencia en Estados Unidos

 

El mítico exjugador Michael Jordan y la NBA se unieron este domingo a las enérgicas condenas por la muerte la semana pasada en Minneapolis de George Floyd a causa de la brutalidad policial, un acto que ha desatado una ola de protestas en los Estados Unidos.

“Estoy triste, dolorido y lleno de furia. Veo y siento todo el coraje y frustración de la gente. Me uno a todos aquellos que están denunciando el racismo y la violencia hacia las personas de color en este país”, señaló Jordan en un comunicado en sus redes sociales.

El exjugador recalcó que las “voces colectivas” que se están viendo a través del país “muestran la fortaleza y la incapacidad de ser divididos por otros” y pidió también que todo el mundo se escuche “mutuamente”, que exista “compasión y empatía” y que “nunca” se dé “la espalda a la brutalidad sin sentido”.

“Necesitamos continuar con expresiones pacíficas contra la injusticia y exigir responsabilidad. Cada uno de nosotros debe ser parte de la solución y debemos trabajar juntos para garantizar la justicia para todos. Mi corazón está con la familia de Floyd y con todas las demás personas que han perdido su vida a consecuencia del racismo e injusticia”, sentenció.

Por su parte, la NBA también compartió “la indignación” por lo sucedido y advirtió que esto deja claro que todavía “hay heridas” en el país que “nunca se han curado”.

“El racismo, la brutalidad policial y la injusticia racial siguen siendo parte de la vida cotidiana en Estados Unidos y no pueden ser ignorados. Al mismo tiempo, aquellos que sirven y protegen a nuestras comunidades honorable y heroicamente, de nuevo tienen que responder por aquellos que no lo hacen”, indicó el comisionado Adam Silver en un memorando interno dirigido a los trabajadores de la liga.

Este celebró que “muchos miembros de la familia de la NBA y la WNBA (la NBA femenina)” estén elevando su voz en estos momentos “para exigir justicia” y para instar “a protestas pacíficas”.

 

Camión intenta atropellar a manifestantes pacíficos en Minneapolis

 

Un camión semirremolque atravesó una multitud de miles de personas que marchaban por la muerte de George Floyd a lo largo de la carretera interestatal de esta ciudad. Según el Departamento de Seguridad Pública de Minnesota, nadie resultó herido.

La ciudad cumplió su sexto día de protestas consecutivas, desde que el lunes el afroamericano Floyd murió mientras se encontraba bajo custodia de la policía y fuese sometido brutalmente por el ahora exoficial Derek Chauvin, quien se encuentra bajo arresto y será juzgado por homicidio.

Los manifestantes desafiaron el toque de queda que entró en vigor a las 20:00 horas en el estado, cantando consignas como “sin justicia, sin paz” y “black lives matter”. La policía disparó gases lacrimógenos contra los participantes; algunos cayeron y lloraron mientras corrían, informó NBC News.

Sobre el conductor que arremetió contra los manifestantes, las autoridades calificaron el hecho como “muy inquietante” y mencionaron que “incitó a una multitud de manifestantes pacíficos”. Los testigos reportaron que el camión no desaceleró mientras se acercó a la multitud y hacía ruido con su bocina.

Poco después, el departamento de policía local comunicó que el conductor que intentó embestir su vehículo contra los manifestantes fue arrestado y llevado al hospital para ser tratado por lesiones no graves.

El gobernador del estado, Tim Walz, declaró a los reporteros esta tarde que no conoce los motivos del conductor hasta el momento, pero que “no tener tragedia y muchas muertes es simplemente algo increíble”.

 

Policía de EE.UU. mata a tiros a un hombre en Louisville

Un hombre fue asesinado a tiros por la Policía en Louisville (Kentucky) alrededor de la medianoche de este lunes, informa la cadena WLKY-TV.

La Policía dice que estaba tratando de dispersar a una gran multitud en un estacionamiento y asegura que recibieron varios disparos antes de abrir fuego contra los manifestantes.

No está claro si la víctima era sospechosa de lo que las autoridades dijeron que fue el tiroteo inicial.

Al menos 40 personas fueron arrestadas en las manifestaciones en Louisville la noche del domingo.

Según un testigo citado por la cadena, las personas que se encontraban en el lugar no estaban protestando, sino que simplemente ignoraban el toque de queda impuesto en la ciudad.

Reproducido de www.cubadebate.cu